Genial
Genial

13 Formas de desarrollar hábitos para ser los dueños de una mentalidad y actitud de abundancia

El primer paso para lograr tus metas financieras es tener una mentalidad adecuada que coincida con ello. Tus creencias sobre el dinero pueden constituir una puerta de entrada de oportunidades y salida a la estabilidad y comodidad que, en general, los seres humanos desean. O, por el contrario, pueden convertirse en el primer obstáculo para cumplir dichos objetivos.

En Genial.guru, creemos que tener una mentalidad de abundancia no solo es bueno para mejorar tu vida financiera, sino para tu vida en general; por ello hemos preparado una serie de consejos que te ayudarán a creer en ti misma para lograr lo que quieres materialmente.

1. Realiza un autoanálisis

Haz un alto en el camino y revisa tus creencias sobre las finanzas. Reflexiona con las siguientes preguntas: ¿qué pienso del dinero?, ¿cómo veo a las personas que lo tienen?, ¿cómo me siento cuando veo a alguien que tiene éxito financiero?, ¿cómo piensan las personas que me rodean?, ¿qué palabras utilizó para expresarme acerca de tener o lograr cosas materiales?

En ocasiones, no somos plenamente conscientes de nuestra forma de pensar y nos adherimos a creencias colectivas; nos encontramos usando las típicas frases que dicen que “las cosas están muy difíciles”, o “todo está muy costoso”, etc. Estas ideas deben ser reemplazadas por nuevos pensamientos, como, por ejemplo: “Las cosas están mejorando cada día”.

2. Toma la decisión

Sin duda, tomar la decisión de comprometerte con un cambio de vida, empezando por tus pensamientos y emociones, resulta conveniente, acertado y beneficioso para ti mismo. No obstante, debes estar seguro y tener la convicción de querer hacerlo, ser disciplinado y confiar en el proceso.

3. Cree que te lo mereces

Convéncete de que eres digno de las cosas buenas de la vida y, más allá de eso, trata de recrear esta verdad como un sentimiento viviente y fíjala en tu interior. La mayoría de las veces, el primer obstáculo para alcanzar nuestras metas somos nosotros mismos, que nos permitimos seguir ideas de auto sabotaje, baja autoestima o pensamientos como “no ser lo suficientemente buenos”. Realiza un filtro en tu mente y acepta solo ideas que sean acordes con tus objetivos.

4. Determina tu propósito

Ahora que has tomado la decisión y estás revisando tus creencias, es el momento de empezar a dibujar el panorama donde quieres verte, tu propósito de vida. Tus metas financieras son una parte de tu proyecto de vida, y deben funcionar en armonía con el resto de aspectos de dicho proyecto, por ello debes preguntarte cuáles son esas acciones que te hacen sentir realizado como persona y cómo podrías combinarlas con tus metas financieras.

5. Sal de tu zona de confort

Desaprender es necesario, pues, como has visto, podemos adquirir información que, con el tiempo, puede no sernos útil, estancándonos en nuestro camino a una vida de calidad. Ten claro que tú eres el único que puede establecer los límites y la forma de hacer las cosas en tu vida; nadie las hará por ti o como tú las haces. No hay ningún libreto a seguir, por eso no permitas que otros te limiten o te digan que hay una manera tradicional de actuar y que “no se puede hacer las cosas de otro modo”.

6. No compares tu vida con la de nadie

No solo perderás la tranquilidad, necesaria para mantener el enfoque en lo que deseas, sino que gastarás valiosa energía y alejarás aquello que quieres. Compararte con los demás no sirve para nada. Que tu punto de referencia seas tú mismo en retrospectiva: ¿soy mi mejor versión hoy más que ayer? Cuando veas que alguien ha logrado algo que tú deseas, procura seguir su ejemplo y evita emociones negativas, como la envidia, que solo te alejarán de lo que realmente quieres.

7. Sé específico con tus objetivos

Imagina que tienes una cita en un lugar que no conoces. Sabes que debes estar ahí, tienes una dirección y, aunque no sepas exactamente cómo llegar, tienes clara la ubicación del sitio y llegarás de algún modo. Así funcionan las metas. Más importante que preguntarse cómo es preguntarse qué. Describe con detalles qué es lo que quieres, los caminos pueden ser variados, pero ante todo, deben ser definidos lo mejor posible.

8. Comprende cómo funciona el miedo

El miedo eso una emoción natural que surge ante una situación de peligro, pero existen peligros que son reales y otros que son imaginarios. A estos últimos debemos estar muy atentos, pues son un tipo de miedo paralizante, tipo ansiedad. Aprende a reconocerlo. Cuando te haces preguntas como “¿Qué pasaría si (situación hipotética negativa)...?”, permítete sentirlo, cambia el enfoque si es posible, pero no dejes que te detenga.

9. Recuerda lo que te motiva

Otra alternativa para manejar el miedo es preguntarse “¿Por qué estoy haciendo todo esto?”. Es muy importante que tengas presentes tus motivaciones, pues son una excelente fuente de energía para comenzar cada día y hacer todo lo necesario para acercarte paso a paso a tus metas. Un ejemplo puede ser: “Hago esto por mi propio bienestar y, en consecuencia, el de todos aquellos a los que amo”.

10. Pon manos a la obra

Luego de establecer una mentalidad apropiada, pasa a la acción: actualizaste tu proyecto de vida y tienes una serie de objetivos específicos claros orientados a una gran meta. Establece las acciones y hábitos que necesitas implementar en tu rutina diaria para acercarte a tu objetivo principal.

Busca los recursos necesarios sobre los diferentes temas que te ayudarán a alcanzar tus logros: lecturas, audios, cursos, afirmaciones, etc. También recuerda que una mentalidad de abundancia no solo se refiere a lo material, sino que trasciende a la autoestima.

11. Entrena tu atención

Ejercita tu mente para ver posibilidades antes que obstáculos; recuerda que aquello en lo que te enfocas se multiplica. Nadie más que tú tiene la responsabilidad sobre la realidad que estás viviendo; por lo tanto, antes de buscar factores externos o personas culpables que supuestamente te detienen, revisa qué pensamientos y emociones has estado alimentando.

12. Rodéate de personas que compartan tus metas

“Rodéate de gente que tiene algo de valor para compartir contigo. Su impacto continuará teniendo un efecto significativo en tu vida una vez que se hayan ido”.

Las relaciones humanas representan un eje fundamental para el ser humano. Incluso se dice que una forma de entender dichas relaciones es comprendiendo que podemos conocernos a través del otro, es decir, aquello que admiramos o rechazamos en la otra persona está de algún modo en nuestro interior. Por eso es recomendable rodearnos de gente que estimule lo mejor de sí mismos, pues las personas que solemos frecuentar dicen mucho acerca de cómo somos.

13. Adquiere el hábito de la gratitud

Independientemente de tus circunstancias, por las razones que sean, así sean mínimas, considérate una persona privilegiada. Estás aquí y ahora, leyendo esto, lo cual quiere decir que tienes un dispositivo con internet y las ganas de salir adelante, un motivo suficiente para dar las gracias porque puedes y estás en el camino correcto. Te darás cuenta de que siempre habrá algo por lo cual sentirse agradecido.

Cuéntanos alguna historia acerca de cómo transformar tu forma de pensar afectó positivamente una situación de tu vida

Genial/Psicología/13 Formas de desarrollar hábitos para ser los dueños de una mentalidad y actitud de abundancia
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos