Genial
Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

10 Datos sobre tu perro, respaldados por la ciencia, que te ayudarán a entenderlo mejor

Hay algo muy especial en la relación entre los perros y los humanos, tanto que la ciencia se ha dado a la tarea de estudiar cómo es que estos tiernos y peludos animales perciben el mundo y a la gente que los rodea. Por supuesto, todavía falta mucho por descubrir y es complicado saber con certeza lo que piensan nuestros mejores amigos de cuatro patas, pero gracias a los avances tecnológicos y a varios estudios, ahora sabemos un poco más de su mente y del porqué de algunos de sus comportamientos.

El equipo de Genial.guru ha recopilado algunos de esos descubrimientos que ha hecho la ciencia sobre cómo funciona su mente y seguro después de leerlos, entenderás mejor a tu perruno compañero.

1. Sabe leer tu rostro y tus emociones

¿Has notado que tu perro te mira fijamente? Pues, según la ciencia, está tratando de descifrar tu estado de ánimo y es que, al parecer, los caninos distinguen muy bien entre una expresión enojada y otra feliz. Un estudio realizado demostró que, al ver una cara molesta, el animal sentía cierta aversión y se lamía más los labios (un comportamiento que está relacionado con tratar de disminuir la agresividad de otro perro), mientras que el ver una alegre lo tranquilizaba y llamaba más su atención.

En otro análisis similar, científicos de la Universidad de Portsmouth descubrieron que los perros también buscan comunicarse a través de sus expresiones, las cuales aumentan considerablemente cuando se saben observados y que también dependen de la emoción que esté detectando de la persona que lo mira, concluyendo que los perros pueden distinguir emociones, una característica que siempre se ha creído exclusiva del humano.

2. Entiende más de lo que crees

Si eres amante de los perros, seguro has tenido momentos en los que le cuentas tu día o le preguntas cosas esperando a que te responda. Si bien tu mascota no entiende cada una de las palabras, te pondrá feliz el saber que te presta toda su atención, en parte, para tratar de entender lo que le estás diciendo.

Eso es lo que dejó ver un análisis publicado hace un par de años en Frontiers in Neuroscience en el cual, le dieron a varios perros dos objetos, dejándoles claro cuál era el nombre de cada uno. Tras haberlos aprendido, los dueños decían el nombre del objeto y el perro iba en búsqueda de él distinguiendo perfectamente cuál era. Además, si se le mostraba el objeto y se le cambiaba el nombre, el perro no acudía. Durante de la prueba, se realizaron resonancias magnéticas para ver la actividad cerebral de los animales, quienes mostraron mayor actividad cerebral con nuevos términos, lo que representa su intento por aprenderlos y así, saber lo que le estás diciendo.

3. Recuerda el pasado y sabe que hay un futuro

Un perrito rescatado pudo haber pasado por cosas muy duras, razón por la que le cuesta trabajo adaptarse a su nuevo hogar. Esto es un claro ejemplo de su capacidad de recordar el pasado, lo que contradice a científicos que durante años han dicho que la memoria de estos animales es de corto plazo. Aunque no hay estudios que den una respuesta contundente, varios expertos han coincidido en que los perros podrían tener memoria en episodios, es decir, que recuerdan hechos autobiográficos que los marcaron de alguna forma.

Además, han concluido que también saben que hay un futuro, razón por la que conocen muy bien cuándo les toca salir, aun cuando no has tomado la correa o te piden comida siempre en el mismo instante del día.

4. Reconoce tu rutina y sabe cuándo volverás a casa

De acuerdo con una publicación realizada en la revista Time, los estudios sobre cómo un perro reconoce el tiempo han dejado ver que, al igual que tú, él sabe cuándo deben pasar las cosas. De hecho, cámaras de circuito cerrado colocadas en casas, han mostrado que, cuando se acerca la hora de que llegue el dueño a casa después del trabajo, el perro comienza a comportarse distinto, más activo y acercándose a la puerta, lo que podría representar que sabe perfectamente que su dueño está a punto de volver a casa.

5. Su nariz es su principal forma de recordar

El neurocientífico Gregory Berns es conocido por sus esfuerzos para entender la mente de los perros. Entre sus trabajos, destaca el que hizo para identificar cómo estos increíbles animales usan su olfato para recordar personas. En él, concluyó que los perros son capaces de reconocer olores humanos familiares aún más que olores de otros perros, algo que atribuye al vínculo que se ha creado por generaciones entre personas y canes. Además, puede guardar en su memoria miles de aromas, sabiendo perfectamente a quién pertenecen. Esto, gracias a que su pequeña y húmeda nariz es hasta 1 millón de veces más sensible que la nuestra.

6. Se siente igual de feliz con un premio que con una caricia

En otro de sus estudios, Berns encontró que 13 de 15 perros estudiados reaccionaron mejor a un reconocimiento físico por parte de sus dueños, que cuando se les dio un premio o comida. En la prueba, que midió reacciones cerebrales en ambos casos, el experto recalcó la importancia de mantener contacto físico con nuestras mascotas y, aunque los premios cuando hacen algo bien son importantes, también lo es que sientan cariño a través de una caricia.

7. Puedes contagiarle tu bostezo

Está más que comprobado que los bostezos entre personas son contagiosos (tan solo tienes que ir y bostezar cerca de alguien para ver que es real). Sin embargo, un estudio publicado en la revista PLOS ONE demostró que esto también es posible con perros, aunque solo sucede cuando ven a su dueño tener esta reacción física tan común. Según la prueba, esto se debe al vínculo emocional y la empatía que se crean entre la mascota y la persona, los cuales parecen ser únicos y más fuertes de los que a veces creemos.

8. También siente envidia

Si alguna vez has notado que tu perro se muestra molesto cuando te ve acariciando a otro o dándole algún premio, entonces lo has visto tener un ataque de envidia, un sentimiento que parece que conocen muy bien. Según un estudio realizado en la Universidad de Viena, muestran cuando otros de su raza están recibiendo mayor atención. Durante esta prueba, se les dio una recompensa a algunos perritos mientras que otros miraban. Cuando se les quiso pedir una orden, los que no recibieron nada comenzaron a comportarse desobedientes y se rehusaron a participar en la actividad.

9. La mente del perro es igual a la de un niño de tres años

Varios estudios han coincidido que la mente de un canino es equivalente a la de un niño de hasta tres años, dependiendo de la raza. Esto quiere decir que su inteligencia, nivel de aprendizaje y entendimiento es justamente la de un humano de esa edad, con la diferencia de que, mientras que el bebé evolucionará y seguirá creciendo, el perro se quedará con ese nivel durante toda su vida. Sin embargo, es impresionante si se toma en cuenta que, con esa capacidad, estos animales pueden entender hasta 250 palabras a lo largo de su vida, además de aprender comandos, detectar cosas específicas y hasta rescatar personas.

10. Tu perro no sólo sonríe, también se ríe

La próxima vez que estés jugando con tu perro, fíjate bien en los sonidos que hace. Ese pequeño jadeo que hace mientras saca la lengua y abre el hocico extendiendo la mandíbula es lo que los científicos han determinado como la risa canina. Según apuntó Konrad Lorenz, etnólogo ganador del Premio Nobel en Medicina, esa expresión de felicidad que tienen estos animales mientras conviven con su dueño contiene frecuencias diferentes a las de un jadeo o cansancio, lo que lo llevó a determinar que se trataba de una risa.

Esto se comprobó después durante un estudio realizado en el Sierra Madre College, en donde grabaron en un parque a varios canes jugando para después analizar la frecuencia y darse cuenta de que, en efecto, se trata de un sonido distinto al que hacen cuando están cansados.

¿Conocías todos estos datos de tu perro? ¡Comparte algún otro que sepas!

Ilustradora Xenia Shalagina para Genial.guru
Compartir este artículo