«¿Por qué trajiste a esta intrusa?» Mi suegra intentó echarme de la familia, pero terminó exponiéndose a sí misma con su comportamiento tóxico

Historias
Hace 1 semana

Cuando Carlos y yo comenzamos a salir, su madre me toleraba con una sonrisa forzada. Pero cuando nos casamos y empezamos a vivir bajo el mismo techo, perdió los estribos. En un año, mi suegra convirtió mi vida en un infierno, pero ni se imaginaba que el bumerán le regresaría en la cara.

Esta historia la contaré desde la perspectiva de la protagonista, mi hermana. A petición suya, algunos nombres y detalles han sido cambiados.

Parte 1: Hola, soy tu suegra

María Elena es una mujer de principios estrictos, una educadora jubilada. Cree que solo hay dos opiniones en el mundo: la suya y la equivocada. Su segundo principio es que su Carlitos merece lo mejor. Tiene una madre ejemplar: comprensiva, trabajadora, adecuada. Por supuesto, no hay otra mujer como ella, pero su nuera debe entender que ella es la número 2, aunque tiene algo a lo que aspirar.

Lorena, la primera esposa de Carlos, era considerada por su madre como un desastre. No estudió en la universidad, trabaja en una tienda, se maquilla de manera llamativa, se ríe de forma desagradable y limpia mal el inodoro. Cuando Carlos se divorció de Lorena, María Elena saltó de alegría. ¡Ojalá su hijo encontrara ahora a una mujer digna! Pero Carlos se casó conmigo.

Los recuerdos de mi suegra se reescribieron de inmediato. Resulta que Lorena era una buena chica. Sí, sin educación, pero al menos no pretendía ser algo más. Se maquillaba vulgarmente, pero quería ser atractiva a los ojos de su esposo, solo le faltaba sentido del estilo. Podría haber limpiado mejor, pero al menos no ponía los ojos en blanco cuando se le pedía educadamente que limpiara las ventanas y preparara la mesa para la llegada de las amigas de su suegra en la noche de sábado.

Todo comenzó en la boda. Mi suegra comenzó a ajustar mi vestido, diciendo: «Lorena, planchaste mal aquí, se formaron arrugas». Me quedé atónita: «María Elena, el vestido está bien. Y yo soy Lucía». Mi suegra me lanzó una mirada maliciosa: «Sí, no eres Lorena...». Cuando se alejó, me pareció escuchar: «Qué lástima».

En el banquete, María Elena me llamó Lorena 30 veces. Se quejó en voz alta con su hermana de que su nuera comía mucho. Durante nuestro primer baile, me apartó y bailó un vals con Carlos. Y nunca olvidaré su brindis: «Vivan en armonía y no se apresuren a tener hijos, porque es una gran responsabilidad. Muchos se divorcian porque la mujer no está preparada para ser esposa y madre».

Parte 2: Bienvenida al infierno

No teníamos dinero para un apartamento, así que nos fuimos a vivir con los suegros. La pequeña habitación de Carlitos se convirtió en la nuestra, el dormitorio de los padres se lo quedó mi suegro, y María Elena se mudó a la sala.

Desde el umbral, mi suegra comenzó a decirme dónde guardar las ollas y cómo planchar las cortinas. Luego añadió: «Cámbiate, o mancharás el vestido cuando laves los platos». Resulta que antes del banquete, los padres de Carlos decidieron «comer bien en casa». No tuvieron tiempo de recoger la mesa, que estaba llena de platos sucios, cubiertos y bandejas. «También lava la estufa, por favor. Estaba haciendo panqueques y ensucié la superficie», recordó María Elena y se fue a leer un libro antes de dormir.

En medio de la noche, vino a contar el dinero que nos habían regalado. Inmediatamente, comenzó a calcular en qué gastarlo. Primero decidió comprar una nueva lavadora: «Trajiste un montón de ropa. No entiendo para qué necesita tantos vestidos cortos una mujer casada. Dios, yo nunca usaría algo así».

Nos despertamos a las 6 de la mañana: María Elena vino a ventilar nuestra habitación. La habitación se llenó con su voz chirriante: «Los manzanos y perales florecían...». Era un otoño lluvioso.

Pensaba que la nuera debía complacer a la suegra, es la madre de mi futuro esposo, después de todo. Y ella debería entender que no soy su competidora. ¡Ja! A María Elena no le gustaba nada de lo que hacía. Cualquier intento de tener una conversación humana era cortado por ella. Cada día tenía hasta 10 comentarios para mí como:

  • «¿Quién te enseñó a pelar papas? Me iré a la quiebra si sigues pelando la piel en trozos tan grandes»
  • «¿Plancharon el tul? ¿Por qué no guardaste la tabla de planchar de inmediato?»
  • «No leas en el baño, la luz no es gratis».

«Probé tus albóndigas, no me gustaron. Pero no preparaste nada más, así que tu suegro y yo las comimos. Oh, tendré que tomar unas pastillas.»

Inmediatamente, dijo que dividiríamos los gastos de servicios públicos «entre dos familias». Recogía los recibos y hacía los cálculos, luego nos daba un papel con la suma, que teníamos que pagar en efectivo de inmediato. Si no teníamos el dinero en ese momento (Carlos y yo trabajábamos en la misma empresa por un tiempo y a menudo nos retrasaban el salario), mi suegra se enfurecía y llamaba a su hermana. Necesitaba contarle cómo su nuera caprichosa, decidió que podía vivir a expensas de su suegra.

Comprábamos los alimentos por separado: yo para nosotros, mi suegra para ella y su esposo. Pero la carne que compraba podía desaparecer durante la noche. Cuando le preguntaba si la había tomado, gritaba: «¿Me estás llamando ladrona? ¡Como si me importara tu carne!», y luego llamaba a su hermana. Necesitaba quejarse de que su nuera se la comía toda. Lorena, aunque era una chica simple, sin lujos, al menos no comía tanto.

En cierto momento, nos prohibió usar el refrigerador. Antes teníamos un estante asignado, pero los alimentos que caían en los estantes de mi suegra automáticamente se convertían en su propiedad. Pero se cansó de que la electricidad común se gastara en enfriar mis alimentos.

Luego prohibió el uso de la estufa, el microondas y la tetera. Resulta que ocupaba la cocina por mucho tiempo, mis albóndigas apestaban toda la casa, y además robaba sus bolsitas de té Lipton. Carlos y yo buscamos en sitios de anuncios y compramos una pequeña nevera, una estufa de mesa con 2 quemadores, una olla y una sartén portátil. Todo tuvo que ser apretujado en nuestra pequeña habitación. Platos, tazas y cucharas separados ya los habíamos comprado antes, pero ahora también los llevamos a nuestra habitación.

Mi suegra empezó a proyectar su odio hacia mí en su hijo. Empezó a regañar a Carlos por tardar mucho en bañarse, hablar en voz alta y dejar de decirle cuánto dinero ganaba. Y, sobre todo, ¿por qué había traído a «esa sanguijuela» a la casa? Mi esposo se defendía, pero creía que de alguna manera sobreviviríamos. Tener un techo sobre nuestras cabezas era lo más importante. Pero a mi suegro no le importaba. Pasaba casi todo el tiempo con sus amigos en el garaje. Trataba de no destacar y apenas se comunicaba con su esposa.

En un momento dado, María Elena declaró que no era un centro de beneficencia. Debíamos pagarle una cantidad fija al mes por vivir allí. Ante mis súplicas de mudarnos, mi esposo respondía: «Es caro. Mamá se volverá loca». Pagamos, pero seguimos viviendo en condiciones precarias.

Parte 3: La nuera contraataca

Mi suegra siempre husmeaba en nuestra habitación, movía mis cosas y podía «accidentalmente» derramar café en la cama o romper mis medias. Una vez, tiró mis botas nuevas porque eran «demasiado rurales». Y ahí se me acabó la paciencia.

Declaré que descontaría el costo de las botas de nuestro pago mensual y obligué a mi esposo a instalar una cerradura en la puerta. Anteriormente, su madre lo había prohibido y Carlos «no quería tensar la situación». ¡Así que a la mañana siguiente esa loca desmontó la puerta de sus bisagras! ¿Cómo me vengué? De una forma bastante ingeniosamente.

Ordené una puerta blindada potente para ser entregada el día en que mi suegra planeaba salir con sus amigas. Tomé el día libre y llamé al instalador. Me aseguré de que la puerta fuera muy difícil de quitar. Además, pedí que la vieja puerta se adjuntara al marco de la cama en la sala. El hombre me miró extrañado, pero fijó la puerta al lecho de mi suegra. Coloqué un colchón encima y me fui a tomar un café. Mi suegra regresó a medianoche.

Por la mañana, María Elena se quejaba de que casi no había podido dormir: algo le pinchaba en el costado o mi ronquido era tan fuerte que incluso a través de la pared era insoportable escuchar esa cacofonía. Luego fue a hacer la cama. Su grito se escuchó en todo el vecindario. Intentó mover la puerta, pero fue en vano. Gritó y llamó a la policía. Vinieron, la escucharon y se fueron.

Un día, Carlos anunció que se iba de viaje de negocios por 2 meses. La empresa estaba abriendo una nueva sucursal. Si se desempeñaba bien, recibiría un ascenso, así que definitivamente tenía que irse. Antes de partir, mi amado me pidió que no provocara problemas y prometió que todo se arreglaría.

Mi suegra comenzó a desatar su furia. Un día declaró que mis bragas habían obstruido el filtro de drenaje. Así que ahora tendría que lavar mi ropa a mano. Y que no se me ocurriera colgarla en el baño, porque «los hombres miran esa indecencia». Empecé a llevar mi ropa a la casa de mis padres, pero decidí vengarme de la bruja.

Compré 6 pares de tangas rosa brillante de talla XXL y, armada con una aguja e hilo, bordé variaciones del nombre de mi suegra: «María», «Maruca», «Mary», y así sucesivamente. Esperaron el día X: mi suegra organizaba una reunión con antiguos colegas en honor a alguna fecha importante para ellos.

Mientras la furia se movía alrededor de la mesa, los invitados iban al baño a lavarse las manos. Me divertí viendo cómo salían de allí. La profesora de matemáticas se puso roja, la profesora de literatura casi se desmayó, pero el profesor de educación física (a quien mi suegra no le gustaba, pero necesitaba un hombre en la mesa con sus amigas matronas) salió contento. Cuando todos se sentaron, hubo un incómodo silencio. Después de un rato, mi suegra fue al baño, vio los 6 pares de bragas con su nombre en la cuerda y corrió a golpear nuestra puerta. No abrí porque estaba acostada riendo.

Por la noche hubo un escándalo. María Elena gritaba, escupía veneno y juraba que «no jugaría más». Y por la mañana de repente anunció que ella y su esposo se iban a su casa de campo porque era imposible estar en el mismo territorio que yo. Realmente se fueron, prometiendo regresar en una semana o dos. Feliz, tomé unas vacaciones, y luego vino lo peor.

Parte 4: El nocaut

La tranquilidad de esa mañana se vio interrumpida por una llamada de María Elena. Me pidió que fuera a la casa de campo. Tenía la presión alta, su esposo se había ido a algún lugar con un vecino, estaba sola. Llamó a una ambulancia, le dijeron que simplemente se inyectara. Sí, no nos llevábamos bien, pero ¿podría superar mi orgullo y venir? Y de paso comprar las inyecciones, porque no había una farmacia decente cerca de la casa de campo.

Empecé a prepararme, no soy un monstruo después de todo. Temblé en el autobús por el camino lleno de baches durante una hora y media, solo para encontrar a la bruja cavando en los jardines. Balbuceó que había encontrado pastillas, habían bajado su presión, se sentía mejor. Pero ya que había venido, ¿tal vez podríamos tomar un té? Me sorprendí aún más cuando empezó a convencerme de recoger flores para poner en un jarrón en casa. Al regresar con un ramo de peonías, decidí despedirme e irme de allí.

Más cerca de la ciudad, comenzaron a llegar mensajes de texto sobre llamadas perdidas de mi esposo. Finalmente, había señal móvil, en el camino casi no había o no funcionaba en absoluto. Cada día, Carlos y yo hablábamos alrededor de las 19:00, porque trabajaba de la mañana a las 18:00 y no podía salir. Sin entender qué podría haberlo llevado a llamarme durante el día, llamé a mi esposo. Colgó y no contestó el teléfono durante aproximadamente una hora.

