15 Personas que solo querían comer en un restaurante, pero salieron de allí boquiabiertos y con una historia que vale un millón

Historias
hace 4 meses

Mucha gente va a un restaurante o a una cafetería solo para comer, o a veces tienen una cena festiva con sus seres queridos. No se suele esperar nada especial de esas reuniones, pero la vida puede ser bastante impredecible.

  • Mi esposa y yo nos alejamos demasiado de las rutas turísticas mientras explorábamos la Gran Muralla China. Teníamos hambre y encontramos un restaurante en una aldea remota. Le expliqué con gestos al mesero que quería sopa. Nos trajeron algo que parecía más bien agua turbia, en la que encontré un trocito de carne. Llamé al mesero y, de nuevo con gestos, intenté averiguar qué tipo de animal era. Él intentó imitar el rebuzno de un burro: “¡Hiaa, hiaa!”. © Brian Sack / Quora
  • Fui a un restaurante con una amiga. Comimos bien, el mesero era amable. Al final de la velada traen la cuenta, pago y dejo un billete de propina. Nos dirigimos a la salida, ayudo a mi amiga a vestirse. De repente, con los ojos como platos, el mesero corre hacia nosotros, me tiende el mismo billete y me grita: “¡Está sucio! Cámbialo”. Me siento incómodo, pero luego me doy cuenta de que es el mismo billete que había dejado de propina. Pregunté: “¿Hay suficiente para pagar la cuenta? ¿Y este no te gusta? Me lo llevo”.
    El mesero se quedó mirándome con la boca abierta.
  • Fue en Suecia, y decidí comer algo en una pizzería con unos amigos. No entendíamos el sueco y el mesero no hablaba inglés. Al final pedimos la pizza más barata. Nos miraron muy raro y nos trajeron una base de pizza, es decir, simplemente la masa horneada. Solo entonces nos dimos cuenta de que teníamos que elegir los ingredientes. Nos comimos, por supuesto, toda esa masa y nos fuimos con una sonrisa en la cara, riéndonos de nosotros mismos en la calle.
  • Un día, mi familia y yo fuimos a una hamburguesería. Nos trajeron la comida. Estábamos todos listos para empezar a comer cuando mi padrastro se dio cuenta de que su bollo tenía moho. Miramos el resto de las hamburguesas: la misma situación. Tuvimos que llamar a la mesera. Al principio estaba confusa, corrió a ver al encargado, volvió como si nada y nos transmitió sus palabras, diciendo que no se trataba de moho, sino de harina. Mi padrastro replicó que la harina nunca es verde. Acordamos que no pagaríamos por ello. Nunca más volví allí, no entiendo cómo pueden intentar hacer pasar moho por harina. © OliviaWildeling / Reddit
  • Para el cumpleaños de mi hermano decidimos ir a un restaurante de lujo adjunto a un hotel de 5 estrellas. En fin, para que ustedes entiendan su nivel, ahí se alojan las estrellas. Decidí pedir un cruasán. Cuando estaba ordenando, el mesero me corrigió la pronunciación, diciendo no cruasán, sino “coo-san”. Pero lo mejor fue cuando llegó mi “coo-san”: era más bien un cruasán de bolsa, que costaba 10 veces más barato en una tienda local normal. Mis familiares aún se ríen de la situación. © Poorva / Quora
  • Fui a almorzar. Hay una pequeña casa de té al lado de un taller, voy allí con regularidad. Así que estoy allí, almorzando, navegando por mi página web favorita. El mesero se acerca y me dice:
    — Oh, este sitio web es genial.
    — Sí, a mí también me encanta, incluso escribo allí de vez en cuando.
    — ¿Sobre qué escribes?
    — Bueno, sobre mi oficio, sobre situaciones divertidas.
    — ¿Sí? ¿Has leído a Mr. Hollywood?
    — Bueno, ese soy yo.
    Sale corriendo hacia la cocina, gritando: “¡No vayas a ninguna parte!”. Unos 20 minutos después, sale con una enorme bandeja llena de golosinas.
    — Aquí tienes, amigo, ¡invita la casa! Y un 10 % de descuento en todos los almuerzos.
    Y pensé: por fin bloguear está dando sus frutos.
  • Una vez fui a un restaurante y vi un cartel sobre una especie de concurso. Me picó la curiosidad y pregunté a la mesera. Me contestó despectivamente: “Te informaré sobre el concurso cuando esté segura de que voy a recibir una buena propina”. Naturalmente, no recibió de mí una buena propina. © Pufferfishbuttplug / Reddit
