12 Personas que recibieron su merecido (y se lo habían ganado)

Historias
Hace 2 semanas

No todos estamos dispuestos a tragarnos en silencio las ofensas y seguir comunicándonos como si nada hubiera pasado. Los héroes de este artículo no perdonaron a los tramposos, mentirosos, groseros y vecinos que ensucian la entrada. En lugar de eso, les dieron su merecido. Y, hay que decirlo, muchos de ellos abordaron el caso con creatividad e imaginación.

  • El hermano de mi esposa la hizo enfadar por algo cuando estaban en el instituto. Mi futura mujer apagó el televisor, le pegó un papel que ponía “roto”, desenchufó el alargador y le puso las pilas al revés al control remoto. Su hermano tardó unos días en darse cuenta. © SteevyT / Reddit
  • Mi exesposo me engañó con una vecina de nuestra planta. Como vivíamos en mi departamento, le eché. Un mes después, este hombre ya se ha ido a vivir con la vecina. Decidí alquilar mi casa y encontré a los inquilinos perfectos: una familia ruidosa con muchos hijos. Lo alquilé más barato, para que no se mudaran y les aconsejé que hicieran la habitación de los niños junto a la pared adyacente al departamento de mi vecina y mi ex. Siete niños; dos de ellos, bebés. Disfruten, queridos, y yo me voy al sur.
  • Tenemos una entrenadora en nuestro gimnasio a la que le gusta hacer “bromas” sobre alguien durante una clase y luego decir: “Solo era una broma, je, je”. En una sesión se burló de mí, aunque hace tiempo que le expliqué cuál era mi problema y mis contraindicaciones. No quería acudir a ella, siempre podía encontrar una sustituta. Al cabo de un rato estábamos esperando a otra entrenadora, pero apareció esta señora. Nos dijo: “Hoy soy su sustituta, ¿qué les parece?”. Como si quisiera oír cumplidos y lo contentos que estábamos. Todo el mundo se quedó callado y yo de repente solté: “Te aguantaremos”. Su cara dio un vuelco. Añadí a su estilo: “¡Solo era una broma!”.
  • Mi esposo hacía todo mal en casa para que no se lo volviera a pedir. Yo estaba saturada en el trabajo, me quedaba hasta las 9-10 de la noche. Él cocinaba de mala gana y ¡qué platillos eran! Pasta dulce o raviolis quemados. Así que me puse a cocinar, mi marido estaba esperando algo sabroso. Pero para mí cociné como de costumbre y para él repetí todas sus recetas de la semana, y de regalo le horneé una tarta de manzana salada. Me montó una escena, pero nunca volvió a cocinar de aquella manera.
  • Mi amiga encontró un cuaderno de su novio. Tenía expedientes de todas sus mujeres. Nombre, aspecto, cuándo se vieron. Resulta que mientras ella se dedicaba a remodelar su casa, él estaba con una chica. Así que mi amiga lloró durante un par de horas y luego desmontó el cuaderno y pegó las hojas a su caro y adorable papel pintado, a su caro azulejo y también a la tarima. Él arrancó los papeles, por supuesto. Pero el pegamento se quedó para siempre. El traidor tuvo que rehacer la remodelación, volver a invertir mucho dinero en ella. Por la noche, él la llamó, y al tercer minuto ella se cansó de escucharlo gritar y colgó. Se sintió mucho mejor.
  • Pilló a mi esposo engañándome. Lo había disimulado todo lo que pudo, porque trabajaba en la empresa de mi padre, que me adora. Y si mi padre se hubiera enterado de que mi esposo me era infiel, le habría echado del trabajo y, en general, le habría cerrado las puertas en todas las instituciones decentes de nuestra ciudad.
    Así acabó: fue despedido, lo eché de mi casa, no le dejé llevarse los relojes caros, una consola de videojuegos, ni el equipo fotográfico u otros dispositivos que le había regalado. Ahora vive con su madre en un departamento de una habitación.
  • Hace unos 7-8 años, tenía una jefa arrogante y completamente falsa. Un día decidió que no le gustaba el olor de las palomitas de microondas, así que agitó su “varita mágica de oficina” y prohibió hacerlas. Aproximadamente un mes después, me topé por casualidad en el mercado con una de esas unidades USB que desprenden olor cuando se conectan a una computadora. Y una de esas cosas olía a palomitas con mantequilla. La compré, la enchufé a la computadora de mi jefa y durante seis meses hubo un olor dulzón a palomitas en la oficina. Se quejaba casi todos los días. Fue la venganza más dulce que recuerdo. © weshric / Reddit
  • Trabajo como maestra de guardería. Como de costumbre, tenemos un chat. En cuanto acepté a un nuevo grupo de niños, descubrí que sus padres creían que podían enviar mensajes a las 10 de la noche, a las 11 e incluso más tarde, diciendo que su hijo no asistiría al día siguiente. Tengo el messenger en silencio, pero aun así.
    Como empiezo a trabajar a las 7:00 y tengo que conducir hasta el trabajo, me despierto a las 4:50. Y lo primero que hago es contestar a cada mensaje de este tipo: “Vale, que descansen”. Rápidamente cambiaron sus costumbres.
  • En el instituto había una chica que siempre intentaba robarme a mi novio. Y yo era editora de fotos y estaba a cargo del baile de graduación. Así que me aseguré de ella que no saliera en ninguna foto “extra”, excepto en la obligatoria de la graduación. En todas las demás, la recorté. © denisensation / Reddit
  • Mi esposo y yo teníamos una buena vida. Para bien o para mal, siempre juntos. Al menos eso creía yo, que trataba de apoyarlo. Pero él se gastaba todo su dinero en herramientas caras: una hormigonera, un nivel láser, algún destornillador de lujo. Me decía: “Te das cuenta de que lo necesito para mi trabajo, ¿verdad? Todo esto nos va a dar dinero después”. Lo entendía y me endeudaba para comprar comida y pequeñas cosas.
    Y luego se fue. De repente. Después de una discusión, no volvió a casa. Y a través de sus familiares me enteré de que vivía con otra persona e incluso celebraron el acontecimiento en un restaurante con invitados. Fue un evento caro. ¿Con qué dinero? ¡Tachán! Vendió sus herramientas.
    Para pagar sus deudas, vendí su colección única de monedas. Ni siquiera por lo que realmente vale, tan solo saqué lo suficiente para pagar a sus acreedores. Es que no se llevó sus cosas. Tenía miedo de volver a casa. Dios, cómo gritaba y pataleaba, y escupía, y casi lloraba. Me sentí muy contenta.
  • Mi hermano hizo algo para enfadar a su novia. Así que ella les quitó las etiquetas a todos los botes de los armarios de la cocina. Y cada vez había intriga: ¿abres una lata de alubias o es una salsa de tomate? ¿O comida para gatos? © WhoriaEstafan / Reddit
  • Una vez mi esposo se negó a ir de visita a casa de mis familiares. Me dijo que estaba cansado, quería descansar de todos nosotros. Y yo lo necesitaba para que me ayudara con nuestra hija de un año, no debía sobrecargarme debido a un nuevo embarazo. Así que me enfadé y me fui sin él. Me llamó un par de horas después: “Tengo un pinzamiento en la espalda, no puedo moverme”. Le dije: “Ya que querías descansar, quédate ahí tumbado”. Incluso quise comprarle inyecciones en vez de pomada. Pero me apiadé, ya tuvo lo que se merecía.

Bono: cuando no sabes si enfadarte o reír

  • Las 5:10 de la mañana. Mi hija está de pie junto a la cama con su pijama de reno y dice con voz severa:
    — ¡Levántate para ir al kínder! ¡Levántate para ir al kínder!
    Yo, dedio despierto:
    — ¿Qué haces?
    Ella, sarcástica:
    — ¡Me estoy vengando de ti!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas