Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Psicólogos explican por qué decorar tu hogar para Navidad con anticipación puede hacerte más feliz

Guirnaldas, canciones, regalos y niños escribiendo cartas, la Navidad es una época del año que es difícil no adorar. Ya sea porque nos reunimos con nuestros seres más queridos o porque vemos a nuestros hijos felices por la llegada de Santa, el espíritu navideño acarrea consigo una alegría incomparable. Y, aunque la festividad está lejos aún, nuestras ganas de decorar el arbolito comienzan a incrementarse. Con respecto a esto, psicólogos descubrieron que las personas que decoran sus casas para Navidad con mucho tiempo de anticipación son más felices y se sienten más emocionadas.

Genial.guru quiere contarte por qué decorar para Navidad con anticipación puede llegar a hacerte sentir más feliz.

Nos recuerda a nuestra infancia

El psicoanalista inglés Steve McKeown asegura que la gente desea decorar anticipadamente su hogar debido a un sentimiento de nostalgia. Esta es una emoción rara y abrumadora, pero posee un fuerte lado positivo. Gracias a ella, uno recuerda momentos en los que fue feliz y libre, como en la infancia. La excitación causada en la niñez por la llegada de esta época puede llegar a repetirse al decorar nuestras casas.

Buscamos la sensación de alegría

Para muchos, la época navideña es el momento más esperado del año. No importa cuáles sean las razones, McKeown insiste en que hay una sensación clave detrás de todos los arreglos, y que el decorador busca revivir la agitación, la alegría y diversión de esa actividad.

La Navidad es una festividad que, año tras año, la gente construye como un momento preciado y único. De esta forma, se cree que es especial por todos los adornos, pero estos no son más que un puente hacia los sentimientos de profunda felicidad.

Reconectamos con seres pasados

La psicoterapeuta Amy Morin explicó que mucha gente busca la reconexión con seres pasados a través de la Navidad, específicamente en acciones como decorar con anticipación. El ayer de cada uno tiene muchas presencias añoradas, como la de un ser querido que ya no está más aquí. Al adornar la casa, en nuestra mente percibimos lo que aquella persona significó para nosotros. La ausencia duele, pero recrear el escenario que se compartió con ella puede revivir la conexión que alguna vez existió.

Demostramos ser más sociables

Un nuevo estudio publicado en ScienceDirect demostró el impacto social que una casa navideña puede tener. Gente elegida al azar tuvo que explicar qué sensaciones emitían ciertos hogares. Los que estaban decorados de forma navideña fueron descriptos como lugares amigables y abiertos a lo social. Preparar el espacio de uno atrae a las personas y crea un lugar cómodo y acogedor para todos.

¿Te gusta festejar Navidad? ¿Decoras tu casa con anticipación? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios!