Genial
Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Una pareja de ancianos de más de 100 años demostró que siempre vale la pena apostar por el amor

9115
778

El amor siempre está a un paso de llamar a tu puerta. A veces lo hace de manera inmediata, y, en otras ocasiones, tarda un poco más. Sin embargo, cuando finalmente llega, no quieres dejarlo ir. Este fue el caso de Phyllis y John, dos ancianos de más de 100 años que se conocieron en una residencia de adultos mayores y se enamoraron a primera vista. Tan grande es el amor que sienten el uno por el otro que decidieron sellarlo rápidamente con un “sí, quiero”.

Genial.guru decidió compartir contigo esta dulce e increíble historia que demuestra lo importante que es apostar por el verdadero amor. Al final del artículo encontrarás un bono que te explicará los motivos por los cuales este sentimiento triunfa entre los ancianos.

Cómo comenzó todo...

John, de 100 años, y Phyllis, de 103 años, se conocieron en Kingston Residence of Sylvania, una residencia de personas mayores ubicada en Estados Unidos. Cuando se vieron por primera vez, ambos abuelitos sintieron una gran atracción el uno por el otro. Pero, recién con el paso del tiempo, descubrieron que compartían gustos en común y que aquella relación que estaban creando iba más allá de una simple amistad.

Este romance ha significado una gran muestra de compañerismo, amor y también buena comida, en los momentos más díficles como también los más divertidos de sus vidas. Esto se debe a que ambos comparten la pasión por la cocina. Estos pequeños detalles, lograron que John y Phyllis se conectaran aún más y se consintieran desde otro aspecto que aún no habían explorado.

John contó que la compatibilidad y también el disfrute en compañía, han sido algunos de los principales motivos que ayudaron a que naciera este amor. Por su parte, Phyllis destacó que ambos se enamoraron el uno del otro y a pesar de que suene “exagerado”, fue lo que realmente ocurrió.

¡Vivan los novios!

Esta no es la primera vez que ambos se arriesgan por amor. John perdió a dos esposas en el pasado y lo mismo sucedió con Phyllis, quien ya había contraído matrimonio con dos hombres a lo largo de su vida. Pero al parecer, el amor llegó a la tercera, y eligieron no dejarlo pasar por alto.

Luego de un año de relación, los ancianos optaron por llevar su romance al altar debido a que Phyllis es una mujer muy cristiana y sentía que este paso era el correcto. De esta manera, los tortolitos se acercaron al juzgado de Estados Unidos para obtener una licencia de matrimonio. Al llegar al destino, descubrieron que podían casarse ese mismo día. Rápidamente dejaron los miedos a un lado, y decidieron convertirse en marido y mujer.

A raíz de esto, la cuenta oficial de la residencia para ancianos compartió la feliz noticia junto a una fotografía de los recién casados. En la imagen, John y Phyllis Cook se muestran muy sonrientes y enamorados. Una muestra de que para el amor no hay edad.

Las claves para que el romance funcione

Aunque se acaban de casar, los abuelos tienen muy en claro que el espacio es fundamental para mantener la relación en buenas condiciones. Por eso, prefieren no compartir la habitación. Phyllis reveló que cada uno continuará en su apartamento: él viviendo arriba, y ella, abajo. Aun así, se encontrarán durante el día para seguir disfrutando de su compañía y de las actividades que les gustan.

Esta dulce pareja vive su amor como dos adolescentes. Disfrutan de tomar sol a diario en las afueras de la residencia, preparan juntos deliciosas comidas y también recorren los pasillos del hogar en sus movilidades eléctricas. Sin lugar a dudas, la edad no es una limitación para estos ancianos que viven su amor como si no hubiera un mañana. El matrimonio fue el primer paso que dedicieron dar juntos, pero definitivamente no será el último.

Bono: el amor aumenta entre los ancianos, según un estudio

De acuerdo con un informe del Instituto de Estudios de la Familia de Estados Unidos, John y Phyllis forman parte de un número creciente de personas de la tercera edad que se casan o continúan casadas hasta los últimos años de sus vidas.

Según detalló la investigación, la cantidad de personas casadas de más de 65 años ha aumentado constantemente desde la década de 1960. No sucede lo mismo con las personas casadas de entre 18 y 64 años, ya que los casamientos en este rango de edades están disminuyendo, tanto así que alcanzaron un mínimo histórico de 48,6 % en 2016.

El amor entre ancianos continúa latente debido a dos factores. El primero es la gran disminución en la proporción de adultos viudos. Solo menos de una cuarta parte de los adultos mayores de 65 años (24 %) son viudos hoy, en comparación con el 35 % en 1990. Y, entre las mujeres mayores de 65 años, la proporción de viudez se redujo del 50 % en 1990 al 34 % en 2016.

El segundo factor es el aumento de la longevidad en adultos mayores. Aquellos que sí enviudaron o están separados deciden apostar nuevamente al amor y formar pareja. Hoy, por cada 100 hombres casados ​​de 65 años o más, hay 80 mujeres casadas de la misma edad, explicó el informe.

¿Crees en el amor eterno? ¿Conoces alguna historia similar a esta? ¡Compártela con nosotros en los comentarios!

9115
778
Compartir este artículo