Luego me devolvió la llamada y dijo que estaba solicitando el divorcio. Mi mundo se derrumbó.

Parte 5: Sospechas

Carlos regresó a casa tres días después, afirmando que conocía mis supuestas infidelidades y exigiéndome que empacara mis cosas. Entre lágrimas y discusiones, supe que su tío favorito, el esposo de la hermana de su madre, había estado insistiendo en comunicarse con él ese día, llegando incluso a enviarle un mensaje de texto urgente.

Preocupado, Carlos se apartó un momento para llamar a su tío, quien le soltó la impactante noticia: «Lucía está llevando hombres a casa mientras no estás. La gente ha estado hablando de esto durante mucho tiempo, pero no quería ser un chismoso. Sin embargo, acabo de ver a Lucía saliendo del edificio con un hombre. ¡Carlos, se estaban besando!»

Mi esposo comenzó a reprocharme, pero el teléfono parecía estar apagado. Me defendí explicando que había visitado la casa de campo de su madre. Me llamó mientras regresaba, y sabes que en ese camino la señal es casi inexistente.

Carlos contraatacó, alegando que ya había hablado con su madre y que yo no había estado en la casa de campo. «¿Qué ibas a hacer allí, de todos modos? ¿Ayudar a la anciana y enferma suegra en el campo? Claro, seguro». Además, mencionó que su madre me había llamado por algo importante, pero corté la llamada y se escuchó una voz masculina de fondo. Tal vez María Elena se confundió, no lo afirma con certeza, pero no se sorprendería si descubriera que su nuera está engañando mientras su hijo está en un viaje de negocios.

Intenté profundizar más. ¿Quién estaba esparciendo rumores sobre mis supuestas infidelidades? ¿Qué hacía el tío cerca de nuestra casa? ¿Por qué su madre mentía tan descaradamente? Carlos no tenía respuestas, solo gritaba. Luego aceptó que la situación era extraña, pero sugirió que sería mejor vivir separados y reflexionar sobre todo. Estaba cansado de las constantes peleas en casa. Con Lorena, su madre también tuvo problemas, pero nunca llegaron a este extremo. Nunca insinuó siquiera que su nuera fuera infiel. «¿Quizás no hay humo sin fuego, eh, Lucía?»

Me sentí tan dolida que empaqué mis cosas y me fui a casa de mis padres. No podía entender cómo María Elena había ideado semejante trampa. ¿Por qué Carlos le creía a ella y no a mí? ¿Debería siquiera intentar probarle algo después de lo que dijo sobre Lorena?

Mi madre me aconsejó: «Simplemente ignóralo». Y agregó: «Están todos locos allá».

Parte 6: La revelación

La vieja bruja se delató a sí misma. Estaba tan contenta con su victoria que la saboreaba una y otra vez con su cómplice, su hermana. La misma que durante meses había estado incitando a su esposo, el querido tío de Carlos, y le había contado «rumores» sobre mí engañando. La misma que vino a regar las flores, pero me vio salir del edificio con un hombre ajeno y, siendo una mujer decente, llamó inmediatamente a su esposo. Lloraba, diciendo que no podía contarle a su hermana ni a su sobrino, a quien engañaban descaradamente mientras él ganaba el pan para la familia. Y Lucía claramente había puesto a su esposo en contra de su madre y su tía, así que no le creería. Sería mejor que el tío le contara a Carlos. Solo no digas que la tía atrapó a esa víbora.

El plan era tan seguro como un reloj suizo, pero no deberían haberlo discutido por teléfono, olvidando que el hijo ya no estaba en un viaje de negocios y llegaba a casa después del trabajo. Reuniendo varias piezas del rompecabezas, Carlos organizó una reunión para todos y tuvo una revelación.

Mi esposo estuvo esperando debajo de mis ventanas, trayendo flores, arrodillándose. Estaba increíblemente herida, pero al mismo tiempo, fue agradable. Se fue de casa, pasó algún tiempo durmiendo en la casa de un amigo. Y cuando sugirió alquilar un apartamento en otra ciudad (la empresa incluso compensaría parte del alquiler), acepté.

El 12 de marzo fue el cumpleaños de María Elena. Nadie nos invitó a la fiesta. Y no la llamamos.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas