Genial
Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

A esta gatita rescatada la llamaron Duquesa y tuvo 3 bebés iguales a los de la película “Los Aristogatos”

“La naturaleza imita al arte”, dijo el escritor Oscar Wilde, y hay historias que le dan toda la razón. En 2018, Shelby Sewel-Lopez recogió a una gata blanca que se encontraba en muy mal estado. No solo lucía débil; también estaba perdiendo el pelo y la invadían los parásitos. Shelby la nombró “Duquesa” y se propuso hacer todo lo posible para salvarla, y lo logró. Pero ese era solo el comienzo. Porque Shelby sería testigo de una aventura al mejor estilo de una película de Disney.

Genial.guru se sorprendió al conocer la historia de estos Aristogatos de la vida real, y está ansioso por compartirla con sus lectores.

Una segunda oportunidad

En el 2018, en Texas, una gatita blanca muy enferma, con hernia, parásitos y problemas relacionados con la falta de afecto y cuidados, ansiaba que el destino le diera una segunda oportunidad. No era fácil, porque la fragilidad de su salud era tal que necesitaría de mucho amor y mucha dedicación para salvarse. Pero no todo estaba perdido para ella. Shelby Sewell-Lopez apareció en su vida y, conmovida, decidió adoptarla. La gatita tuvo así la segunda oportunidad que necesitaba.

Duquesa y su nueva familia

Shelby Sewel-Lopez y su familia bautizaron a la gatita con el nombre de Duquesa, como la protagonista de Los Aristogatos, y entre todos colaboraron para que la nueva integrante de la familia pudiera salir adelante. La rehabilitación fue ardua, pero Duquesa se mostraba dócil y agradecida, e hizo que todo fuera más sencillo. Tanto amor debía tener un final feliz, y Duquesa se transformó en una bellísima y elegante gata que ya no tenía huella alguna de los duros días de su pasado.

Shelby y su familia creyeron que la historia de Duquesa sería ahora como la de cualquier mascota común y corriente. Estaba sana, tenía un hogar, cariño, ¿qué más podía suceder? Como creían que había sido esterilizada, la dejaban salir sin preocuparse de que se metiera en conflictos gatunos amorosos.

El ratón que era gato

Pero un día encontraron a Duquesa dentro del armario. Ella sostenía en su boca un pequeño bulto que creyeron que era un roedor. Cuando revisaron con más atención, se dieron cuenta de que aquello que Duquesa cargaba era un gato recién nacido. Sí, ¡Duquesa era ahora una flamante mamá!

Sin embargo, eso no era todo. Pronto Duquesa dio a luz a un segundo gatito, y luego a un tercero, y a un cuarto... La familia tenía ahora cuatro nuevos miembros.

De película

Como los tres primeros tenían el mismo color que los hijos de la Duquesa de Los Aristogatos, decidieron llamarlos igual que ellos: Berlioz, Marie y Toulouse. Al último gatito en nacer, como no tenía relación con los personajes de la película, lo llamaron Blue, y se mostró tan afectuoso que se convirtió en el favorito.

Los pequeñitos llenaron el hogar de ternura y vitalidad. Y, más allá de su condición de aristócratas, demostraron que no necesitaban lujos: ¡con el afecto les bastaba!

Inseparables

El día que Shelby conoció a Duquesa sin duda no podía pensar que sus días se convertirían en parte de una película de Disney, pero así fue. Y ella y su familia están tan encantados con ello que tomaron la decisión de no separar a Duquesa de sus cuatro hijitos. Además, la gata demostró ser una madre tan atenta y dulce que no quisieron privarla de ejercer su rol. Y bien que lo hicieron, porque a pesar de que ahora los gatitos crecieron, Duquesa no deja un solo segundo de cuidarlos.

Los Aristogatos

Hoy, la historia de los Aristogatos reales sorprende al mundo, y los mininos, que ya tienen una cuenta en Facebook, se han convertido en verdaderas celebridades de la web. Pero más allá del parecido de Duquesa y sus gatitos con los personajes de la película de Disney, la historia nos demuestra que el amor es una fuente inagotable de sorpresas y alegrías. Sin duda, el genial escritor irlandés tenía razón: “La naturaleza imita al arte”, y puede ser tan grandiosa como para merecer un Óscar.

Bono: dos fotos de la bella mirada azul de Blue

1

2

¿Qué piensas de estos Aristogatos de la vida real? ¿Cuál de ellos es tu preferido? ¿Tienes un gato o un perro que se parezca a una mascota de película? Por favor, comparte su foto en los comentarios.

Compartir este artículo