Genial
Genial

10 Mitos de superhéroes que nos creemos gracias a las películas

Las películas y las series modernas agitan las mentes, no solo de los aficionados del cine, sino también de algunos expertos. Especialmente, los químicos, médicos, especialistas en balística. Al fin y al cabo, ellos saben que, con frecuencia, lo que vemos en la pantalla es ficción, y se sorprenden porque todavía muchos creen en ello.

Genial.guru quiere contarte a fondo determinadas situaciones populares de películas y series de televisión que nunca, jamás, podrán suceder en la vida real.

Mito 1: una poderosa explosión a pocos metros del protagonista no le provoca ningún daño

En realidad, el daño al héroe lo puede causar no solo la explosión en sí misma, sino también la onda expansiva. Es capaz de destruir edificios enormes y dañar los órganos internos de una persona próxima a ella. La energía de esta onda depende del tipo de explosivo y del lugar donde se produce la explosión. Incluso la creación de una presión ligeramente más alta que la atmosférica normal en la onda expansiva ya puede acabar con la vida de una persona. Encontrarse cerca, en cualquier caso, no es para nada recomendable.

Mito 2: después de un golpe en la nuca, la persona pierde la conciencia, pero luego se siente como si no hubiera pasado nada

La pérdida de la conciencia tras sufrir un golpe en la cabeza indica un daño grave causado en el cerebro. Lo menos que le puede pasar a una persona en este tipo de situaciones es una conmoción cerebral. Al despertarse, el héroe se sentirá, por decirlo suavemente, no del todo muy bien. Náuseas, mareos, confusión de la conciencia y otros síntomas desagradables le esperan. Salvar el mundo, tras esto, no estará en sus planes.

Mito 3: la colilla de un cigarrillo puede hacer que arda la gasolina

En teoría, se puede prender fuego a la gasolina con un cigarrillo. La temperatura de ignición de esta es de aproximadamente 260–280° C, mientras que el cigarrillo alcanza una temperatura de 260–300° C cuando se le da una calada. Pero el punto clave aquí es que el cigarrillo debe arder y estar en la boca de una persona. Al ser arrojada, carece de la temperatura necesaria, por lo que no puede provocar un fuego en contacto con la gasolina.

Mito 4: es fácil asesinar a una persona en el agua

El agua es 800 veces más densa que el aire. Cualquier objeto que se mueva en el agua experimenta una gran resistencia a su movimiento, por lo que disminuye su velocidad. Dado que un disparo, por regla general, no se produce verticalmente, sino por un ángulo, para escapar basta con que la persona bucee, incluso a poca profundidad.

Y debido a la refracción de la luz es difícil acertar en el blanco si este está bajo el agua.

Mito 5: si se vierte nitrógeno líquido a una persona, esta se dispersará en trozos de hielo

Cuando el nitrógeno líquido entra en contacto con la piel, realmente provoca un efecto frío. Pero congelar completamente a un humano al verterle un cubo de esta sustancia es imposible. Tampoco funciona este truco con el metal. Un experimento interesante sobre este tema se puede ver aquí.

Mito 6: saltar desde una gran altura a un pajar / contenedor de basura es seguro

Como dicen los expertos, al saltar desde una gran altura al heno, en general, es difícil incluso acertar sin llegar a aterrizar al lado de este. Pero si hablamos en serio, los estudiantes de la Universidad de Leicester (Reino Unido) calcularon las posibilidades de supervivencia de las personas que efectúan el llamado “salto de fe” en un pajar de un metro y medio. Atendiendo a sus datos, un salto desde una altura de 12–13 metros (3-4 pisos) ya puede causar daños graves.

Mito 7: el chaleco antibalas hace que el héroe sea invulnerable

Los chalecos antibalas livianos que no se aprecian por debajo de la ropa no pueden proteger contra los disparos de un fusil de asalto. La mayoría de ellos son capaces de proteger contra una pistola, pero tampoco impide la aparición de lesiones a su portador. Los hematomas y las costillas rotas son consecuencias habituales de una bala que penetra en un chaleco.

Мito 8: otra persona es un excelente escudo antibalas

Las balas de algunas pistolas penetran lo suficiente para atravesar a dos personas. Pero los proyectiles de otros tipos de armas son capaces de traspasar blancos aún más complejos. Por ejemplo, un disparo de un revólver puede perforar tres sartenes de hierro fundido.

Mito 9: puedes arrojarte contra un cristal y romperlo sin cortarte

El vidrio de la ventana no es tan fácil de romper. En el cine, para este tipo de escenas utilizan vidrio de azúcar falso, cuyos fragmentos salen disparados de manera impresionante sin causar daños. En la vida real, una persona puede no conseguir romper la ventana y, en caso de que tuviera éxito, corre el riesgo de sufrir lesiones, cuanto menos, graves.

Mito 10: es fácil romper una silla, una mesa u otros muebles con la espalda

Para entender lo absurdo de esta situación, basta con recordar las lesiones típicas de accidentes domésticos. Qué sensaciones más desagradables nos llegan nada más golpearnos solo el meñique del pie contra el sofá... La espalda, que rompió una mesa, no dolerá menos. En el mejor de los casos, la persona saldrá con un par de hematomas y, en el peor, con una fractura de las vértebras. Y ciertamente no se sentirá después de eso sano, feliz y dispuesta a seguir luchando como si nada.

¿Y qué momentos inverosímiles notaste tú en las películas?

Leonid Khan para Genial.guru
Genial/Curiosidades/10 Mitos de superhéroes que nos creemos gracias a las películas
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos