Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

11 Curiosidades sobre los astronautas que viajan al espacio

Ir al espacio se ha convertido para muchos en un deseo o un sueño por cumplir, en un gran anhelo de infancia y también de adultez. No podemos negar que ver ante nosotros un espacio infinito lleno de cosas por descubrir y explorar, ver el mundo desde una perspectiva distinta, debe de resultar totalmente hermoso, enloquecedor y único, pero quizá nos faltan datos de lo que supone hacer un viaje por el espacio.

En Genial.guru queremos contarte algunos datos curiosos no tan conocidos sobre la vida de un astronauta en el espacio exterior.

1. Todo cambia para el sentido del gusto

El sentido del gusto es uno de los aspectos que los astronautas ven alterados durante su estancia en el espacio. Piensan que este hecho puede estar relacionado con la degradación de los alimentos o a que los fluidos del cuerpo se ven afectados por la gravedad reducida, pero el hecho es que la comida no les sabe igual.

2. El agua se vuelve un bien escaso y muy preciado

El agua es un bien bastante reducido en el espacio, ya que casi todo el agua que tienen en la nave proviene de la Tierra. Por este motivo deben repartirla y racionarla con cuidado y minuciosidad, sobre todo a la hora del aseo personal: los astronautas humedecen un paño con jabón para hacer espuma y poder bañarse o usan jabón líquido que no requiere de enjuague.

3. Querer llorar y que la gravedad no te deje

Se puede llorar en el espacio, pero no se llora igual que en la Tierra. A causa de la escasa gravedad, las lágrimas no se derramarán, sino que se quedan pegadas al lagrimal hasta que se retiran con la mano o se secan.

4. Atarse los zapatos es una odisea innecesaria

La escasa gravedad aparece de nuevo para jugar en contra de los astronautas a la hora de ponerse los zapatos. Este hecho junto con la escasa necesidad de usar cualquier tipo de calzado en el espacio, hace que la mayor parte del tiempo vayan descalzos y que cuando usan, sean botas especiales apara solventar el problema con la gravedad.

5. Sueño intermitente

La hora de dormir en el espacio es algo realmente complicado. Los astronautas carecen de peso y por eso duermen en cualquier orientación posible, y deben atarse para no chocar o golpearse con cualquier objeto que se encuentre a su alrededor. Además, suelen tener pequeñas cabinas propias en las que duermen dentro de un saco, y desde donde verán salir y ponerse el sol cada 90 minutos. Un sueño profundo y reparador debe ser más que difícil.

6. Ir al gimnasio en el espacio

Hacer ejercicio en el espacio es tan importante para un astronauta como lo puede ser dormir o comer, para evitar serios daños sobre su estado físico y mental. Estar en un espacio tan reducido durante tanto tiempo puede tener consecuencias, es por eso que los astronautas siguen una estricta rutina de ejercicio que les hará más sencilla su vuelta a la Tierra.

7. Un corazón al despegar y otro distinto al aterrizar

No hablamos en sentido figurado o poético, sino que hablamos de hechos reales. Durante su estancia en el espacio, la forma del corazón de un astronauta cambia volviéndose más esférico a causa de la ingravidez.

8. Si quieres crecer puedes viajar al espacio

La ingravidez también tiene sus efectos sobre la columna de los astronautas, que vuelven más altos de su viaje por el espacio, ya que se reduce la presión. Sin embargo, estos cambios no duran para siempre, en cuanto regresan a la Tierra y la gravedad ejerce su presión, vuelven a su estatura habitual.

9. Ir al baño en el espacio tiene su truco

Ir al baño es algo complejo cuando debes hacerlo en el espacio exterior, es por eso que en las misiones cortas los astronautas llevan una especie de pañal. Sin embargo, en las misiones largas deben hacer frente a unos retretes que carecen de agua y que succionan los desechos.

10. Adiós uñas

Un gran número de los astronautas que han ido al espacio han reportado la posterior caída de las uñas de las manos e incluso heridas en las mismas. Esta pérdida se debe al gran peso y presión (trata de imitar la densidad de la atmósfera de la Tierra) que los guantes que usan ejercen sobre sus manos.

11. El espacio y su característico olor

Algunos de los astronautas que han tenido el privilegio de ir al espacio, han afirmado que tiene un olor característico que se asemeja al olor de la pólvora y del metal.

Realmente impresionante, ¿no crees? ¿Cuál de estos datos te ha parecido más sorprendente? ¿Conoces otras curiosidades sobre los astronautas? Cuéntanos si te animarías a viajar al espacio y a vivir todas estas curiosidades.