Genial

6 Razones por las que quitarle las uñas a tu gato es una idea egoísta y salvaje

Imagínate que despiertas un día y descubres que te falta una de parte de tu cuerpo. Esto puede sonar a una pesadilla aterradora, pero es exactamente lo que podría llegar a sentir un gato al que le extirparon las uñas después de dicho procedimiento. Propietarios de gatos, a menudo, creen equivocadamente que quitar las uñas es algo sencillo e indoloro, como hacerse una manicura, pero esta intervención puede causar graves problemas de salud como la atrofia de las almohadillas de la pata. Tanto es así que incluso dicha intervención está prohibida expresamente en algunos países debido a su crueldad.

Genial.guru cree que los humanos no deben poner sus propios intereses siempre por delante de todo y, en cambio, deben proteger los derechos de todos los seres vivos. Por eso, decidió con este artículo arrojar algo de luz sobre este controvertido tema, explicando por qué extirpar las garras a un gato se considera inhumano.

1. Básicamente, es la mutilación de los dedos del gato

Claw (inglés): garra

Bone (inglés): hueso

Las garras de los gatos no se parecen a las uñas de los humanos, por lo que extirparlas no puede compararse con cortarte las uñas. Las garras felinas son la parte del último hueso en sus dedos de las patas traseras. Por lo tanto, la mutilación incluye, no solo la extirpación de las garras en sí mismas, sino también una serie de amputaciones óseas con todos sus ligamentos y tendones. Si se realizara un procedimiento similar con los humanos, estaríamos hablando de la extracción de un dedo en su última falange.

2. El procedimiento deja al gato adolorido

Aunque extirpar las uñas todavía se considera un procedimiento rutinario en muchos países, los estudios revelan que entre el 20 y el 50 % de los gatos sometidos a este procedimiento, también conocido como desungulación, experimentarán algún tipo de complicaciones tras el mismo. Esto implica dolor, sangrado, daño del nervio radial y otras complicaciones relacionadas con la cirugía como riesgos de infecciones o abscesos. El gato también puede sufrir dolor crónico en sus articulaciones porque la desungulación afecta al equilibrio y la fuerza muscular a largo plazo.

3. Provoca graves problemas de conducta

Rascar es un comportamiento natural propio de cualquier gato. Comienzan a hacerlo a las 8 semanas de vida y esta es su manera de marcar su territorio, deshacerse de las escamas muertas y estirar los músculos. Cuando a un gato se le extirpan las garras, este sufre de estrés emocional porque ya no puede rascarse. También puede provocar que el gato se vuelva más agresivo y propenso a morder y puede influir negativamente en sus interacciones con otros gatos.

4. Provoca que los músculos del gato se debiliten

La extirpación de las uñas evita que el gato pueda estirar sus músculos. Esto, a su vez, afecta de manera negativa a la fuerza muscular de sus hombros, la espalda y las piernas, e incluso puede causar atrofia muscular. Este procedimiento también cambia la manera de andar de los pequeños felinos, causándole molestias y arruinando su postura.

5. Empeora su sentido del equilibrio

La desungulación deteriora el sentido del equilibrio del gato. Se apoyan en sus uñas para ayudarse a mantener estable la posición corporal mientras caminan o saltan, así como las mismas proporcionan control sobre sus músculos. Pero cuando las uñas se quitan, un gato se ve obligado a buscar una nueva manera que le permita moverse sin sentir ninguna molestia. Esto aumenta el riesgo de lesiones durante los saltos o caídas y produce al gato una incomodidad añadida.

6. Esta intervención convierte al gato en una criatura indefensa

Los veterinarios no recomiendan a los propietarios de gatos que dejen salir al exterior a sus mascotas con las uñas extirpadas. El gato no es capaz de protegerse de cualquier peligro ni tampoco escapar rápidamente, ya que no puede trepar. El felino se vuelve vulnerable y pierde sus mecanismos de autodefensa. Los dueños deben ser extremadamente cuidadosos para prevenir que sus gatos escapen de la casa si han sido sometidos a la desungulación.

¿Alguna vez has oído algo sobre las complicaciones que supone quitar las uñas a un gato? ¿Conoces alguna historia sobre mascotas que fueron sometidos a tal procedimiento? Comparte tu experiencia en los comentarios.