Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Una mujer rescató a un bebé elefante, y ahora la ama tanto que la sigue a todas partes

Las personas generalmente tienen mascotas como gatos, perros, loros, tortugas o peces, pero ¿con qué frecuencia ves a alguien con un elefante como mascota? Estas criaturas majestuosas pertenecen a la naturaleza, pero un pequeño amigo encontró su camino hacia la casa de una amable mujer, y se convirtieron en los mejores amigos.

En Genial.guru, nos emociona aprender todo sobre la amistad inusual de un bebé elefante y una mujer, y la historia de cómo terminaron juntos es algo realmente único.

Roxy Danckwerts es la fundadora de Wild Is Life, que es un santuario de animales en Zimbabue. Y un día, mientras trabajaba, se topó con un elefante bebé que parecía estar perdido y separado de su familia. El pequeño elefante bebé casi se ahoga en un río mientras la manada intentaba cruzar, y su salud estaba en estado crítico.

El bebé elefante fue encontrado a orillas del lago Kariba, y los esfuerzos por encontrar a su manada fueron en vano porque no había elefantes en la zona. Para ese momento, el elefante tenía solo unos días, estaba frágil, asustado y separado de su familia. Roxy decidió alimentar al elefante hasta que recuperara su salud, pero lo que ella no esperaba era que los dos se convirtieran en grandes amigos.

El bebé elefante fue rescatado en febrero de 2014 y estaba muy bajo de peso cuando lo encontraron por primera vez, tan solo 56 kg, y normalmente una cría de elefante africano debe pesar alrededor de 90 — 100 kg. Además, debido a el trauma que sufrió, las primeras semanas de su vida fueron muy desafiantes, e incluso fue un milagro que sobreviviera.

Roxy pasó mucho tiempo con el bebé elefante, dándole 18 litros de fórmula especializada todos los días. Pasaron mucho tiempo juntos, y Roxy incluso dormía con él, por lo que no es una sorpresa que se haya encariñado tanto con la mujer y ahora la siga a donde quiera que vaya.

El bebé elefante ahora tiene 5 años y está creciendo rápidamente. Su nombre es Moyo, que en africano se traduce como “Del corazón”. Moyo se ha apegado tanto a su salvadora Roxy, que la ve como una segunda madre y no la pierde de vista. Esto realmente es muy dulce, pero alguien debería decirle a Moyo que está creciendo bastante rápido y que la casa realmente le quedará pequeña pronto.

Si bien hay mucho espacio para que juegue afuera en el santuario de vida silvestre, Moyo parece estar disfrutando su vida dentro de la casa y realmente no le importan las actividades externas. El elefante visita regularmente la cocina, masticando cacahuates, brownies, sal, y también parece estar realmente interesado en los cubiertos.

El hecho de que Moyo estuviera a punto de ahogarse mientras cruzaba el río, ha dejado al pobre elefante con mucho temor a nadar. Sin embargo, su cuidadora y tutora Roxy ha estado allí todo el tiempo para ayudar a Moyo a recuperarse y, después de 15 meses de terapia, Moyo finalmente fue capaz de superar su miedo al agua.

Con la ayuda desinteresada de las personas en el santuario de Zimbabue, Moyo y otros animales huérfanos y heridos como él reciben atención especial, mucho amor y atención para superar sus miedos y traumas.

El amor y los cuidados incondicionales de Roxy ayudaron a Moyo a convertirse en un elefante sano y feliz.

¿Piensas también que el mundo necesita más personas como Roxy? ¿Qué opinas de su vínculo con Moyo? Déjanos todas tus opiniones en la sección de comentarios.

Imagen de portada wildislife_zen / Instagram