Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Señales de que alguien siempre está haciéndose la víctima

Una persona que se hace la víctima generalmente expresa mucha negatividad y cree que sus problemas son causados por otro y nunca por ella misma. Este tipo de personas están seguras de que sus propias acciones no tienen nada que ver con la resolución de sus problemas, por lo que se sienten totalmente indefensos. Podemos lidiar con ellos todos los días de nuestras vidas, sentir compasión por ellos y querer ayudarlos, pero sin siquiera darnos cuenta, pueden manipularnos en el proceso.

Genial.guru siempre está listo para contarles a nuestros lectores sobre los diferentes aspectos psicológicos del comportamiento de las personas. Hoy te invitamos a leer nuestros consejos útiles sobre cómo detectar personas que actúan como víctimas y evitar que te afecten.

1. Sienten pena por sí mismas

El mundo es cruel y son demasiado débiles para cambiar algo al respecto. Esto es lo que las personas que se hacen pasar por víctimas piensan de sí mismas e intentan transmitir al resto del mundo. Pero la verdad es que el mundo exterior es hostil y, para hacer frente a esto, las víctimas constantemente sienten lástima de sí mismas y tratan de hacer que otras personas sientan lo mismo. Cuanta más gente reaccione a esto, más víctimas quedarán atrapadas en este papel.

2. Este tipo de personas manipulan

Les gusta actuar impotentes para ganar tu compasión y así obtener tu simpatía, así como tu apoyo. Esto permitirá que esta persona juegue con tus sentimientos y te manipule. También pueden hacerte sentir culpable por cualquier cosa que les hayas hecho. Al final, lo hacen solo para atraer más atención y hacer que la gente los escuche.

3. Son como vampiros emocionales

Las personas que se hacen las víctimas pueden ser bastante pegajosas o dependientes cuando intentan que otras personas les ayuden a enfrentar sus problemas. Crean una imagen de una persona necesitada, se niegan a asumir la responsabilidad de cualquier cosa y, al final, dependen únicamente de las personas a su alrededor. Después de estar con ellos durante largos períodos de tiempo, sentirás que tu paciencia, energía y emociones te están siendo absorbidas.

4. Su propia vida está en espera

Como este tipo de personas están seguras de su impotencia, no intentan progresar en su vida y mejorar en algo. Básicamente, se quedan atrapadas en un período de vida. Y para empeorar las cosas, siempre tendrán 100 razones más por las que esto les sucedió y cualquiera de tus intentos por ayudarlos se cerrará desde el principio.

5. Se crean barreras

No les gusta escuchar nada de lo que tú les dices sobre su comportamiento o actitud y no les gusta enfrentar el hecho de que son personas tóxicas. Si esto sucede, elegirán excluir a las personas y detener cualquier comunicación con ellas. Esta mentalidad exagerada e irracional crea mucho caos en sus relaciones con las personas y, lamentablemente, no siempre verán sus propios errores.

6. Tienen problemas para confiar en las personas

Este es el resultado de un profundo problema psicológico en alguien que se hace la víctima, carece de confianza en sí misma y no cree en ella misma. Proyectan sus emociones en el resto del mundo y realmente creen que otras personas son como ellos, no confiables. No hay garantía de que alguien pueda convencerlos de lo contrario.

7. No pueden dejar de compararse con los demás

Debido a que este tipo de personas carecen de confianza en ellas mismas, no pueden dejar de pensar si son mejores o peores que los demás. Por lo general, se comparan con otra gente de manera negativa y luego se deprimen al respecto. Esta autocrítica es perjudicial tanto para las que se hacen pasar por víctimas como para las personas que las rodean, ya que tratarán de aferrarse a ellas para ganar su compasión. Pero la realidad es que ninguno de nosotros somos perfectos y todos carecemos de algo, lo cual es totalmente normal.

8. Están descontentas con su vida

No importa qué cosas positivas sucedan en la vida de estas personas, las que se hacen pasar por víctimas no lo tomarán en serio y nunca será suficiente. No importa lo que les falte o lo que hayan perdido, todavía querrán más para sí mismas. Básicamente, participarán en quejas interminables que se volverán un círculo vicioso. Las personas de este tipo no suelen ser optimstas y no aprecian la vida, así como sus momentos brillantes.

9. Causan peleas con facilidad

Las personas con diferentes opiniones críticas o aquellas que no están de acuerdo con las que se hacen pasar por víctimas pueden ser tomadas muy en serio. Este tipo de personas tomarán cualquier desacuerdo como un insulto personal y decidirán atacar. Sienten que las personas a su alrededor quieren lastimarlos mentalmente, por lo que las que se hacen las víctimas siempre están preparadas para reaccionar y a la defensiva.

10. No se hacen responsables

Siempre es el problema de otra persona. Las que se hacen las víctimas siempre tienen otras personas a quien culpar por sus propios fracasos y problemas. No están lo suficientemente seguros de nada y tienen miedo de asumir la responsabilidad de sus acciones y prefieren ponerlo todo en manos de otra persona. De esta manera, huyen de sus sentimientos y pensamientos, dejando el resto a los demás.

¿Alguna vez has conocido una persona que se hace pasar por víctima? ¿Cómo lidias con ella? ¡Compartamos nuestras historias en la sección de comentarios!