  • Tengo 24 años, casada desde hace 5 años. Con el tiempo, la relación entre mi esposo y yo se ha vuelto más fría y empezamos a comunicarnos con menos frecuencia. Decidí conocer a un chico en un sitio web anónimo. Acordamos vernos en un restaurante donde todos comen a oscuras. Me sentaron en una mesa, llegó el momento de saludar, dije un tímido “hola” y ¡me contestó mi esposo! Salimos y nos quedamos los dos estupefactos. Decidimos que era el destino. Acabamos volviendo a estar juntos. Todavía estoy en estado de shock.
  • Mi esposa y yo llevábamos mucho tiempo sin tener una cita y por fin salimos. Al principio todo iba bien, nos trajeron la comida a tiempo. Pero entonces pasó un niño pequeño y vomitó al lado de nuestra mesa. Bueno, suele pasar. Las meseras corrieron y pusieron un cartel “Suelo mojado” en el lugar del “desastre”. Al principio me alegré, pensé, vaya, qué rápido limpian. Pero para nada. Todo se limitaron con poner el cartel, nadie limpió nada. Se lo recordamos a la mesera y nos dijo: “Ahora hay mucha gente, no tenemos manos suficientes para limpiar”. Al final decidimos llevarnos la comida y no volvimos a ir a ese restaurante. © Elise Myers / Quora
  • Un día fui a una cafetería a comer crepes. Encontré un trozo de plástico en uno de ellos. Llamé a la mesera para informar de ello, sin esperanza de compensación ni nada. ¿Y saben lo que me dijo? Literalmente: “Bueno, no hay plástico en la receta de los crepes”. ¿En serio? © ****ilovefall / Reddit
  • Le pedí al mesero una pizza gyro. Me dijo que no la hacían. Señalé la pizza en la carta, y solo entonces aceptó el pedido. Mi esposa y yo esperamos 45 minutos a que nos trajeran la comida, y luego resultó que la cocina había perdido nuestra pizza. Después de otros 15 minutos, volví a preguntar dónde estaba nuestro pedido, a lo que me respondieron: “Entonces, ¿quieren otra?”. Finalmente, el personal del local “encontró” nuestra pizza y nos la trajo. Pero estaba fría. Mi mujer y yo teníamos tanta hambre que nos comimos un trozo y solo después pedimos que nos la calentaran. ¿Y qué les parece? La calentaron tanto que se quemó hasta convertirse en carbón. © Noggin01 / Reddit
  • Salía con una chica. Fuimos a un restaurante italiano y pedimos pasta. Mi chica toma un tenedor y hace girar la pasta sobre él. Y entonces, ante mi mirada perpleja, saca unas tijeras y empieza a cortar la pasta sobrante que colgaba del tenedor. Le pregunto a qué viene eso y me responde que no quiere ensuciarse y quedar mal. Todos a mi alrededor se rieron y yo me sentí muy avergonzado.
  • Mis colegas y yo fuimos a un restaurante asador y pedimos filetes de ternera. Nos gusta charlar, así que ni siquiera nos dimos cuenta de cómo pasaron 40 minutos desde que nos tomaron nota del pedido hasta que el mesero puso el plato de carne en la mesa. Pinché un trozo con el tenedor y me lo llevé a la boca. ¡Y estaba frío y crudo! Se lo comuniqué al mesero, que respondió con indiferencia: “Sí, es carne cruda. Se la puse delante para vieran que estaba bien”. No entendí muy bien eso. La carne cocinada llegó otros 50 minutos después. © Eduardo O’Meagher / Quora
  • Mi esposo y yo nos conocimos por Internet. Decidimos quedar y fuimos en una primera cita a un nuevo restaurante de pescado. Él se comió muchos mariscos. Después se ofreció a llevarme a casa. Mientras viajábamos en el coche, se le revolvía el estómago, lo toleraba, hacía como si no pasara nada. Pero no muy lejos de mi casa, ya no pudo aguantar más. Me reí y le propuse que viniera a bañarse a mi casa. Estuvo chapoteando en la ducha durante dos horas. Le di el pantalón deportivo viejo de mi padre. Como admitió más tarde, me lo gané con mi comprensión de la situación y mi actitud tranquila. Llevamos 12 años felizmente casados, y la historia de nuestro primer encuentro no se la contamos a nadie.
  • Un día fuimos a comer a un sitio bastante serio y nada barato. 4 chicas y 4 pedidos muy diferentes: pescado, ave, cerdo y ternera. Estuvimos esperando casi una hora y estábamos a punto de ir a ver qué pasa cuando se nos acercó una mesero y nos dijo: “Lo siento, el cocinero no ha conseguido cocinar su pedido”.
    Nos fuimos enfadadas y hambrientas. No volví a ir a este restaurante, me bastó con una vez.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas