Mis padres me repudian porque separé a mi hermana de su pareja

Historias
hace 10 meses

Las relaciones familiares son complejas y a veces, a pesar de que hay mucho amor, no es suficiente para resolver los problemas y dejar los resentimientos. Este fue el caso de una chica que se vio obligada a escoger entre hacer lo que creía correcto o perder el cariño de su hermana y sus padres. Aunque cada familia es distinta, sin duda no nos podremos quedar indiferentes después de conocer la historia completa.

Conocer más sobre los conflictos familiares de personas como nosotros puede ayudarnos a tener otra perspectiva sobre nuestros propios seres queridos y a comunicarnos mejor con ellos. Ya sean diferencias respecto a la crianza de los hijos con la pareja, conflictos sin resolver con los padres o algún malentendido con los suegros, todos sabemos que este tipo de desacuerdos pueden robarnos la tranquilidad.

Como alguien que llevaba más de un año yendo a terapia, estaba horrorizada con sus comentarios. No supe qué hacer durante mucho tiempo: pensé en reportar a su novio, pero no lo hice. No podía hacerlo, ya que no había pruebas de lo que decía mi hermana, y estoy bastante segura de que ninguno de los que estaban en la cena me apoyaría, con tal de mantener la paz (como siempre). Pero me alegro de no haber denunciado a ese pobre hombre, puesto que ni él mismo sabía todo lo que estaba pasando.

Honestamente, al principio me dolía mucho haber perdido a mis padres e incluso a mi hermana, pero a medida que pasan los meses, me siento cada vez mejor. Actualmente, asisto a una universidad a casi 4 horas de casa y vivo en una residencia de estudiantes. Aunque extraño mi casa y a mis padres, me he dado cuenta de que ellos tuvieron mucho que ver con el daño a mi salud mental debido a su evidente favoritismo.

El trato diferente y los conflictos entre hermanos y padres son problemas bastante comunes en muchas familias. Por eso, hemos decidido buscar algunos consejos de los expertos para lidiar con las diferencias y sobre todo conservar la tranquilidad y la paz mental.

  • El favoritismo por parte de los papás no solo afecta al hermano que no recibe tanta atención, sino también a aquel que la recibe. Puede hacer que un niño desarrolle ira, problemas de comportamiento, mayores niveles de depresión, falta de autoestima o rechazo hacia los demás.
  • Para el hijo que obtuvo más atención o aprobación, es importante desapegarse de la presión o el juicio de sus padres. Si se siente ansioso o responsable por el bienestar de sus padres, aprender a establecer límites puede ser un primer paso esencial. Reconectarse con los hermanos menos favoritos como adultos también puede ayudar a establecer un lazo más saludable.
  • Por otro lado, para el hijo menos favorecido, es recomendable que trate de encontrar tantos recursos como sea posible para ayudarse a sí mismo a lidiar con los efectos emocionales y sociales del favoritismo. Aprender a reconocer su valor y concentrarse en aquellas áreas de su vida en las que ha mostrado fortaleza y capacidad puede ayudarlo a reconstruir su autoestima.
  • La terapia familiar puede ser una de las mejores formas de resolver este tipo de conflictos para todos los implicados, dejar atrás los resentimientos y sanar los vínculos familiares. Un psicólogo especializado en este tipo de terapia puede identificar en qué ha afectado el favoritismo a cada uno de los miembros de la familia.
Imagen de portada luminous-martyr / Reddit

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas