Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Tradiciones navideñas curiosas de diferentes países

Una mesa repleta de platos deliciosos o regalos bajo el árbol nevado artificial no hacen que la Navidad esté completa en algunos países. La cultura y la historia de cada país ha trazado diversas costumbres y tradiciones en las sociedades que, para otros lugares más alejados, pueden parecer interesantes y curiosas.

Genial.guru ha compilado diez tradiciones muy curiosas e interesantes de algunos países para festejar la Navidad.

1. El desfile de Krampus, Austria y Alemania

Según cuenta la leyenda, una criatura mucho más alta que un hombre, de largos cuernos, pelaje tupido y lengua roja, salía la noche del 5 de diciembre a buscar a los niños que se han portado mal. Se trata de Krampus, un espectro que, al contrario de Santa Claus, raptaba a los pequeños para llevarlos al infierno y castigarlos, anunciando su llegada con el ruido de cadenas y campanas que arrastraba por el piso con el fin de asustar a sus víctimas.

El desfile de Krampus era una tradición muy popular en los países alpinos de Europa, pero durante la Segunda Guerra esta costumbre se abandonó. Hace algunos años, la tradición de disfrazarse del temible Krampus y desfilar por las calles de estos países (sobre todo Alemania y Austria) se retomó, y se interpreta como una festividad previa a la Navidad, en donde los niños ya no le tienen miedo a Krampus, sino más bien lo toman como una criatura pintoresca del folclore. Así, la noche del 5 de diciembre se celebra en las calles la Krampusnacht, o “Noche de Krampus”, una fiesta en donde, tanto niños como adultos, disfrutan de ver pasar los mejores disfraces arrastrando cadenas y campanillas.

2. Escondiendo las escobas, Noruega

Si de mitos y leyendas hablamos, Noruega es uno de los países que más nos puede ofrecer al respecto. Según se cree, la época navideña suele ser una ventana abierta a todo tipo de criaturas y entidades: brujas, espíritus del mal, trolls y demás. Es por eso que los noruegos, los días previos a la Navidad, guardan sus escobas para que ninguna bruja se sienta atraída a entrar a esa casa y se vea tentada a atacar a la familia.

Escondiendo las escobas antes de ir a dormir, las familias se quedan tranquilas de que las brujas no podrán tomarlas y salir a volar para lanzar sus conjuros en la noche de Navidad. Para cerrar la tradición, los hombres salen a disparar al aire para asegurarse de espantar a cualquier espíritu maligno que quiera atacarlos.

3. Telarañas en el árbol de Navidad, Ucrania

Una tradición bastante curiosa es la decoración de los árboles de Navidad en las casas ucranianas, las cuales constan de los adornos y guirnaldas habituales, pero se le suma un detalle muy particular: telarañas y arañas artificiales. Y no es que los ucranianos utilicen la decoración que les quedó de Halloween para adornar su árbol, sino que, según se cree, este tipo de adornos atrae la buena suerte.

Según cuenta la leyenda, una viejecita viuda no tenía los medios económicos para decorar su árbol de Navidad como el resto de las familias y estaba muy abatida por ello. En un momento de la noche, cuando estaba desvelada por lo triste de su situación, vio que una araña estaba tejiendo sobre su árbol y que había quedado decorado de una manera totalmente diferente y original. La mujer quedó agradecida con eso y pudo pasar una Navidad feliz.

4. Navidad es sinónimo de libros, Islandia

Islandia es un país lector por naturaleza. Allí aman a los libros y todo lo que conlleva el acto de leer: el ruido al abrirlos y pasar las páginas, el olor al papel y demás placeres derivados. Durante la Segunda Guerra, en donde el comercio estaba restringido, los libros eran el regalo ideal para la Navidad, costumbre que se mantiene hasta el día de hoy.

Esta tradición se conoce como Jólabókaflód, que podría traducirse como “Inundación de libros en Navidad”, y se realiza durante los meses de noviembre y diciembre, para luego pasar la Nochebuena y la Navidad leyendo y disfrutando de los libros recibidos.

5. Figuras de rábanos, México

En la ciudad de Oaxaca, en México, cada año se celebra el concurso de figuras de rábanos, en donde los horticultores compiten para ver quién arma las esculturas más bellas e ingeniosas. Cada 23 de diciembre, desde 1897, los floricultores se congregan en el centro de la ciudad y exponen sus esculturas, las cuales, en general, representan escenas de la Navidad.

La exposición dura solamente unas pocas horas porque los rábanos se pudren con rapidez una vez cortados, pero el tiempo es suficiente para deliberar y elegir a los ganadores de las diferentes categorías, disfrutar de las comidas típicas que acompañan el concurso y pasear por los puestos para observar las figuras.

6. Atando a los padres, Yugoslavia

Esta tradición es una de las más divertidas porque es una especie de juego familiar en donde los más pequeños de la casa “atan cariñosamente” a su madre unos días antes de Navidad, y le cantan una canción que dice: “Día de la madre, día de la madre. ¿Qué nos darás para liberarte?”. La mamá, para poder “ganarse” su libertad, debe hacerles regalos a los niños. Pero esto no termina aquí. Cuando ella es liberada luego de entregar los obsequios pertinentes, le toca al padre, quien tendrá que pasar por el mismo proceso para poder ser liberado de las “feroces” ataduras de los niños.

7. Quema del Diablo, Guatemala

En Guatemala, cada 7 de diciembre, las familias salen a la calle a “quemar al Diablo”, representado por un muñeco al estilo piñata. La creencia dicta que, de esta forma, los espíritus malignos se alejarán y todo se purificará. Se dice que, durante el año, el Diablo se va escondiendo entre los objetos viejos de las casas y siembra la mala suerte, por eso, además de la tradicional piñata con forma de demonio, también se realiza la quema de la basura, para que todos los malos espíritus retornen al infierno.

Esta celebración data de la época colonial, cuando se realizaban las festividades en honor a los reyes con grandes luminarias y fogatas. Por eso, en la actualidad, la “Quema del Diablo” suele acompañarse de fuegos artificiales que iluminan las calles.

8. A misa en patines, Venezuela

Esta tradición venezolana es muy curiosa, pero también sumamente divertida. En la época navideña, los niños y adultos venezolanos van a misa en patines. La tradición es cortar las avenidas principales y calzarse ese tipo de artefactos (incluso algunos usan patinetas o bicicletas).

Adicionalmente, se tocan canciones populares pertenecientes a un ritmo llamado “aguinaldo”. Este género del folclore venezolano toma elementos del clásico villancico europeo y, en época navideña, las letras tienen que ver con las historias religiosas en torno a esta festividad.

9. Pollo frito para todos, Japón

Cada 24 de diciembre, la mayoría de los japoneses corre a comer pollo frito. Y no cualquiera, sino el de Kentucky Fried Chicken. Desde 1974, esta costumbre se ha ido extendiendo cada vez más por el territorio japonés a raíz de una campaña de marketing muy agresiva que hizo la empresa KFC en aquel momento. Como en Japón no se festejaba la Navidad masivamente, la famosa empresa diseñó una campaña para publicitar sus productos en época navideña y masificar un poco la festividad. Así, ya es moneda corriente ver largas filas en los restaurantes KFC, ya sea para llevar comida a casa o para sentarse en una de las mesas y festejar la Navidad de una manera diferente y original.

10. Día de velitas, Colombia

El Día de Velitas es una de las fiestas más tradicionales del país. Comienza en la tarde-noche del 7 de diciembre, cuando se encienden velas en las casas y en las calles, siendo ese momento el inicio formal de la época navideña colombiana.

En algunas ciudades, las tiendas y comercios extienden el horario de atención al público y se elevan banderas en las plazas y balcones con imágenes de la Virgen. Esta festividad previa a la Navidad representa la unión familiar y, además de los festejos en las calles, las familias aprovechan para reunirse y pasar un momento de encuentro y dicha.

¿Cuál de estas costumbres te ha parecido más interesante? ¿Conoces otra tradición que quieras compartir con nosotros? ¡Cuéntanos en los comentarios!