10 Extrañas formas en las que la vida cambiaría si la Tierra no fuese redonda

Durante miles de años, los seres humanos hemos sabido que nuestro planeta es una linda esfera que gira alrededor del Sol, a la vez que lo hace sobre sí misma. Esto hace que disfrutemos del día y la noche, del calor en verano y del frío en invierno, por ejemplo. Gracias a que la Tierra es redonda, también suceden otros fenómenos sin los cuales la vida como la conocemos no sería posible. Pero ¿qué pasaría si en lugar de ser un círculo casi perfecto, el mundo fuera un disco plano?

En Genial.guru quisimos saber la respuesta a esa pregunta y compartimos contigo todo lo que investigamos al respecto. Y por cierto, la vida sería bien diferente de aquello a lo que estamos acostumbrados.

1. La gravedad sería diferente de como la conocemos

Según la ley propuesta por Isaac Newton, la gravedad no solo nos atrae hacia abajo, sino también hacia el centro de la tierra. Por este motivo, nuestros pies están en el suelo y no andamos flotando por el aire.
Si la Tierra fuera plana, la fuerza de gravedad nos empujaría hacia el centro plano y, por ejemplo, una actividad tan simple como caminar se convertiría en algo agotador. Cuanto más nos alejáramos del centro, la fuerza de atracción gravitatoria más nos empujaría de manera horizontal; de alguna manera sería como si estuviéramos constantemente caminando por una cuesta empinada.

2. Los árboles crecerían en diagonal

Por la misma razón por la que en una Tierra plana caminaríamos inclinados, los árboles y las plantas crecerían de forma diagonal, con las raíces apuntando hacia el centro gravitatorio, mientras que las copas lo harían en sentido opuesto.

3. Las estaciones serían las mismas en todo el planeta

Gracias a que la Tierra es una esfera casi perfecta que orbita alrededor del Sol, y además gira sobre sí misma en un eje con una ligera inclinación, se experimentan diferentes estaciones al mismo tiempo y en distintas partes del globo. Mientras que en un hemisferio del planeta es invierno, en el otro es verano. La inclinación del eje terrestre hace que los rayos solares lleguen a la superficie de nuestro planeta con distintos ángulos, de acuerdo a la latitud y a la época del año. Es decir, cuanto más cerca de los polos nos encontremos, más inclinados llegarán los rayos del sol y, por lo tanto, calentarán menos.
Si nuestro planeta fuera plano, en cambio, los rayos solares caerían con el mismo ángulo en toda la superficie; el resultado sería que todo el mundo (en todo el plano) tendría la misma estación.

4. No habría satélites, así que no existiría el GPS

Según la teoría de la Tierra plana, el Sol y la Luna giran encima del mundo, irradiando luz y calor hacia abajo como si se tratara de una lámpara de escritorio. Si esto fuera así, no podrían funcionar los satélites artificiales, ya que giran alrededor del planeta. Sin satélites, por ejemplo, no tendríamos la posibilidad de valernos del GPS (y nos perderíamos a menudo).

5. Todos veríamos las mismas constelaciones

En una tierra esférica, si alzamos la vista hacia el cielo nocturno, podemos ver diferentes constelaciones según el hemisferio en que nos encontremos. Si nos movemos hacia el norte, comienzan a hacerse cada vez más visibles las Pléyades; si, en cambio, vamos hacia el sur, podremos observar la Cruz del Sur. En una tierra plana, las mismas constelaciones y estrellas serían visibles desde cualquier parte de la superficie.

6. Las sombras tendrían la misma longitud en cualquier parte del mundo

Tal como se explicó anteriormente, los rayos solares llegan al planeta y lo golpean en diferentes ángulos, dependiendo de la inclinación de la Tierra. Por esta razón, cuando los rayos caen sobre un objeto o una persona, se generan sombras que tienen una longitud diferente según el lugar del mundo en que estos se encuentren.
En un planeta plano, la luz solar bañaría toda la superficie con el mismo ángulo, por lo que las sombras medirían exactamente lo mismo tanto en China como en México.

7. Veríamos siempre lo mismo desde diferentes lugares y alturas

Cuando estamos en la orilla del mar y vemos un barco a la distancia, podemos notar que cuanto más se aleja, se va haciendo más pequeño, hasta que finalmente desaparece de nuestra vista. Lo mismo ocurre cuando estamos parados en el suelo y miramos hacia el frente: nuestra vista culmina en el horizonte o en algún objeto que tengamos delante. Sin embargo, si nos subimos a un árbol, nuestro campo visual se amplía y logramos ver mucho más allá. Esto sucede porque la Tierra es redonda.
En un planeta plano, veríamos exactamente lo mismo desde cualquier altura. El barco se haría más pequeño a medida que se aleja, pero siempre estaría dentro de nuestro campo visual.

8. La lluvia caería de lado

Dado que en una Tierra plana la gravedad ejercería su fuerza hacia el centro del plano terrestre, la lluvia caería de forma lateral, en dirección al centro. Cuanto más lejos estuviéramos de ese punto, más de lado deberíamos inclinar los paraguas. Solo en el centro del plano la lluvia caería tal como la conocemos, de manera vertical.

9. El agua de los océanos y ríos se acumularía en el centro de la Tierra

Por la misma razón gravitacional, en un planeta plano todos los ríos y mares fluirían hacia el centro, lugar en el que se acumularía toda el agua. Los bordes, o los lugares más alejados, estarían prácticamente secos.

10. Se tardaría una “eternidad” en viajar de un lugar a otro del mundo

El mapa de una Tierra en forma de disco plano ubica al Ártico en el centro, mientras que la Antártida forma una pared de hielo alrededor, hacia los bordes del plano. Si realmente fuera así la geografía de nuestro planeta, los vuelos en avión entre algunos países durarían muchísimo tiempo, o no tendrían más remedio que atravesar enormes distancias; por ejemplo, si quisiéramos ir desde Australia hasta la península antártica, el camino más corto sería por encima del Ártico y ambas Américas. Por otro lado, cruzar la Antártida de un lado a otro, tal como ya se ha hecho numerosas veces, sería un viaje imposible de realizar.

¿Qué otras cosas te imaginas que podrían cambiar si la Tierra fuera plana? ¿Te gustaría vivir en un planeta así?

Compartir este artículo