11 Personas cuyo buen estado de ánimo fue robado por gente insolente, pero en algunos casos se hizo justicia

Historias
hace 5 meses

La vida sería un poco menos emocionante si no fuera por las personas cuyo segundo nombre es falta de tacto. Nos dan miles de recuerdos, aunque no sean muy positivos, pero sí vívidos. Este tipo de personas se encuentran en todo tipo de lugares: en la calle, en los transportes, en las tiendas e incluso en casa. Hemos acudido a Internet en busca de historias sobre insolentes y te mostramos las mejores.

Y como extra, le hablamos de los animales contra cuyo comportamiento “sin disculpas” no puede hacer nada, solo maravillarse.

  • He entrado en una tienda de ropa. Buscaba un vestido. Pregunté a la asesora si había uno en talla S. Después de mirarme, sonrió y me dijo condescendientemente: “Ni hablar, obviamente esa no es tu talla. Yo uso la S, y tú tienes suerte si cabes en una M”. Me quedé helada por un segundo ante la insolencia, pero luego me recompuse y le pedí que me trajera... un libro de reclamaciones.
  • Estaba en la estación de metro esperando el tren. Tenía dos bolsas grandes, que puse contra la pared a propósito para que no molestaran a nadie. Una anciana pasaba corriendo, primero me empujó a mí, fue más allá, luego volvió, le dio una patada a mi bolsa y se marchó bajo mi indignado: “¿Pero qué es esto?”. Además, también recibí una mirada contrariada tras mi frase. Me quedé de piedra.
  • Acudí a la consulta del dentista para que me quitaran los puntos de las encías tras la extracción de 2 raíces. Me senté esperando mi turno, y al cabo de un par de minutos capté la mirada de una anciana en el otro extremo del pasillo. Me miraba con descaro. Al cabo de unos 10 minutos me cansé de su insolente mirada y empecé a mirarla fijamente a bocajarro, sin apartar los ojos de ella y sin pestañear. Al cabo de 5 minutos se asustó y se marchó gritando: “Cuántas mujeres groseras”. Toda la fila se quedó estupefacta, ni siquiera se dieron cuenta de a quién estaba gritando. Así es, ¡no hay que mirar tan fijamente!
  • Me encontré con una compañera de clase en un parque de atracciones. Hacía 10 años que habíamos terminado el instituto. Yo estaba allí con unos amigos, ella estaba allí con su esposo y 2 niños. Sus hijos parecían tener entre 8 y 10 años. Ella me preguntó si tenía hijos. Le contesté que no y que estaba soltera. Me miró directamente a los ojos y me preguntó: “¿Qué está mal contigo?”. Me sorprendió tanto lo grosera e intrusiva que fue su pregunta que le contesté: “Soy exigente”. Hubiera sido mejor preguntarle si había plazos para casarse y tener hijos, porque nadie me lo había dicho. © Leah Stranathan / Quora
  • Ordené una pizza. El repartidor tardaba en llegar, así que andaba nerviosa junto a la ventana mirando de vez en cuando por ella. Y ahí llegó el momento de la verdad. Llegó el repartidor en ciclomotor. Se bajó de su caballo de hierro, abrió la caja y empezó a quitar los trozos de salami de la pizza. Luego cerró la tapa, se limpió las manos con su pantalón y caminó hacia la entrada. Mientras el chico se acercaba, yo perdí el apetito. Así que, estúpidamente, no abrí la puerta. Pensé que el mejor castigo sería que le quitaran el costo de la pizza de su paga. Si se la probó, que ya la terminara él mismo. Sonó el timbre, pero lo ignoré. ¿Hay un nombre para la fobia a la comida a domicilio? Creo que ya tengo una.
  • Mi madre es médico, y me mandaba a la escuela incluso con fiebre u otitis media. Mi padre es yesero, y llevo toda la vida con las remodelaciones la casa. Mi abuelo es entrenador de ajedrez, pero nunca me contó cómo se mueven las piezas. Mi abuela ha trabajado de cocinera toda su vida, pero yo aprendí a cocer arroz viendo videos en Internet. Y cuando conseguí un buen trabajo, todos mis familiares empezaron a decirme: “Tú tienes dinero”. Lo tengo, queridos, pero no para ustedes. Al igual que en mi infancia, yo no tenía condiciones de vida normales, ni tratamiento, ni educación por su parte.
  • Una vez conocí a un hombre interesante. Era inteligente, bastante atractivo y me prestaba atención. Todo parecía ir hacia el punto en que la amistad se convertiría en una relación seria. Pero en el último momento, se echó atrás. E incluso tuvo tiempo de decir algunas cosas desagradables: que yo, digamos, lo perseguía, pero que él no estaba interesado en mí. Mi amiga, cuando se enteró, llamó a este tipo y dio la cara por mí. Lo puso en su sitio tan bien que él no pudo replicar nada.
  • Me robaron un transportín con el hámster. ¡Un transportín con el hámster! ¡Directamente del tranvía! Fui a pagar el viaje, mientras el hámster estaba en el transportín: lo dejé en el asiento sin pensármelo dos veces. Volví y no había ni hámster ni transportín. Me quedé de piedra. Y tuve que explicárselo a mi hijo al llegar a casa.
  • Iba caminando con mis dos hijos. Había un hombre andando delante de nosotros y de repente se detuvo. Mi hijo no estaba preparado para esto, así que por supuesto chocó contra él. El hombre empezó a insultar a mi pobre hijo de 8 años. Lo miré y le dije: “Feliz Navidad para ti también”. El hombre se calló y se marchó. © Sally Hopping Riley / Quora
  • Una vez, un colega me pidió un coche prestado. A la semana siguiente me devolvió el coche y me dijo: “He llenado el depósito de gasolina”. Lo llenó, con agua. Esa fue la última vez que dejé que alguien se llevara mi coche. Por cierto, se hizo justicia. Este colega se casó con una mujer a la que solo conocía de una semana. Un año después, ella se divorció de él y se quedó con todo lo que tenía. © Arnold Ricktor / Quora
  • Compraba un boleto de tren suburbano en la máquina. Justo cuando se imprimió, un hombre me empujó y refunfuñó: “¡Vamos, date prisa, que estás aquí parada pensando!”. Le dije: “¿Podrías no empujarme y ser amable con una dama?”. Pero él se quedó mirando la pantalla. Después de unos cinco minutos, el karma lo alcanzó. Caminaba por el andén y alguien lo empujó. El hombre tropezó y hasta se derramó café encima.

Bono: los animales también pueden ser descarados, pero es hasta gracioso

  • El otro día me di cuenta de que no soy mala anfitriona, pero tengo que estar más atenta. Era el cumpleaños de mi novio, así que decidí prepararme bien, organizar una mesa festiva mientras él estaba en el trabajo. Desde la mañana me planté en la cocina, cociné varios platillos, un montón de ensaladas, carne al horno, papas y pollo. En resumen, todo lo que todo el mundo suele tener en su mesa. Para cuando llegó, lo dispuse todo muy bien sobre la mesa, y me tumbé, porque estaba terriblemente cansada, y me zumbaban las piernas. Sonó el timbre, fui a abrir la puerta y recibí a mi amado. Se cambió de ropa, se duchó y lo llamé a la mesa. Pero era demasiado tarde. Mi descarado gato tuvo tiempo de “probar” todos los platillos, todos estaban un poco “comidos”. Solo un platillo estaba intacto: hamburguesas de la tienda cerca de la casa, que compré, porque no tenía tiempo para cocinarlas yo misma. Es una pena, pero me alegro de que el gato apreciara mis esfuerzos.
  • Hoy el conductor del autobús ha compartido su bocadillo conmigo. Fue porque vio con sus propios ojos cómo yo tomé un sorbo de café caliente, abrí un delicioso cruasán grande y en un instante un pájaro descarado voló hacia mí y me arrebató toda mi comida. En un estado de shock, me terminé el café y subí aturdida al autobús. Estoy agradecida al amable hombre, sin él me habría quedado con hambre.
  • Nuestro perro ha encontrado un refugio en el armario del pasillo. Siempre va allí con su cojín y se acomoda entre nuestras prendas. Sacar de ahí la ropa se ha convertido en un problema: el perro protege celosamente su hogar y empieza a gruñir. Menos mal que solo duerme allí.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas