Genial
Genial

Quiero comprar una casa, pero no quiero que mi marido sea copropietario

A veces, las cuestiones materiales y financieras se convierten en un punto de fricción en las relaciones familiares. El grupo más vulnerable, en este sentido, es el de las mujeres. Según un estudio, un tercio de las mujeres dependen económicamente de sus maridos, lo que hace que no puedan hacer frente a la situación económica cuando se divorcian. Entonces, parece que tener una red de seguridad propia es crucial para salir adelante si algo en la relación va mal.

Nuestra lectora ha compartido su historia con Genial.guru: Aunque está felizmente casada, no quiere compartir la posesión de su vivienda con su marido. Puedes leer sobre su experiencia a continuación.

En Genial.guru estamos ansiosos por ofrecer algunos consejos sobre cómo esta persona puede resolver el problema. Y esto es lo que se nos ocurrió.

  • En primer lugar, queremos dejar claro que estás en todo tu derecho de comprar la casa y tenerla por tu cuenta. Aunque no esperamos que nuestros matrimonios terminen algún día, siempre debemos preocuparnos en términos de finanzas y propiedades por lo que cada uno de nosotros tendrá si se acaba la unión. Así que, por mucho que amemos a nuestra pareja, siempre debemos tener un plan B para no acabar en la calle.
  • Recuérdale a tu marido que antes de casarse firmó un acuerdo prenupcial mientras seguía consiguiendo apoyo financiero de sus padres. En aquel momento, comprendiste totalmente esta decisión y la apoyaste, y ahora le pides el mismo apoyo a él. Y según su acuerdo inicial, pueden tener sus propiedades personales por separado.
  • Habla con él y explícale que tienes objetivos personales que quieres alcanzar por ti misma. Asegúrate de que entienda tus aspiraciones y la importancia que tienen tus sueños para ti. Has conseguido mucho desde tu graduación y lo has hecho todo tú sola. Así que esta casa de tus sueños te servirá como trofeo a todo tu esfuerzo y al camino que has recorrido.
  • Sé abierta con él en cuanto a su perspectiva y háblale amablemente de su situación económica sin humillarle. Solo tienes que hacerle ver que él tiene la casa de sus padres como red de seguridad, pero tú no tienes tu propia red de seguridad si un día deciden separarse o pasa algo. Recuérdale la deuda de su tarjeta de crédito y el hecho de que sus padres a veces tienen que ayudarle a pagar las cosas. Simplemente sugiérele que quizá no sea el momento adecuado para asumir ese compromiso.
  • Ten en cuenta que el hecho de que diga que no se va a mudar contigo si no le permites ser copropietario es una manipulación. A veces las personas más cercanas a nosotros intentan manipular nuestros sentimientos para hacernos sentir culpables y, finalmente, hacernos hacer lo que ellos quieren. Dile que no hay lugar para la manipulación en la relación, y que tus asuntos materiales no son objeto de confianza. Además, recuérdale que él no quería compartir una casa al principio, según el acuerdo prenupcial, por lo que has decidido hacerlo tú. Así que fue su decisión la que te llevó a querer comprar tu propia casa.
  • En caso de que aceptes que tu marido sea copropietario de la casa, intenta obtener asesoramiento profesional de un representante legal. Puede haber algunas formas de asegurarse de que él pague la mitad de la misma, como por ejemplo, firmar un acuerdo que te permita ser dueña de esta casa por tu cuenta si él no paga esta mitad.

¿Qué consejo le darías a esta persona? ¿Crees que la pareja debería compartir todas las propiedades que compra mientras están casados? Cuéntanos en los comentarios que opinas al respecto.

Imagen de portada Shutterstock.com
Genial/Pareja/Quiero comprar una casa, pero no quiero que mi marido sea copropietario
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos