Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Métodos de vigilancia que utiliza la publicidad en Internet (por ejemplo, aplicaciones fuera de línea)

Las redes sociales lo saben todo sobre nosotros: datos básicos, planes, gustos, hábitos e incluso estados de ánimo. Parece que es hora de acostumbrarse a esto, pero hay cosas que todavía dan miedo. Por ejemplo, la publicidad dirigida. Estarás de acuerdo con que te sientes un poco incómodo cuando el teléfono te muestra carteles con zapatos que recientemente te probaste en la tienda. Entonces, ¿cómo saben los anunciantes sobre cada una de nuestras acciones?

Genial.guru ha preparado 10 respuestas a esta pregunta.

1. Los anunciantes recogen datos de cuentas en redes sociales

Las redes sociales trabajan con anunciantes, proporcionándoles nuestros datos personales. Cuando creamos un perfil en las redes sociales, al menos proveemos información sobre edad, educación, opiniones políticas, intereses, películas favoritas, etc. Por lo tanto, si indicaste “tocar la guitarra” en la parte de “Mis intereses”, no te sorprendas si ves constantemente anuncios de guitarras Yamaha.

Por cierto, esto está escrito abiertamente en la política de privacidad de Google: “Si tienes una cuenta de Google, podemos mostrar tu nombre de perfil, foto del perfil y las acciones que realices en Google o en aplicaciones de terceros conectadas a tu cuenta de Google (como hacer +1, escribir reseñas y publicar comentarios) en nuestros servicios, incluida la aparición en anuncios y en otros contextos comerciales”.

2. Compran datos fuera de línea de tus aplicaciones

Las aplicaciones en nuestro teléfono son fuentes de datos fuera de línea. A menudo escribimos algunas notas o compartimos datos personales en un diario fitness, pero nos olvidamos de una cosa: al instalar la aplicación, aceptamos el procesamiento de nuestros datos.

Según la revista Forbes, los datos fuera de línea caen en manos de anunciantes gracias a las plataformas útiles para ellos, como, por ejemplo, Segmento. Este programa utiliza tecnología suya para comprar publicidad en tiempo real. Para decirlo sin rodeos, se trata de una subasta de datos de usuarios, sobre la base de los cuales la plataforma selecciona público destinatario de acuerdo con los criterios especificados. Además, sabe cómo identificar a los usuarios que están más inclinados a comprar.

Por otra parte, para comenzar a utilizar una aplicación, primero tienes que vincular una de tus cuentas (Google, Gmail, etc.), donde se almacenan todos tus contactos, pedidos, correspondencia, fotos, etc. Y esta es una forma adicional de saber más sobre nosotros.

3. Siguen que páginas visitas

¿Has notado, al entrar a algún sitio, una ventana de notificación emergente, que te advierte sobre la colección de Cookies? Es un pequeño fragmento de datos a través del cual el navegador recibe toda la información que necesita de tu computadora. Bueno, los banners publicitarios se adaptan a nosotros basándose en las cookies, que almacenan todos los datos sobre nuestros movimientos en páginas web, búsquedas, clics.

Si las cookies almacenan datos sobre nuestra visita a sitios web de deportes, nos perseguirá la publicidad de esta categoría de productos, por ejemplo, trajes deportivos, incluso si solo entramos para ver el clima. Lo mismo ocurre con las ventanas emergentes cuando hacemos clic en un banner o marcamos “No me importa”: proporcionamos a los anunciantes más información sobre nuestras preferencias.

Casi el 80% de todos los sitios de Internet en el mundo utilizan contadores y widgets con los que recopilan información sobre todas nuestras actividades en Internet. Rusia, los Estados Unidos y el Reino Unido están entre los primeros países en la lista de cantidad de sensores ocultos del comportamiento en Internet.

4. Te buscan por las palabras clave en los buscadores

Navegadores como Google, Yahoo! y MSN, analizan nuestros datos de búsqueda y colocan anuncios dirigidos, junto con los resultados de búsqueda regulares. A menudo, las empresas pagan a los motores de búsqueda para que ocupen los primeros puestos por las palabras clave específicas. Es por eso por lo que, cuando, por ejemplo, buscamos un gimnasio, la mayoría de las veces vemos grandes compañías en las primeras líneas, y en los márgenes de la página anuncios de nutrición deportiva o aditivos alimentarios que no nos interesan.

5. Siguen tus compras con una tarjeta para acumular puntos

Cada vez que usamos una tarjeta de alguna tienda, permitimos registrar en ella todos los bienes comprados por nosotros. Sobre esta base, se recopilan datos sobre lo que compramos con mayor frecuencia y también se identifica a los consumidores con gustos similares. Y si la mayoría de ellos ha comprado el mismo producto, pero tú no lo has hecho, entonces no te sorprendas si de repente ves un anuncio publicitario con este producto.

Muchas plataformas, como Amazon, también recomiendan cosas basadas en lo que ya hemos comprado o revisado en Internet. Las tiendas en línea a menudo utilizan cookies para rastrear nuestras compras e incluso los artículos que hemos puesto en el carrito de compras.

6. Utilizan tu uso del wifi gratis

Causa miedo cuando notamos que la publicidad nos está siguiendo no solo en el mundo digital, sino también en el mundo real. Por ejemplo, entramos a Instagram y vemos una publicación con la pregunta: “¿Este es tu barrio?” y un anuncio de un café en el que estuvimos hace un par de horas.

Así es como sucede: nos conectamos a wifi gratis en el café, donde a menudo te piden ingresar un número de teléfono o una dirección postal. Luego, esta información se transmite al proveedor de publicidad, y entonces vemos publicaciones o banners sobre el lugar donde estuvimos recientemente.

Además, cuando pasamos con wifi encendido cerca de un lugar donde se encuentra un enrutador el teléfono inteligente automáticamente intenta conectarse a él y le da tu identificador técnico. Una vez que el enrutador haya registrado información sobre el dispositivo, comenzarás a recibir ofertas promocionales para comprar una oficina o departamento en este complejo.

7. Te persiguen de un sitio a otro

Una vez que ponemos “me gusta” o reposteamos algo que nos agradó, comenzamos a ver anuncios de él en cada página. Ni bien entras para leer las noticias, aparece un anuncio publicitario con un recordatorio para comprar el par de zapatos que has revisado recientemente.

Los anunciantes nos rastrean con la ayuda de un método relativamente nuevo: look-a-like. Este es un mecanismo de publicidad que permite mostrar banners solo a las personas adecuadas. El método es muy simple: en la base de clientes existente se realiza una búsqueda de personas similares a las que se ofrece publicidad relevante.

8. Estudian tus rutas

Las plataformas como Instagram y Google, por ejemplo, utilizan herramientas que pueden ser utilizadas por cualquier organización para mostrar anuncios a personas que están dentro de su alcance.

Por lo tanto, si todos los días pasamos por una calle determinada, veremos anuncios de cafés y tiendas de este barrio en particular. Además, si te conectas a wifi en el metro, entonces existe la oportunidad real de rastrear la ruta que tomas regularmente.

9. Utilizan doble autorización

¿Has notado que, recientemente, plataformas como Google utilizan doble autorización, y no solo solicitan una dirección de correo electrónico, sino también un número de teléfono? De esta manera los anunciantes rastrean los usuarios de cuales regiones visitan ciertas páginas web con más frecuencia y luego muestran banners con anuncios relevantes.

10. Estudian todas tus búsquedas realizadas mediante comandos de voz

Recientemente, muchos se enfrentan a esta situación: una persona está en un café, habla sobre un concierto con amigos a los que les gustaría ir, y después de un tiempo, entra en Instagram y ve una publicidad con entradas para este evento. ¿Cómo sucede esto?

Sí, lo más probable es que nos escuchan. Pero no nuestras conversaciones, sino los comandos de voz que podemos haber utilizado durante la comunicación con amigos. Una vez que hacemos clic en el ícono del micrófono y decimos: “¡Ok, Google!” u “¡Hola, Siri!”, los anunciantes van a conocer todo lo que buscamos. Todas nuestras búsquedas realizadas mediante comandos de voz hechas con el teléfono, las aplicaciones y los sitios que utilizan los servicios de voz de Google se almacenan en el historial de actividad de voz y audio de Google.

¿Con qué publicidad te encuentras más a menudo?

Compartir este artículo