Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Tesoros y reliquias históricas que todavía no fueron hallados

Las conquistas, las guerras y las grandes historias de la antigüedad dejaron a su paso una gran cantidad de misterios relacionados con tesoros y reliquias. Muchos se han resuelto o encontrado con el paso de los años, pero otros tantos desaparecieron sin dejar rastro, solo algunas pistas, y es por eso que siguen siendo enigmas, a pesar de los muchos intentos de investigadores y cazatesoros por encontrarlos.

En Genial.guru queremos hablarte sobre 10 tesoros históricos que la humanidad aún no ha encontrado. Algunos solo valen su peso en oro, pero otros podrían revelar datos importantes sobre nuestra propia historia.

1. El oro de Atahualpa

Atahualpa se convirtió en el último gran soberano inca después de vencer a su hermano en una lucha por la conquista del trono del Imperio. Sin embargo, nunca llegó a ser coronado, porque Francisco Pizarro lo capturó y apresó. A pesar de que Atahualpa le entregó caravanas de oro para su liberación, ante el miedo de un ataque inca, los españoles decidieron ejecutarlo. Pizarro se llevó mucho de ese tesoro a España, pero ¿dónde está el resto?

2. El tesoro que esconde el Rollo de Cobre

Los Manuscritos del Mar Muerto son una serie de pergaminos encontrados accidentalmente por pastores en Qumrán, un lugar situado a orillas del mar Muerto. Cada papiro contiene historias de la antigua Jerusalén que datan del 250 a. C. hasta el 66 d. C. Pero el más extraño de todos fue el Rollo de Cobre, el último que se encontró: estaba fabricado de una aleación de cobre y estaño, y explicaba cómo encontrar grandes cantidades de oro y joyas distribuidos en templos, valuados hoy en más de un billón de dólares. Nunca se encontraron dichos tesoros, por lo que se especula que se perdieron cuando Roma saqueó Jerusalén.

3. El tesoro del capitán Kidd

William Kidd fue un despiadado capitán inglés que comenzó como aprendiz de marinero en una embarcación pirata. Sin embargo, cuando creció y pudo integrarse a la tripulación de un barco corsario, organizó un botín y se nombró a él mismo el capitán de la nave. De ahí en más, su popularidad aumentó, trabajando por su cuenta y bajo las órdenes de la corona inglesa. Cuando Kidd se enteró de que era buscado por piratería, escondió parte de su tesoro en la isla Gardiners, cerca de East Hampton, en Nueva York. Actualmente, todavía hay obsesivos cazatesoros que lo buscan.

4. El botín de Jesse James

El 3 de abril de 1882, Jesse James, uno de los forajidos más buscados en Estados Unidos, fue asesinado por un miembro de su banda para cobrar una recompensa de 10 mil dólares. Eso lo convirtió para siempre en un hito de la historia norteamericana. Se dice que escondió un tesoro donde guardó toda la fortuna que hizo durante sus robos, pero este nunca fue encontrado.

5. El tren de oro de Polonia

En 1943, Alemania comenzó un proyecto de construcción de una ciudad subterránea a la que llamó Rise (“Gigante”, en alemán). Sin embargo, en 1945, la idea tuvo que ser abandonada debido a la guerra. Se dice que cuando se abandonó el lugar, algunos oficiales escondieron un “tren del tesoro” que contenía joyas y armamento en las montañas del Búho, las cuales están situadas entre Breslavia y Walbrzych, y donde se encuentra un complejo sistema de túneles subterráneos que son las ruinas del proyecto que fracasó.

6. El oro del lago Guatavita

En la cordillera oriental de Colombia, en el municipio de Sesquilé, a 3 100 metros sobre el nivel del mar se encuentra el lago Guatavita. Esta depresión montañosa es perfectamente circular, tiene 700 metros de diámetro y está rodeada de bosques nativos. Según dice la leyenda, allí, el pueblo indígena muisca realizaba un ritual muy particular. ¿En qué consistía? Para nombrar a un nuevo Zipa (cacique), este era subido junto a otros cuatro caciques en una balsa adornada con mucho oro y esmeraldas para ofrecerles a los dioses. Una vez que la embarcación llegaba al centro del lago, el pueblo que se encontraba en la orilla arrojaba oro y piedras preciosas al agua.

En la foto podemos apreciar a la balsa dorada, una pieza de orfebrería hecha por la cultura muisca que actualmente se exhibe en el Museo del Oro de Bogotá. Además de su valor histórico, esta pieza evidencia la veracidad de la historia.

7. El Tesoro de Lima

Desde el siglo XVI y hasta comienzos del siglo XIX, España controló el territorio peruano. En 1820, luego de varios años de presión debido a las guerras de independencia en América del Sur, el virrey de Lima vio que una revuelta estaba a punto de llegar y decidió enviar toda la riqueza acumulada durante esos años a México. Esta tarea le fue encargada a William Thompson, capitán del “Mary Dear”, y a su tripulación, quienes en medio del viaje no resistieron la tentación y se convirtieron en piratas, acabando con las vidas de guardias y sacerdotes acompañantes.

Según cuenta la leyenda, Thompson se dirigió a la Isla del Coco, a unos 560 kilómetros de lo que hoy es Costa Rica, y, junto con sus hombres, enterró el tesoro en alguna parte. Este botín, que contenía piedras preciosas, candelabros y dos estatuas de oro macizo de tamaño natural de María sosteniendo al niño Jesús, nunca fue encontrado.

8. Los millones de Kruger

Entre 1883 y 1900, Paul Kruger fue presidente de la República de Sudáfrica. Según el mito, durante la segunda guerra bóer, el hombre ocultó un tesoro repleto de oro y diamantes para evitar que los británicos lo encontraran. Supuestamente, este botín valuado en unos 500 millones de dólares de hoy yace en las proximidades del río Blyde, en la provincia de Mpumalanga.

9. Tumba de Nefertiti

La figura de Nefertiti es un misterio para la arqueología, porque en un momento histórico se la dejó de nombrar y es imposible saber por qué o cómo murió. Por algún tiempo se dijo que su cuerpo era el de una momia que ya había sido excavada, pero esta no soportó las pruebas de ADN y no hubo pruebas que lo confirmaran. Otra teoría hablaba de que su momia estaba escondida en una cámara secreta en el mismo sitio donde se encontraba la tumba de su hijo, Tutankamón, pero todo eso resultó ser mentira.

10. Tumba de Cleopatra

La reina Cleopatra todavía es una figura de culto, sobre todo por su final. Aunque no se sabe a ciencia cierta, se cree que se dejó picar por una cobra o que tomó un brebaje tóxico, pero lo cierto es que prefirió la muerte a que el ejército romano la llevase cautiva. El lugar donde se haya enterrado su cuerpo es uno de los misterios más investigados por la arqueología.

Bono: algunas reliquias y tesoros históricos que sí fueron hallados

1. Papiros de Oxirrinco: trabajos literarios de los siglos I al IV

Los Papiros de Oxirrinco son un conjunto de textos en griego y latín, los cuales fueron descubiertos en la ciudad de Oxirrinco, situada en el Alto Egipto, en 1897. Son de un invaluable contenido histórico porque nos hablan de la literatura, la poesía, la historia y los modos de vida de la humanidad desde el siglo I al IV d. C. Los Papiros de Oxirrinco también incluían otros textos más extraños, por ejemplo, algunos de ellos contenían hechizos mágicos. Uno de estos, traducido recientemente, invocaba a los dioses para que hicieran que una mujer se enamorara del hombre que lanzara el hechizo.

2. Guerreros de terracota

En China, 1974 fue una época de sequía. Desesperados por encontrar un poco de agua, agricultores cavaron un pozo de un metro, pero se chocaron con la cabeza de una escultura. Fue entonces cuando llamaron al arqueólogo Zhao Kangmin, quien se encargó de reconstruir las piezas del primer guerrero de terracota y de catapultar el descubrimiento de los 8 mil restantes.

3. Göbekli Tepe

Se trataría nada más ni nada menos que del primer templo en la historia de la humanidad, o así lo anunció el arqueólogo Klaus Schmidt en el 2000. Este se encuentra ubicado en Turquía, y Göbekli Tepe es el nombre con el que los pobladores de la región llamaban a ese cúmulo de roca caliza que todavía no había sido excavado. El monumento data de la época neolítica (cuando los humanos recién estaban comenzando a asentarse y a establecer comunidades), lo que significa que las rocas deben haber sido levantadas a mano.

4. Biblioteca de Asurbanipal

Asurbanipal fue el último rey del Imperio asirio, y fue uno de los pocos monarcas que sabía leer y escribir. Por eso hizo construir en su palacio una gran biblioteca, la cual fue reconocida como la primera del mundo, y donde guardó más de 20 mil tablillas escritas en cuneiforme (usando una cuña), en acadio y sumerio, y que hablaban desde la literatura hasta la historia y las ciencias. El palacio del rey fue descubierto en 1847, y, actualmente, las tablillas son exhibidas en el Museo Británico.

¿Crees que alguna vez podremos resolver estos misterios de la humanidad? ¿Cuál de todos los de la lista te sorprendió más? ¿Habías escuchado hablar de ellos? Cuéntanos en la sección de comentarios.