Genial

10 Grandes creaciones del genio humano que surgieron de sueños

El mundo de los sueños es un misterio. Durante buena parte de nuestro día, nos movemos en un territorio en donde todo es posible. Podemos volar, convertirnos en un animal, hablar con alguien que ya no esté en este mundo. Y, también, podemos crear, porque los sueños han sido fuente de inspiración para artistas, científicos e inventores.

Genial.guru comparte una lista con grandes creaciones que surgieron de un sueño o, al menos, eso es lo que se ha difundido. Más allá de nuestras actividades durante la vigilia, es bueno que tengamos presente que, mientras dormimos, podemos soñar algo que cambie nuestra vida para siempre.

1. La estructura en anillo del benceno — Augusto Kekulé

Augusto Kekulé fue un químico alemán que es considerado como uno de los precursores de la teoría de la estructura química. A él se le debe el descubrimiento del anillo de la estructura química del benceno, considerado un importante avance en el mundo de la química. Según Augusto comentó en una ceremonia que la Sociedad Química Alemana realizó en su honor al cumplirse 25 años de su primer escrito sobre el benceno, su descubrimiento tuvo como origen un sueño en el que una serpiente se mordía la cola. Esta imagen acudió a su mente años después, mientras estudiaba la naturaleza de los enlaces carbono-carbono, y fue fundamental para su trabajo.

2. La tabla periódica de elementos — Dmitri Mendeléyev

Dmitri Ivánovich Mendeléyev fue un químico ruso que alcanzó el reconocimiento mundial de la comunidad científica gracias a la publicación de su Tabla Periódica de Elementos Químicos, en la cual disponía los elementos químicos tomando en cuenta las masas atómicas. En el libro El sueño de Mendeleiev: de la alquimia a la química, el autor Paul Strathern le adjudica a Mendeléyev la siguiente frase: “En un sueño, vi una tabla en la que todos los elementos encajaban en su lugar. Al despertar, tomé nota de todo en un papel”. Más allá de que esta versión sea cierta o no, no hay dudas de que es sumamente pintoresca.

3. “(I Can’t Get No) Satisfaction” — Keith Richards

Podría decirse que “(I Can’t Get No) Satisfaction” es la canción emblemática de la banda inglesa The Rolling Stones. Tan relevante es esta canción para la historia del rock que la revista Rolling Stone la ubicó en el segundo lugar entre “Las 500 canciones más grandes de la historia”. Su compositor, el guitarrista Keith Richards, se durmió una noche de 1965 mientras grababa con su guitarra el riff de la canción. Al despertarse al día siguiente, descubrió que habían quedado grabados 42 minutos. Dos de esos minutos correspondían a la canción y los cuarenta restantes, a sus ronquidos.

Ese mismo día, Richards le mostró la grabación a Mick Jagger, que se encargó de ponerle letra. Así surgió uno de los mayores himnos del rock mundial.

4. Pierre Menard, autor del Quijote — Jorge Luis Borges

El escritor argentino Jorge Luis Borges es considerado uno de los mayores escritores de la lengua castellana y uno de los más relevantes del siglo XX a nivel mundial. Si bien era poeta y ensayista, su obra cobró fama gracias a sus ficciones. Ya había publicado varios libros de poesía, ensayos y ejercicios narrativos, pero la escritura de ficción tuvo como desencadenante un accidente que Borges tuvo a los 39 años.

El marco de la hoja de una ventana que él no pudo ver le produjo una herida en la cabeza que lo dejó convaleciente durante varios días. Entre el delirio provocado por la fiebre y sus adormecimientos constantes, Jorge Luis Borges concibió el argumento de la que sería su primera ficción, Pierre Menard, autor del Quijote. Esta pieza clave de la literatura del siglo XX surgió, entonces, gracias la deriva onírica en la que la mente de Borges se encontraba durante el padecimiento, y fue escrito aún durante su convalecencia.

5. Teoría de la relatividad — Albert Einstein

Albert Einstein es mucho más que uno de los físicos más importantes de la historia. Es, también, y a nivel popular, un ícono cultural y una referencia obligada cuando se habla de grandes genios de la humanidad.

Su Teoría de la Relatividad, que significó una revolución mundial en el mundo científico surgió, aparentemente, gracias a un sueño. No es raro, ya que el físico alemán solía darle una gran importancia a la imaginación, y la ubicaba por encima del conocimiento. Einstein solía afirmar que el origen de su famosa “Teoría” fue un sueño en el que aparecían vacas electrocutadas.

6. “Yesterday” — Paul McCartney

Otro clásico del rock de otra banda inglesa. The Beatles han marcado un antes y un después no solo en la historia de la música, sino que culturalmente su influencia fue tal que podría afirmarse que el mundo no fue igual después de ellos. Mencionamos anteriormente la lista de “Las 500 canciones más grandes de la historia” de la revista Rolling Stone. En dicha lista, figuran 23 canciones de The Beatles, 9 más que la segunda, The Rolling Stones.

Si bien figura como de autoría compartida con John Lennon, lo cierto es que tanto la música como la letra de “Yesterday” le pertenecen a Paul McCartney. Según se cuenta en la mayoría de las biografías del músico y de la banda, Paul soñó la melodía completa de la canción mientras dormía en la casa de su novia Jane Ashen. Al despertarse, la grabó tocándola en el piano, y, durante un tiempo, creyó que la melodía no era suya, que la había plagiado, hasta que después de consultarlo con expertos en el tema, se convenció de que le pertenecía.

7. El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde — Robert Louis Stevenson

Otro clásico de la literatura. Robert Louis Stevenson fue un cuentista, novelista y ensayista escocés que ha dejado dos obras que se encuentran entre los mayores clásicos de la literatura universal: La isla del tesoroEl extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde. Esta última cuenta la historia del doctor Jekyll, quien experimenta en la búsqueda de un poción que logre separar de una persona la esencia maligna de la benigna. Él mismo bebe la poción y, a partir de entonces, su parte malvada lo lleva a convertirse en el Sr. Hyde, un ser maléfico y de apariencia horrorosa que se comporta de un modo criminal.

Esta obra fue tan famosa que existen de ella versiones cinematográficas, teatrales y hasta parodias incluidas en comedias de TV y dibujos animados. Según comentó el mismo Stevenson, el origen de su obra fue uno de sus sueños, a los cuales él llamaba sus “duendes tenebrosos”.

8. El método cartesiano — René Descartes

René Descartes nació en 1595 y fue filósofo, físico y matemático. Podría decirse que su aporte fue fundamental para cambiar la forma en que se pensaba el mundo. Para él, la clave estaba en la razón, y era desde allí que debía interpretarse y analizarse todo aquello que estaba al alcance de los seres humanos.

Descartes una noche tuvo un sueño en el que alguien le recitaba un verso “Qué es y qué no es”. Al despertar, el filósofo reflexionó sobre su sueño y entendió que esa frase escondía una revelación: había que imponer una ciencia que abordara el conocimiento humano desde la razón. Y entonces, se propuso dudar de todo lo que sabía y veía con el fin de poder establecer qué era cierto y qué falso.

Aquel extraño sueño, por lo tanto, daría origen al método cartesiano, que provocó un cambio radical en el mundo del pensamiento.

9. Teoría química de la trasmisión neuronal — Otto Loewy

Otto Loewy fue un fisiólogo alemán que obtuvo el Premio Nobel de Medicina en 1936 gracias a un descubrimiento que surgió de dos de sus sueños. La historia es atractiva: Otto estaba convencido de que la transmisión neuronal era química y no eléctrica. Se trataba de dos teorías que tenían defensores y críticos de ambas partes. Otto, una noche, soñó con el experimento que podría demostrar científicamente que la transmisión neuronal era química. Se despertó agitado en medio de la noche y anotó su experimento para no olvidarlo. Luego, siguió durmiendo.

Al día siguiente, cuando despertó y leyó lo que había escrito, descubrió que no podía entender su letra. Durante todo el día trató de descifrar lo escrito, de recordar su sueño, pero no pudo. Sin embargo, ocurrió algo inesperado: Otto volvió a tener el mismo sueño de la noche anterior, y al despertarse en medio de la madrugada, decidió que no volvería a correr riesgos. Se levantó y se dispuso a llevar a cabo el experimento de inmediato.

10. Terminator — James Cameron

Según cuenta la leyenda, James Cameron cayó enfermo mientras filmaba en Roma un spot publicitario. La enfermedad le produjo fiebre y la fiebre le provocó un sueño: un esqueleto metálico que surgía de las llamas de una explosión. Esa imagen fue, ni más ni menos, el germen de Terminator, la película que le daría la posibilidad de que el mundo entero conociera su trabajo.

Si eso fuera cierto, podríamos decir que la carrera de uno de los cineastas más exitosos de todo los tiempos le debe buena parte de su éxito a una pesadilla. ¿Qué hubiera sido de Cameron y de sus millones de fanáticos sin ese sueño? ¿Habrían sido posible Aliens, el regreso, Titanic, Avatar?

¿Has tenido algún sueño o pesadilla que haya significado un antes y un después en tu vida? ¿Puedes compartirlo con nosotros? Te esperamos en los comentarios.