Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Razas de perros latinoamericanas que son una hermosa herencia para el mundo

De raza o no, todos los perros merecen ser queridos y cuidados. Sin embargo, hay algunos a los que las personas han procurado más porque gracias a ellos se ha descubierto una parte importante de la historia del lugar en donde viven. Rescatarlos y preservarlos deja ver datos valiosos de una comunidad, pero también amplía las historias de los perros mestizos que vemos a diario. Nos da una idea de dónde vienen sus rasgos e incluso comportamientos.

En Genial.guru quisimos celebrar la belleza de algunas razas de perros latinoamericanas. ¿Ya sabes de cuáles te hablamos? Si tienes a uno en casa, ¡qué suertudo eres! Si no es el caso, pero ves a uno de estos en adopción, no lo dudes.

1. Dogo argentino

Es originario de la Provincia de Córdoba, Argentina. Su creador fue el Dr. Antonio Nores Martínez, quien buscaba una raza que lo ayudara en la caza de jabalíes, pumas y especies que dificultaban el trabajo de agricultores y ganaderos de la región.

Como fue criado para trabajar en grupo, aprendió a socializar muy bien con otros perros, también a realizar actividades que desarrollan su fuerte instinto de protección. Su nivel de energía es alto, lo que lo hace un gran atleta.

2. Fila brasileño

Se le conoce desde tiempos antiguos cuando anduvo por todas las regiones del territorio protegiendo las comitivas de los troperos que se encargaban de llevar ganado a través de los campos. En el siglo XIX, lo llamaron “cabezudo” por su notoria cabeza grande y pesada.

Otra de las características de este perro, y que aún persiste, es la fidelidad, pues busca mucho la compañía de sus amigos humanos. También es extremadamente tolerante con los niños, valiente y dócil.

3. Terrier brasileño

Según una de las teorías sobre su origen, este pequeño fue resultado de la cruza de perros terrier españoles (ratonero bodeguero andaluz y ratonero valenciano), los cuales llegaron a Brasil en barcos desde España entre 1580 y 1640. Era utilizado para la caza de roedores, especialmente en almacenes y granjas.

Los de esta raza se distinguen por ser alertas, activos y sagaces. Son amigables y gentiles con los conocidos, pero desconfiados con los extraños.

4. Perro sin pelo del Perú

Calato, chimo, chimoc, chimú, inca, viringo, este perro tiene tantos nombres como seguidores, quienes tras salvarlo de la extinción, le otorgaron, en el año 2000, un papel importante en su historia declarándolo patrimonio cultural nacional.

La ausencia de pelo en su cuerpo despertó curiosidad en peruanos de distintas épocas y fue representado en piezas de cerámica, pinturas e iconografía. Lo retrataron siempre como compañero. Su temperamento no ha cambiado: es noble y afectuoso.

5. Bichón habanero

Proviene de la región mediterránea occidental, sin embargo, se desarrolló en Cuba gracias a capitanes italianos que lo trasladaron ahí en sus recorridos. En la actualidad, este peludo perro lleva el nombre de la capital del país.

Es afectuoso, gracioso y juguetón. El habanés o habanero, como también lo conocen, es una linda compañía, sobre todo para las personas mayores, con quienes suele tener mayor empatía.

6. Cimarrón uruguayo

Su nombre viene de un vocablo que se utilizaba en América para describir a aquellos que no aceptaban las reglas de los colonizadores y se refugiaban en las cimas o montes y valles. El perro cimarrón es fruto de años de supervivencia a las diversas condiciones naturales que enfrentó, luego de que los españoles que lo habían traído lo dejaran a su suerte.

Más tarde, los habitantes lo aceptaron convirtiéndolo en un símbolo de lucha independentista. Ahora, el perro, cuyas orejas parecen de puma debido al corte que se le hace desde cachorro, es invitado especial en uno de los desfiles más importante del país.

7. Pastor chiribaya

Es una raza precolombina que identificaron gracias a las 43 momias de perros descubiertas en 2006. Con esta investigación se llegó a la hipótesis de que algunos de los perros peruanos que actualmente existen son descendientes del chiribaya, el cual era utilizado para pastorear los rebaños de llamas.

8. Chihuahua

Es el perro más pequeño del mundo, y uno de los más antiguos de América. Su nombre, según una de las versiones, se debe al estado mexicano de Chihuahua en el que su predecesor, el techichi que vivía en estado salvaje, fue capturado y domesticado por la civilización tolteca.

El actual es más pequeño y no pesa más de 3 kilos. Es vivaz, alerta, inquieto, valiente y a veces tiene una actitud de perro grande.

9. Xoloitzcuintle

Este canino endémico de México y Centroamérica ha sido un compañero incondicional desde tiempos antiguos, de hecho, sus dueños mexicanos creían que él los acompañaría a transitar el camino hacia el sitio del eterno descanso. En la mitología mexica, era el dios de la transformación, de lo monstruoso y la muerte.

Su nombre se origina del náhuatl: xólotl, que quiere decir extraño o deforme; y del itzcuintli, perro. Se caracteriza por su cuerpo sin pelo, pero también por ser silencioso, tranquilo, alegre, alerta y muy inteligente.

10. Calupoh

Esta peculiar raza surge como un hibridismo entre el perro y el lobo gris, gracias a la similitud entre ambas especies. El primer caso documentado de un ejemplar se registró en 1999 y fue entonces que la Federación Canófila Mexicana la reconoció como la tercera raza endémica del país.

El perro-lobo fue un animal con un significado espiritual alto en la época prehispánica. Hoy en día, está en el grupo de perros de pastoreo y boyeros. Es versátil, por lo que puede adaptarse a cualquier actividad. También es muy ágil, dinámico y siempre quiere agradar a su amigo humano.­

11. Ovejero magallánico

El perro ovejero patagón o barbucho, como también lo conocen, es una raza canina de Chile, específicamente de la región de Aysén y Magallanes. Su origen se remonta a 1897, cuando documentos históricos mencionaron algunas de sus características y el gran valor que tenía para la comunidad por su habilidad para el pastoreo.

Hoy en día, este perro sigue siendo el favorito de muchos para la actividad ganadera en la Patagonia.

12. Sabueso fino colombiano

Este perro mediano, de buen olfato, pelo corto, ojos almendrados y largas orejas fue reconocido por el Club Canino Colombiano como la raza canina del país luego de que en 2015 ubicaron a más de 150 ejemplares con características similares. Estas son resultado de la evolución de aquellos sabuesos introducidos por europeos desde 1492 hasta 1830, los cuales eran usados principalmente para cazar.

Hasta la fecha, criadores trabajan para hacer más grande a la familia del sabueso fino.

¿Tienes a uno de estos perritos en casa? ¿Sabías que su origen es latinoamericano? Presúmenos a tu mascota en los comentarios.

Imagen de portada katamount / Depositphotos