14 Consejos de nuestros padres que ignoramos en la infancia y ahora nos arrepentimos de ello

¿Recuerdas cómo en la infancia nuestros padres solían instruirnos diciendo: “Ponte el gorro”, “Lávate las manos”, “La noche es para dormir”, y no les hacíamos caso? Intentaban darnos consejos útiles para la vida, y nosotros, frunciendo el ceño, solíamos responderles: “Déjenme en paz”. La travesura infantil y la rebelión adolescente son toda una prueba para las mamás y los papás.

En Genial.guru, recordamos la sabiduría de los padres, que en la infancia nos parecía un zumbido molesto. Pero ahora hemos crecido y llegamos a entender que tenían toda la razón.

1. De niños, cuando hacía frío, nuestras madres no nos dejaban salir sin gorro. Y ahora estamos dispuestos a ponernos incluso 10 gorros solo para no enfermarnos

2. Las cejas finas pasaron de moda hace mucho tiempo, y las nuestras no nos volvieron a crecer. Pero nuestras madres sabían que iba a pasar

3. Nuestros padres nos hablaban de seguir un régimen de sueño todos los días, y nosotros nos rebelábamos contra las reglas. Pero ahora, acostarnos antes de las 12 es una verdadera felicidad

4. La vajilla odiosa a veces frustraba nuestros planes de salir con amigos. Pero ahora sabemos bien que debemos lavar el plato antes de que los restos de comida se sequen

5. Cada vez que armábamos un berrinche por los dulces, nuestras madres nos decían: “Las cosas buenas vienen en paquetes pequeños”. Ojalá hubiéramos sabido entonces que dejar de comer en exceso era un buen hábito

6. Solíamos querer pasar todo nuestro tiempo con nuestros amigos. Y ahora nos damos cuenta de que lo más importante es la familia

7. Cuando éramos niños, compartíamos nuestros secretos sin pensar en las consecuencias. Y el consejo de los padres: “Sé inteligente, mantén la boca cerrada” parecía absurda

8. En nuestros años escolares, tener la cabeza en las nubes era más interesante que aprender de memoria cosas como “London is the capital of Great Britain”. Y ahora estamos dispuestos a descargar todas las aplicaciones para aprender idiomas

9. Un juguete a medio ensamblar o una tarea escolar inacabada no nos parecían importantes en absoluto. Pero fueron una lección para toda la vida: si empiezas algo, termínalo bien

10. Demostramos el maximalismo juvenil de todas las maneras posibles. Lo principal es que en la edad adulta aprendemos a pensar sobre el futuro

11. Un niño sentado en la mesa con la espalda encorvada es una cosa habitual. Ojalá hubiéramos sabido en aquel entonces que la postura afecta todo el cuerpo

12. Nuestros padres nos enseñaron a defender los límites personales. Y nosotros solíamos pensar que al decir “no” ofenderíamos a alguien

13. Cuántas veces venimos llorando quejándonos de que un compañero de clase nos estaba insultando. Nuestras madres solían decir sabiamente: “Solo no le hagas caso”. Ahora las personas tóxicas no tienen cabida en nuestras vidas

14. “La estabilidad financiera es la clave del éxito”, esta es la filosofía de los padres. Menos mal que les hicimos caso, incluso en contra de nuestra voluntad, y aprendimos a ahorrar para los tiempos difíciles

¿Cuál es el consejo más valioso que te dieron tus padres?

Compartir este artículo