Genial
Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Conoce a Bonnie, una alegre perrita con una apariencia inusual que merece admiración y aceptación

A pesar de que, en los últimos años, las etiquetas y estigmas sociales han disminuido, siguen existiendo. Para algunas personas, aceptar todo aquello fuera de lo “normal” sigue siendo complejo. Por esta razón, a menudo vemos gente con discapacidades e incluso con gustos diferentes que intentan abrir la mente de los demás y cambiar su forma de pensar. Sin embargo, también hay pequeños animales que han pasado por tragedias que los han convertido en todos unos luchadores y triunfadores, como esta pequeña perra que, a pesar de su complicado comienzo en la vida, y con la ayuda de varias personas, pudo seguir adelante y convertirse en todo un ejemplo para la sociedad.

Genial.guru quiere hablarte más sobre la historia de Bonnie, una perrita luchadora que solo tiene 3 patas, y no posee nariz ni cola.

“Aleja esa cosa de mí”

Kate rescató a Bonnie cuando esta, junto con su madre y hermanos, fueron encontrados cerca de las vías del tren por un centro de rescate animal. La pequeña Bonnie tenía heridas en todo su cuerpo, incluyendo cara, patas y cola, lo que hacía que las personas sintieran rechazo hacia ella por su extraña apariencia. Pero gracias a la fuerza que demostró tener, sus rescatistas la ayudaron y dieron refugio hasta que Kate y su esposo decidieron adoptarla y darle un hogar.

Bonnie y sus extraños sonidos

Kate y su esposo tomaron a Bonnie y la llevaron a su hogar, donde vivían otros perritos y un bebé. La primera noche en la nueva casa estuvo llena de preocupación por parte de sus dueños, ya que la pequeña hacia ruidos extraños que, al final, solo eran ronquidos. Bonnie no solo tiene un aspecto inusual, sino también una personalidad muy peculiar.

Una pequeña luchadora, valiente y sobreviviente

Después de superar el proceso de sanar las heridas y el trauma de Bonnie, sus nuevos padres empezaron a buscar maneras de darle una mejor movilidad. Sin embargo, al darse cuenta de que no era posible ayudarla con una prótesis (porque tenía muy poco tejido en el muñón), decidieron extraer ese hueso con dinero que recibieron gracias a recaudaciones. Esta decisión fue la mejor para la pequeña. Ahora, Bonnie no siente dolor, está feliz y es incluso más activa que sus otros hermanos con 4 patas.

¿Qué piensas de la adorable historia de esta pequeña? ¿Conoces algún otro peludo luchador como Bonnie? Cuéntanos en la sección de comentarios.

Compartir este artículo