Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Por qué no tienes que sacrificar tu comodidad por el bien de tus seres queridos. Especialmente si no te lo piden

Las personas serviciales y amables con el comportamiento sacrificial compartirán el mejor pedazo de pastel, acudirán al rescate desde el otro extremo del país y te prestarán cualquier suma. Es decir, harán todo para complacerte. A primera vista, uno solo puede soñar con tales padres / parientes / amigos. Sin embargo, las personas que están dispuestas a sacrificar su comodidad por ti no tienen nada de “santos”: son manipuladores peligrosos.

Genial.guru finalmente decidió aclarar las cosas para comprender por qué hay que mantenerse alejados de personas demasiado serviciales, y pensarlo dos veces antes de hacer el bien si no te lo piden.

Qué es una víctima manipuladora

Detrás de la máscara de “desperdicié los mejores años de mi vida contigo / invertí mucho dinero en ti / ya no puedo ni pegar ojo por tu culpa”, las víctimas manipuladoras ofrecen prestado su amor y amistad. Pero es un préstamo que tendrás que pagar muchos años. En el caso de los niños por los cuales las madres sacrifican sus vidas personales, es completamente imposible devolver la “deuda”. Tal como lo concibió el manipulador, sus víctimas deberían estar agradecidas por el dinero, el tiempo y el amor prestados.

Si escuchas esas frases de tus padres, parejas, cónyuges o amigos, debes saber que están tratando de manipularte con la ayuda del sentido de culpa:

  • “Desperdicié contigo los mejores años de mi vida”.
  • “Por estar contigo, dejé de salir con mis amigos / amigas”.
  • “No me casé por segunda vez para que no tengas que vivir con un padrastro”.
  • “Gasto mi dinero en tus necesidades, pero no veo ninguna gratitud”.
  • “Estuve 3 horas cocinando y me dices que no te apetece comerlo”.

Todos los cargos se basan en el esquema “Sacrifiqué algo increíblemente importante por ti, y ahora te toca devolverme la deuda”. Además, para el manipulador es muy importante que su sacrificio sea demostrativo, a pesar de que nadie se lo pide (los niños no les pidieron que dieran a luz, los esposos no les pidieron a sus esposas que dejaran de trabajar, etc.).

El comportamiento sacrificial no provoca gratitud. Por el contrario, la persona que se convirtió en el objetivo de la caridad de este tipo tiene ganas de huir al otro extremo del mundo.

Para qué lo hacen

Los psicólogos lo llaman sacrificio neurótico. A diferencia del sacrificio desinteresado, que se caracteriza por el deseo de ayudar a una persona sin esperar nada a cambio, el neurótico procede de motivos egoístas. Y aquí te explicamos por qué:

  • La víctima siempre es pasivamente agresiva. Esto significa que de vez en cuando tiene ganas pegar un puñetazo a alguien, pero la educación no se lo permite. Entonces la manipulación viene al rescate. En lugar de expresar su disgusto directamente, la madre le declara a su hijo: “Pasé tantas noches sin dormir por tu culpa, pero te casaste y ahora ni siquiera me llamas”. Entonces la víctima provoca las emociones negativas en su oponente, manipula con su soledad y al final logra lo deseado.
  • La víctima necesita elogios. Y todo por baja autoestima. A esas personas les parece que nadie las amará desinteresadamente. Primero, la víctima pisa sus propios intereses y luego espera que lo noten y la quieran. No hace falta decir que esto no sucede. Al final, todo termina con desilusión en las personas (“nadie me aprecia”).
  • La víctima sigue una tradición cultural. Este es un sacrificio agresivo o, en pocas palabras, “la obligación de llevar tu cruz”. Una víctima manipuladora vivirá con un alcohólico o abusador simplemente porque “todo el mundo vive así”. Sin embargo, la víctima se beneficia incluso de una unión tan poco saludable: por ejemplo, recibe la simpatía de los demás.
  • La víctima regala lo que no tiene. El manipulador no dona lo que tiene en abundancia (tiempo, dinero, energía emocional). Sacrifica lo que él mismo carece. Tarde o temprano, de un sacrificio tan negativo, comienza la depresión y surge un sentimiento de que nadie a tu alrededor te entiende.

Por qué nos irritan las personas demasiado serviciales

Las víctimas molestan terriblemente a la gente común porque esperan recibir una parte de su vida a cambio. En psicología existe el concepto de chantaje emocional. Sin embargo, solo funciona con personas cercanas, porque a los poco conocidos no les importa lo que le pase al chantajista.

Los psicólogos y sociólogos estudiaron cuidadosamente el comportamiento de la víctima manipuladora y compartieron la información sobre las formas en que esas personas logran lo que quieren. La técnica de manipulación se llama FOG. Aquí hay 3 sentimientos con los que juega la víctima para lograr lo que quiere:

  • Fear (Ing.) — miedo. Miedo a ofender, perder o decepcionar a manipulador.
  • Obligation (Ing.) — Obligación. Con su comportamiento, el manipulador apela a tu sentido del deber y quiere echarte la culpa por sus fracasos o mal humor.
  • Guilt (Ing.) — Culpa. Decepción por no estar a la altura de las expectativas.

En el Reino Unido, acaba de entrar en vigor la ley sobre el maltrato emocional y el comportamiento “coercitivo o controlador”. Esto significa que ninguna persona en el mundo tiene derecho a controlar a otra. De acuerdo con esta ley, ningún ciudadano del país puede obligar a su esposa a cocinar la cena, no puede obligar a los niños que hagan su tarea, solo puede pedir. Todavía no está claro qué consecuencias tendrá esta práctica, sin embargo, tiene varias ventajas (protección contra la violencia doméstica en todas sus manifestaciones) y desventajas significativas (incapacidad para determinar con precisión el grado de culpa del “violador”).

Cómo alejarse del manipulador

La respuesta más obvia a esta pregunta es cortar lazos. Pero ¿qué pasa si los manipuladores son tus padres o el cónyuge? Los psicólogos aseguran que puedes intentar sanar tu relación. Y así es como:

  • No les des a los manipuladores lo que quieren. Tan pronto como la conversación se convierta en “Te di de todo, pero eres desagradecido”, ignora esos comentarios y continúa como si no hubiera pasado nada.
  • Comprende que no eres responsable de la felicidad o la desgracia de otra persona.
  • “Si no puedes con el enemigo únete a él”. Si tienes que hacer frente a las acusaciones de ingratitud, comienza a quejarte en respuesta. Esta táctica ayuda a confundir al manipulador y a tomar la iniciativa en la conversación.
  • Finalmente, habla abiertamente con el manipulador sobre tus sentimientos. Descubre lo que quiere en realidad: tal vez una llamada telefónica a los padres mayores una vez por semana resuelva el problema de las quejas.

Qué hacer si eres la persona que está dispuesta a sacrificarse por el bien de sus familiares y amigos

Algunos estudios demuestran que el sacrificio en las relaciones conduce a la depresión y la insatisfacción perpetua consigo mismo y con los demás. La persona para la que haces este sacrificio innecesario se siente descontenta, y no funciona en beneficio de la relación. Además, cuanto más pienses en la comodidad de los demás, peor te sentirás.

Los psicólogos exhortan a buscar un punto medio en la relación. No debes ser egoísta y no hacer concesiones en absoluto, pero tampoco es la mejor opción sacrificarse por el bien del cónyuge / hijos / amigos.

Si te parece que estás removiendo cielo y tierra por el bien de alguien, pero nadie valora tu esfuerzo, entonces el problema está en ti y no en aquellos que no te aprecian. Deja de sacrificarte por los demás y haz algo por ti mismo.

¿Crees que hay personas en el mundo que ayudan desinteresadamente y no esperan nada a cambio? ¿Tal vez cualquier acto de bondad tiene su propósito (para satisfacción propia, para recibir un servicio a cambio)?

Imagen de portada Roberto Nickson / Pexels
Compartir este artículo