Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

13 Descubrimientos increíbles en el espacio que confundieron a los científicos

El vasto universo del que formamos parte está lleno de enigmas que los científicos y astrónomos estudian y tratan de dilucidar. Sin embargo, siempre hay fenómenos y objetos que no pueden ser explicados claramente y que han revolucionado a la comunidad en general por lo extraño de su naturaleza.

Genial.guru quiere presentarte una selección de 13 descubrimientos muy extraños que hicieron los científicos en el espacio y que aún siguen generando cuestionamientos.

1. Cuásares

Los cuásares son objetos astronómicos de muy alta luminosidad que se encuentran en los centros de algunas galaxias. Se cree que surgen cuando un enorme agujero negro, situado en el núcleo de una galaxia, comienza a absorber toda la materia a su alrededor. La enorme velocidad de este suceso produce una gigantesca cantidad de energía liberada en forma de ondas de radio, luz, infrarrojo, ultravioleta y rayos X.

Los cuásares más brillantes pueden eclipsar a todas las estrellas de las galaxias en las que residen, lo que los hace visibles incluso a distancias de miles de millones de años luz. Por ello se encuentran entre los objetos más distantes y luminosos conocidos.

2. Galaxias caníbales

Cuando algunas galaxias masivas dejan de producir sus propias estrellas, acaban “canibalizando” pequeñas galaxias cercanas; es decir, las grandes galaxias engullen a las más pequeñas para seguir creciendo.

Astrónomos australianos observaron a más de 22 000 galaxias y encontraron que, mientras que las más pequeñas eran muy eficientes en la creación de estrellas a partir del gas, las galaxias masivas apenas producían nuevas estrellas, y, en cambio, crecían comiendo otras galaxias. Hay evidencias de que nuestra propia galaxia, la Vía Láctea, es una de estas “caníbales”.

3. Humanoide de Mercurio

En 2011, mientras la sonda MESSENGER de la NASA exploraba la superficie de Mercurio, al norte de la Cuenca Caloris, una fotografía captó la atención y la suspicacia de muchos usuarios, ya que parece corresponder a la silueta de un humanoide.

La explicación de la NASA es que este bloque puede ser parte de la superficie original que precede a la formación de la Cuenca Caloris, la cual se formó con el material expulsado durante el evento de su creación. La acción de ver una imagen familiar en formas de tierra al azar es un tipo ilusión llamado pareidolia, y ya se ha observado anteriormente en Mercurio y en muchos otros planetas.

4. Ráfagas rápidas de radio

Las ráfagas rápidas de radio consisten en un fenómeno astrofísico de gran energía, de origen desconocido, el cual se manifiesta como un pulso de radio fugaz que dura, en promedio, unos pocos milisegundos en distintas partes del cielo fuera de la Vía Láctea.

A diferencia de muchas fuentes de radio, la señal de una ráfaga se detecta en un corto período de tiempo con suficiente fuerza para sobresalir del ruido de fondo. El estallido generalmente aparece como un solo pico de energía sin ningún cambio en su fuerza con el tiempo. Las ráfagas duran varios milisegundos (milésimas de segundo), y múltiples de estas han sido rastreadas en los últimos años hasta su fuente en otras galaxias, aunque aún se desconoce qué las creó.

5. Pasta nuclear, el material más fuerte del universo

En 2018, un equipo de científicos descubrió que existe un material 100 billones de veces más resistente que el acero, y que se encuentra en el interior de la corteza de las estrellas de neutrones. Estas surgen cuando llegan a cierta edad y colapsan en una masa de neutrones.

El material debajo de la superficie de estas estrellas es reconocido como el más fuerte del universo. Como debajo de la corteza de las estrellas, los neutrones y protones se ensamblan entre sí de forma similar a la lasaña, este resistente y rígido material fue bautizado como “pasta nuclear”.

6. El planeta enano Haumea y su misterioso anillo

Un descubrimiento fascinante de la última década fue que no solo los grandes planetas del sistema solar como Saturno, Urano, Júpiter y Neptuno tienen la particularidad de tener anillos, sino que Haumea, el enigmático planeta enano con forma de balón de rugby situado más allá de Neptuno, también cuenta con uno. Esta es la primera vez que se presenta un hallazgo de este tipo en un planeta de ese tamaño y, a la vez, tan lejano.

En contraste con los anillos de Saturno, los cuales son muy brillantes, el de Haumea es bastante más oscuro. Los investigadores suponen que esto se debe a que tiene menos cantidad de hielo de agua, y más de roca y materia orgánica. El anillo está situado a unos 2 287 kilómetros de longitud del centro del pequeño planeta y tiene 70 kilómetros de ancho.

7. La estrella más extraña, KIC 8462852

Esta misteriosa estrella, también llamada Tabby, es ligeramente más brillante que el Sol, y está ubicada a más de 1 400 años luz de distancia de la Tierra. El telescopio espacial Kepler de la NASA reveló un extraño comportamiento en ella: ocasionalmente se atenúa hasta en un 20 por ciento, lo que sugiere que hay algún material en órbita alrededor de Tabby que bloquea su luz.

Una de las hipótesis más aceptadas es que los restos de los cometas han sido atraídos a una órbita relativamente cercana a la estrella. Pero otra posibilidad intrigante es que esta podría ser el hogar de una sociedad tecnológicamente sofisticada que ha construido una megaestructura que bloquea la luz de la estrella.

8. La luna más peculiar, Hiperión

Hiperión es una de las lunas más pequeñas de Saturno, y es un objeto astronómico muy peculiar. Tiene una forma irregular y una inexplicable apariencia similar a una esponja. Una de las hipótesis sobre su estructura es que Hiperión es, en realidad, un fragmento de un satélite mayor que fue parcialmente destruido por un gran impacto hace mucho tiempo atrás.

Al estar lleno de cavidades, su densidad es muy baja. La caótica órbita de Hiperión la hace objeto de fuerzas gravitacionales desde Saturno, las cuales la llevan a realizar vueltas sin control. Su período rotacional tampoco es constante y varía desde una órbita a la siguiente.

9. El primer neutrino

Los neutrinos son una de las partículas subatómicas más pequeñas estudiadas hoy en día por los científicos, y una de las más abundantes en el universo. Sin embargo, debido a que tienen muy poca interacción con la materia, son increíblemente difíciles de detectar.

Un neutrino que golpeó la Tierra el 22 de septiembre de 2017 causó conmoción en la comunidad científica, ya que se descubrió que había sido arrojado al planeta hace 4 mil millones de años por una fuente de energía compacta en llamas, un agujero negro supermasivo en el centro de una galaxia que había estado consumiendo material a su alrededor.

10. Un “unicornio” en el espacio

En este caso tenemos que referirnos nuevamente a la pareidolia, esa ilusión óptica o tipo de fenómeno psicológico que hace que atribuyamos formas conocidas a patrones o formaciones irregulares. Muchos ven la forma de un espectacular unicornio en esta fotografía de la nebulosa Trífida, una enorme nube de gas ubicada en la constelación de Sagitario.

Cabe señalar que hay otras fotografías de esta gran nebulosa donde se ven otros colores y otras formas. Por ejemplo, en su centro puede observarse una estrella gigante azul de tipo espectral, y hay al menos otras 6 estrellas menos brillantes, pero todas con características que demuestran juventud.

11. Agujero negro lanzado a través del espacio

En el sistema CID-42, a 4 millones de años luz de la Tierra, dos galaxias colisionaron y, cuando eso sucedió, también chocaron los dos agujeros negros supermasivos situados en el centro de cada una de ellas. Ambos se fusionaron para formar uno solo, el cual retrocedió ante las ondas gravitacionales producidas por la colisión. Es decir, el agujero negro recién fusionado salió “expulsado” de la galaxia a una velocidad de millones de kilómetros por hora.

El hallazgo revelado por el telescopio espacial Chandra de rayos X de la NASA impactó a la comunidad científica, ya que puede ser la primera evidencia de que estos agujeros cósmicos pueden vagar errantes por el espacio sin ser detectados.

12. Nube Himiko en el universo primitivo

En 2009, el telescopio japonés Subaru, ubicado en Hawái, realizó un hallazgo impresionante. Se trata de Himiko, lo que, en principio, parecía ser una gigantesca nube espacial, pero finalmente se descubrió que es una galaxia con un caliente y resplandeciente halo gaseoso que se extiende a 55 mil años luz de la Tierra. Himiko, que tomó ese nombre de una legendaria reina japonesa, no solo es muy grande, sino que está increíblemente lejos.

Con el telescopio, Himiko se ve en una época que corresponde a unos 800 millones de años después del Big Bang, cuando el presente universo tenía apenas un seis por ciento de su tamaño actual y las galaxias recién comenzaban a formarse. Los científicos están perplejos porque no saben cómo explicar su existencia, ya que no se ajusta a la teoría convencional de la historia y la edad del universo.

13. Sistema estelar Cástor

Cástor es la segunda estrella más brillante de la constelación de Géminis, y la vigesimocuarta estrella más brillante del firmamento. Visualmente, es una estrella binaria cuyos componentes, Cástor A y Cástor B, se mueven en una excéntrica órbita con un período de 467 años. Sin embargo, Cástor cuenta con más componentes que hacen que sea una estrella séxtuple, lo que la convierte en un sistema estelar múltiple tan interesante como para despertar la atención de los científicos.

¿Cuál de estos elementos astronómicos te sorprendió más? ¿Conoces algún otro que deberíamos agregar a nuestra lista? Recuerda dejarnos tu opinión en la sección de comentarios.