16 Historias de mujeres asombrosas que no se rinden, incluso cuando el destino les juega malas pasadas

Historias
hace 3 días

Mujer maravilla, así se podría describir a cada protagonista de las historias en este artículo. Aunque las circunstancias estén en su contra, ellas no se desaniman y superan las dificultades con facilidad.

  • Recibí el certificado de divorcio, me subí a un coche deportivo genial (aunque fuera de carsharing), me lancé a la carretera cantando a pleno pulmón y luego tiré mi anillo de bodas desde un puente. Tal vez algún vagabundo lo encuentre, lo empeñe y se acuerde de mí con gratitud. Mi esposo se divorció de mí porque soy infértil. Lo sabía antes de casarse, pero decía que no quería hijos de todos modos. Y aunque hubiera cambiado de opinión y se hubiera ido en silencio, hubiera sido más fácil, pero no. Empezó a acusarme de no haber congelado mis óvulos cuando supe de mi enfermedad a los 17 años. ¡Qué manera de atacarme! Me atormentó durante un mes y luego se fue. Pero sé que me casaré de nuevo, adoptaremos niños del orfanato, compraremos una gran casa y seremos felices.
  • Mi esposo me dijo que se había enamorado, que ella estaba embarazada de gemelos. Yo, con nuestros hijos, debía abandonar su gran casa. Prometió pagar 2 mil de pensión alimenticia y llevarse a los niños de vez en cuando. Pero hice esto: me fui sola, compré un estudio al lado, veo a mis hijos todos los días. La nueva pareja de mi ex se hartó y lo dejó con los gemelos de un año, mudándose a un apartamento alquilado. Mi ex contrató una niñera, sigue buscando citas y quiere casarse de nuevo.
  • Supe que mi matrimonio había terminado cuando mi esposo me preguntó sobre las cabras. Suena raro, lo sé. Hace dos años me interesé en la agricultura y compré unas cabras. A mi esposo no le importaban las cabras y me pidió que no hablara de ellas. Pero un año después empezó a preguntarme sobre ellas: qué razas eran, qué les daba de comer, y cosas así. Me quedé en shock. Le pregunté qué pasaba. Dijo que en su trabajo había una chica que quería tener una cabra y él quería contarle todo. Es decir, no se molestó en hablar conmigo sobre mi afición, pero estaba dispuesto a aprender todo por otra chica. Ahora soy más feliz que nunca. Me he vuelto a casar. No tengo cabras, pero tenemos tres perros y un pez.
  • La madre de mi pareja me agotaba. En persona me sonreía, decía que estaba feliz de que su hijo finalmente hubiera encontrado una chica maravillosa. Pero a solas con él le decía que yo le sacaba dinero y escondía el mío, gastándolo en mí misma. Aunque yo también trabajaba, vivíamos en mi apartamento y usaba mi coche. Le hacía creer que yo trataba de limitar su relación con ella. Recientemente, una nueva queja: que no le hablaba a su hijo con suficiente cortesía. Él, ingenuo, le creía. Yo no me rendía, le sonreía y la besaba al verla. A él le decía que adoraba a esa magnífica mujer. Aguanto, pensando que ganaré esta batalla.
  • Tengo mi propia tienda y trabajo en dos empleos. Contraté a una empleada doméstica que viene dos días a la semana y se encarga de todo. Empecé a salir con un hombre, todo estaba acordado de antemano, le gustaba mi estilo de vida, se quedaba a dormir. Y un día decide quedarse más tiempo sin avisar y se encuentra cara a cara con mi empleada. Aquí ocurrió un escándalo: por qué no hago todo yo misma, que una mujer debe llevar la casa incluso si trabaja. Nos separamos.
  • Hubo un tiempo en que viví casi un mes en la entrada de un edificio. Me despidieron del trabajo, conseguí uno nuevo y tuve que esperar un mes para recibir mi salario. Vivía con una amiga, pero nos peleamos, y como tenía la llave, esperaba cada mañana a que ella se fuera para entrar unas horas a dormir y asearme. A veces pasaba el tiempo en un centro comercial, y por la noche en la entrada del edificio, que no estaba completamente habitado. Me daba vergüenza pedir ayuda a mis familiares. Ahora recuerdo y me asombro, pero en ese momento lo llevé con mucha facilidad.
  • Cada verano pasamos un mes con los padres de mi esposo. Mi suegra adora lavar a mano. Y aunque a escondidas prendo la lavadora, ella la apaga, me saca del baño y empieza a lavar a mano. Espero a que se duerma y voy a lavar mi ropa. La pongo a secar en la habitación, porque si la ve afuera habrá un escándalo por no haberle dejado lavar.
  • Una vez tuve una gran pelea con mi esposo. La razón: planeó un viaje de fin de semana sin consultarme y no pude ir por trabajo. Al día siguiente se fue con los niños. Luego supe que estuvieron con su colega en la playa. Le pidió a nuestros hijos que guardaran el secreto. Eso fue lo que más me enfureció. Ahora estamos divorciados, y él ha dicho varias veces que lamenta todo. Mientras tanto, me gusta vivir sola y pasar tiempo con amigos, niños y mi perro. © ApparitionofAmbition/ Reddit
  • Era ama de casa, me casé justo después de la universidad. Limpiaba, lavaba, cocinaba: creaba un hogar acogedor. Mi esposo tenía su propia notaría y ganaba bien. Siempre se opuso a que yo trabajara. Hace cuatro años me ofrecieron un trabajo remoto por internet sin contrato. Pagaban 300 dólares, no necesitaba el dinero, pero el trabajo ocupaba una hora y media al día, así que decidí aceptarlo. Después de seis meses me ofrecieron más trabajo con un salario de 900, acepté porque tenía tiempo de sobra. Un año después me ofrecieron más trabajo con el doble de salario. No me opuse, el trabajo era interesante. No gasté ese dinero, pensaba en hacerle un regalo a mi esposo. Y un día me sorprendió exigiendo el divorcio: se había enamorado y no quería engañarme. En el divorcio no recibiría nada: el negocio lo había iniciado antes del matrimonio, el apartamento también, y la casa de campo estaba a nombre de su madre. Solo pude llevarme el coche que me regaló. Fue un shock, pero me recuperé rápido. En cuatro años había ahorrado una buena suma, además vendí el coche. Comencé una nueva vida en otra ciudad. Tuve suerte y conseguí trabajo en una buena empresa. Si pudiera retroceder 10 años, nunca habría sido ama de casa.
  • Una chica contó. Estaba embarazada y salió al balcón a colgar la ropa. Escuchó una conversación en el balcón vecino. La vecina decía por teléfono que era la amante de su esposo, llamándolo por su nombre. Que vivirían juntos, que él era rico, con un buen apartamento y dos coches. Me encontré con la vecina en el ascensor y le dije que todo eso era mío, no de mi esposo. Mi esposo llegó del trabajo enfadado, aparentemente la vecina le había contado que los habían descubierto y lo había echado. Le dije: “Llévate el coche que te regalé y ni se te ocurra ponerme obstáculos durante el divorcio”. Intentó quedarse con la mitad del coche que teníamos antes del matrimonio, pero no lo logró, y ella consiguió la mitad del valor de su coche regalo.
  • Conocí a un hombre que constantemente humillaba a su esposa, se burlaba de ella, la criticaba y armaba escándalos. Abuso en toda regla. No se divorciaba. Pero algo fue la gota que colmó el vaso y ella lo dejó. Luego él decía a todos los conocidos que ella “se había ido por un tiempo para trabajar en sí misma y corregirse, que cuando lo lograra, volvería”. Ella se casó con otro hombre.
  • Mi esposo pasa medio día en el baño. Recientemente, convirtió nuestro aseo en una biblioteca. Va con un libro y se sienta una hora y media. Lee varios capítulos y luego sale. Decidí hacer un experimento, y ahora no se queda más de cinco minutos. Puse una foto de mi madre enmarcada sobre la bañera. Pero tendré que quitarla, no vaya a ser que mi querido deje de bañarse también.
  • Últimamente, muchos se quejan de mi dentista, dicen que es rudo y duele cuando extrae dientes. No sé, a mí siempre me trata sin dolor ni gritos. Una vez fui: había fila, todos nerviosos, temiendo que un estudiante estuviera practicando. Me tensé un poco, pero confiaba en que todo iría bien. Entré y dije: “Hola, ¿cómo está? Siempre vengo solo con usted, ¿recuerda que me sacó un diente hace quince años y le llevé un dulce porque trabajaba en una confitería? Ahora voy a irme de vacaciones, sáqueme el diente sin arruinarme el viaje”. Hablé lo que pude, él se reía: “Siéntate ya”. Se acercó, me puso la anestesia, esperamos. Todo perfecto. Salí y él me dijo: “Tráeme un recuerdo del mar”. Le dije a la fila: “No tengan miedo, hablen con él, es una persona y todo saldrá bien”. ¡Lo adoro!
  • Tenemos cinco hijos. Los gemelos menores tienen seis meses. Por la mañana, las hijas mayores están en la escuela. Nuestro hijo de 2 años lleva mis auriculares inalámbricos. Los vi y los guardé. Por la noche, los niños duermen. Busco los auriculares. Recuerdo haberlos puesto en algún lugar alto. Le pregunté a mi esposo si los había visto. Se ríe: “¿Cómo puedes olvidarlo?”. Soy una persona positiva. Pero me enfadé. Le dije: “Dime todos los cumpleaños de nuestros hijos y el mío”. Se ríe. Lo empujé suavemente de la silla y se atragantó. No deben reírse tanto. Recuerdo muchas cosas. Los auriculares son una nimiedad. Hombres, no hagan eso.
  • Una vez iba en el coche y hablaba sola. Lo hacía siempre porque no tenía con quién hablar. A menudo me sentía abandonada, mi esposo siempre estaba en el teléfono o el ordenador y yo me acostumbré a la soledad. Así que olvidé que él estaba en el coche. Dije: “Ay, perdón, olvidé que estabas aquí”. Ni respondió. Lo llamé por su nombre, finalmente levantó la vista del teléfono y preguntó: “¿Dijiste algo?”. Me di cuenta de que la mayor parte de mi vida había estado sola. El divorcio se debió a otras cosas, pero entendí que vivir sola y estar sola son cosas diferentes. La vida mejoró. © river_of_coffee / Reddit
  • “Te he preparado dos habitaciones para ti y tu hija. Compré sábanas nuevas, juguetes, llené el refri de comida. Llamo a un taxi, en una hora terminará todo este horror, hija. Estarás en casa”, escuché de mi padre cuando supo de las infidelidades de mi esposo. Una hora después nos servía té y pastel casero, puso dibujos animados en la televisión y no soltó mi mano. Supe que podría superar la traición de mi esposo. Porque quiero tener a alguien como mi padre a mi lado. Cariñoso, protector y fiable. Mi padre es mi hogar. Y estoy feliz de estar finalmente en casa, aunque en estas circunstancias.

Las mujeres saben cómo defenderse, incluso si en el trabajo tienen que lidiar con compañeros caprichosos.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas