Genial
Genial

6 Mitos sobre el cambio climático que podrían confundirnos y han sido desmentidos por la ciencia

Las alteraciones que ha sufrido el medio ambiente en los últimos años es una de las más grandes preocupaciones a nivel mundial, muchos gobiernos y empresas incluso han decidido tomar cartas en el asunto para contrarrestar dicho problema. Sin embargo, no podemos descartar el problema que surge en Internet o también de voz a voz, en los que hemos leído y escuchado mitos que, lejos de ayudar a acabar con el cambio climático, entorpecen nuestro intento por contribuir.

En Genial.guru creemos que es muy importante desmentir los mitos sobre el cambio climático para poder ayudar con el cuidado del medio ambiente de una mejor manera.

1. El cambio climático es algo natural

Mucho se ha hablado sobre el hecho de que varios procesos naturales son los que han llevado al planeta a su calentamiento. No solo eso, un estudio también afirmó que el cambio climático sucede porque así ha sucedido en el pasado y, por lo tanto, se trata de un ciclo natural que no puede evitarse. Sin embargo, esto no es del todo cierto. Sí, los cambios climáticos en distintas épocas de la vida planetaria han sucedido, como la famosa era de hielo, por ejemplo; pero dichas alteraciones no habían sido globales hasta ahora, es decir, los cambios climáticos habían ocurrido en una parte del mundo, pero no en todo ni en el mismo momento.

Dicha aseveración fue concluida tras una investigación que demuestra que el cambio climático que está ocurriendo sucede en más del 98 % del planeta, algo que no había ocurrido al mismo tiempo ni en el mismo espacio. “Esto demuestra, una vez más, que el cambio climático moderno no puede explicarse por fluctuaciones aleatorias, sino por emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero”, explican los investigadores de la Universidad de Berna, encargados de uno de los estudios. Además, aunado a ello, otro estudio hizo un análisis con más de 11 944 investigaciones enfocadas al tema del calentamiento global, de las cuales más del 97 % concluyen que la causa de tal problema es, principalmente, el ser humano.

2. Los datos son manipulados para presentar una temperatura que va aumentando con los años cuando no es así

Son distintos los medios, los científicos y los países que han estudiado y demostrado que efectivamente la temperatura está aumentando. Para que una manipulación de los datos fuera posible, tendrían que haberse puesto de acuerdo para mentir, sobre todo pese a que diferentes estudios también han demostrado tal aumento en distintos tiempos y épocas. Y, aunque las temperaturas históricas registradas se corrigen con el paso del tiempo para tener una mejor precisión, estas no son manipuladas, solo corregidas; de no ser así, el aumento de la temperatura en la Tierra sería mayor de lo que se ha dicho.

3. Si la Tierra aumenta su temperatura en dos grados, no pasará nada

Se trata de una lógica basada en la experiencia; si una persona soporta al día cambios de temperatura de casi 20 °C sin que suceda nada, 2 °C de aumento de la Tierra es nada. Pero no es así, han sido muchos los científicos que tratan de explicar lo que sucedería si la temperatura aumentara 0,5 °C o 1 °C. Se trata de una situación que se desencadenará desde los océanos: el mar se calienta y funde los hielos, por tanto, los niveles del mar aumentarán de tal modo que reducirá los territorios de aquellas zonas cercanas a los mares. A su vez, los océanos absorberán el dióxido de carbono y los mares se acidificarán aún más y si el océano es más ácido, menos dióxido puede absorber, lo que significa que se quedará en la atmósfera provocando un efecto invernadero que calentará todavía más el planeta.

Por su parte, los alimentos generados de los cultivos dependen de un clima equilibrado que se perderá, los ecosistemas se alterarán, lo que provocará la pérdida de especies. De todo esto devienen problemas como enfermedades por aguas contaminadas, sequías, incendios forestales que nos harán perder bosques y árboles que ayudan a equilibrar la cantidad de CO2 en el planeta. Y todo esto puede ocurrir si aumentamos dos “pequeños” grados a la temperatura del planeta.

4. La cantidad de CO2 en el planeta es tan diminuta que no puede generar demasiado calor

Sí, las emisiones de dióxido de carbono se miden por cada millón de moléculas de aire. Y una molécula, a su vez, es la partícula más pequeña de una sustancia, por lo que, en efecto, son extremadamente pequeñas. Este año, superamos la cantidad de emisiones de CO2 que jamás se había registrado en toda la vida humana, llegando a las 415 226 partes por millón. Este dato fue calculado por el observatorio de Mauna Loa en Hawái, que pertenece al Instituto Scripps de Oceanografía en Estados Unidos, uno de los centros de monitoreo del calentamiento global más reconocidos a nivel a mundial. Pero lo más importante es reconocer lo que dichas partículas son realmente capaces de hacer.

Lo cierto es que basta una pequeña cantidad de dióxido de carbono para generar el ya conocido efecto invernadero; así lo demostró desde hace ya mucho tiempo atrás, Eunice Newton Foote, quien predijo el cambio climático gracias al efecto invernadero. Eunice usó cuatro termómetros, dos cilindros de vidrio y una bomba de vacío para aislar los gases de la atmósfera. Luego, los expuso al sol, demostrando que gases como el dióxido de carbono podían incrementar el calor. Más de 160 años después, el Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, en el cual participan más de 1 300 expertos científicos de todo el mundo, concluyó que los gases de efecto invernadero emitidos por los seres humanos, como el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso, han causado la mayoría del aumento observado en las temperaturas de la Tierra durante los últimos 50 años.

5. Los cambios en el clima se deben a la actividad solar

Hace un tiempo, la NASA afirmó que el Sol tenía variaciones de apenas un 0,1 % a lo largo de su ciclo solar, el cual se reinicia cada 11 años, misma variación que, aunque parece insignificante, resultaba suficiente para lograr un efecto significativo en el clima de nuestro planeta. De ahí que muchos decidieran tomar como verdad absoluta el hecho de que el cambio climático fuera únicamente causado por el Sol.

Sin embargo, nuevamente fue la NASA quien desmintió dicha afirmación, malinterpretada por muchos, y lo hizo con un nuevo hecho que no había sido considerado. En un artículo, la NASA explicó que, aunque sí es posible que el Sol pudiera hacer cambiar el clima, la cantidad de energía solar recibida por la Tierra no ha aumentado desde 1950, pero la temperatura, desde entonces y hasta ahora, sí ha tenido un aumento considerable. “Por lo tanto, es extremadamente improbable que el Sol haya causado la tendencia observada del calentamiento de la temperatura global durante el último medio siglo”, aclaró.

6. Los efectos del cambio climático tardarán en aparecer muchos años más

El tema del cambio climático empezó a cobrar relevancia a principios de los 70. Entonces, apenas comenzaba a predecirse un posible calentamiento de la Tierra debido a la actividad humana; sin embargo, también se creía que el calentamiento global se encontraba muy lejos en tiempo, incluso se hablaba de siglos de distancia. Pero lo cierto es que, hoy en día y desde tiempo atrás, las emisiones de gases han crecido más de lo que se estimaba y ya se sienten esos efectos del aumento de la temperatura.

“El océano ha absorbido entre el 20 y el 30 % de las emisiones de dióxido de carbono inducidas por el hombre desde la década de 1980, causando la acidificación del océano”, explica el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático. Esto ha causado el aumento del nivel del mar, el deshielo, entre muchas otras cosas más que nos afectan directamente, como el costo de los alimentos, sobre todo aquellos que son cultivados.

¿Cómo visualizas el mundo después del calentamiento global?

Compartir este artículo