14 Ventajas de adoptar una mascota adulta

Adoptar una mascota es siempre un acto de amor y compromiso con quien se convertirá en un nuevo integrante de la familia. Lo primero que se piensa es un cachorro, pero en los refugios y casas protectoras también hay animales jóvenes (a partir del año de edad) y adultos (desde los cinco años) que están buscando un hogar.

Genial.guru te cuenta varias ventajas de sumar a tu corazón y a tu casa un perro adulto, por si te estás planteando esta alternativa y todavía no te decides. Alerta de spoiler: mayor edad no significa menor afecto.

1. No habrá sorpresas con el tamaño

Un perro adulto ya alcanzó el máximo de su altura. Conocerás su tamaño y aspecto. Adoptarlos en esa etapa de su vida permite saber perfectamente su contextura física, sin llevarse sorpresas más adelante, como puede ocurrir con un cachorro. Esto es importante, sobre todo si no hay mucho espacio en el que será su nuevo hogar.

2. Ya conoces su carácter

El perro adulto (y esto también ocurre con los gatos) ya tiene un carácter formado. Podrás informarte sobre su personalidad, verás rápidamente cómo es el animal, cómo se vincula contigo y es más sencillo saber qué esperar. No te llevarás sorpresas, como puede ocurrir con la adopción de un cachorro.

3. Es probable que ya estén vacunados y desparasitados

En los refugios y hogares de transición, los animales reciben los tratamientos médicos necesarios y podrás consultar su historial veterinario. Los perros jóvenes y adultos tienen todas sus vacunas, lo que reduce el riesgo de contraer enfermedades. Además, son desparasitados antes de ser llevados con su familia adoptiva. También, es probable que ya estén castrados, a diferencia de los cachorros que no tienen la edad suficiente para ese procedimiento.

4. Menos llanto y más regularidad en la comida

Los cachorros requieren más tiempo y esfuerzo: comen cuatro veces al día y pueden llorar por las noches. En cambio, los perros adultos se alimentan con mayor regularidad, unas dos veces al día, y es probable que duerman toda la noche.

5. Mantienen el instinto de juego

Relacionado con el punto anterior, en el caso del perro, su aprendizaje está vinculado al instinto de juego y eso es algo que no pierde hasta muy avanzada edad. Es decir, es falso que los adultos no aprenden o no son juguetones. Sobre esto, incide más su carácter que la edad.

6. Menos destrozos

Las mascotas, especialmente los perros, tienen generalmente una etapa de destrucción en la que todos los objetos que los rodean son considerados juguetes para morder y romper. La desbordante energía de un cachorro muchas veces se traduce en más destrozos. Adoptar un adulto implica evitar esa fase de romper cosas para aprender.

7. Deseosos de encontrar una nueva familia

“He estado aquí 762 días (2 años). Por favor, dame una oportunidad”

Las mascotas adultas que están en condiciones de ser adoptadas, normalmente están deseosas de tener una familia que les brinde afecto. Si no tienen problemas de comportamiento, tienden a acostumbrarse rápidamente a su nuevo hogar. La adaptación de perros de un año en adelante suele ser muy veloz y fácil.

8. Una mayor fidelidad

Si la mascota adulta que vas a adoptar sufrió previamente de abandono o siempre vivió en la calle, es muy probable que te demuestre un mayor cariño y sea más fiel. Se tratará de un animal necesitado de amor, muy deseoso de dar y recibir afecto.

9. Saben comportarse en sociedad

Las mascotas que vivieron en un refugio ya han convivido con otros animales, lo que hace mucho más fácil la adaptación si ya tienes otro canino en casa. Lo mismo con otros perros que pueden encontrarse en su habitual paseo por la calle para hacer sus necesidades. En caso de que previamente haya pasado por un trauma que dificulte de alguna forma su convivencia en sociedad, quienes trabajan en el refugio harán hasta lo imposible por su recuperación y te informarán sobre la situación.

10. Requieren menos dedicación

Está claro que todos los animales necesitan que se les dedique tiempo, para jugar, darles cariño y estar pendientes de su alimentación. Pero los perros adultos requieren menos tiempo que los cachorros. Si tienen sus necesidades básicas cubiertas, pasarán más tiempo descansando y tranquilos.

11. El proceso de enseñanza es más rápido

Un perro adulto ya maduró, lo que le permite entender lo que se les enseña de forma más rápida. Todo aprendizaje es un proceso que lleva tiempo, pero en el caso de un cachorro, es más lento. Si tienen entre uno y cinco años, los perros son más hábiles para centrarse en la educación y no necesitarás tanto tiempo para adiestrarlo.

12. Aumenta las posibilidades de una buena sintonía

Si la mascota que estás por adoptar está en un refugio o en una casa temporal, sus cuidadores pueden asesorarte para determinar si el espacio físico de tu hogar será suficiente para las necesidades de tu perro y si se adaptará a tu ritmo de vida, cantidad de tiempo que pasas fuera y otros hábitos que marcan la sintonía del vínculo.

13. Ideales para personas mayores

Las mascotas son buenas compañeras, algo que todos valoran y que es muy bien recibido, especialmente en personas mayores. En ese sentido, los perros o gatos adultos son perfectos, ya que mantienen esa virtud de camaradería, pero con un carácter más tranquilo y menor necesidad de actividad física.

14. Darle una segunda oportunidad

La posibilidad de darle una nueva oportunidad a una mascota genera una enorme satisfacción. Brindarle un hogar a un animal que necesita afecto es generalmente retribuido. En el caso de las mascotas más ancianas, el tiempo que les queda será menor, pero podemos darles durante esos años una vida digna y tranquila.

¿Has adoptado una mascota adulta o conoces a alguien que lo haya hecho? Nos gustaría que compartas tu experiencia en la sección de comentarios.

Compartir este artículo