Genial

15 Empleados que se ganaron la lotería de los jefes

Las historias de jefes déspotas no sorprenden a nadie: todos hemos tenido (uno o varios) conflictos en el trabajo. Pero en el mundo hay más personas buenas, lo que significa que hay más empleadores buenos. Los héroes de nuestra recopilación tuvieron suerte de trabajar bajo la dirección de tales jefes. Ellos apoyan a sus subordinados materialmente, en tiempos de una complicada enfermedad; no huyen del trabajo sucio y pueden organizar la fiesta corporativa más generosa del mundo para sus trabajadores.

Genial.guru encontró algunas historias de la vida real que nos hacen creer que una persona puede sentirse feliz y apreciada en su trabajo.

  • Quiero hablar sobre el dueño de un restaurante en el cual tuve la suerte de haber trabajado. El dueño del establecimiento se llamaba David, nunca le temía a las dificultades o al trabajo. Yo frecuentemente veía cómo se relacionaba con sus empleados. Si alguien llegaba tarde, no comenzaba a gritarle ni le aplicaba una sanción, simplemente le pedía intentar ser puntual. ¿El cocinero tenía mucho trabajo? Con placer entraba a la cocina y le ayudaba a terminar las tareas. ¿Lavar la cocina después del cambio de turno? “Amigo, yo voy a limpiar la freidora, estufa y campana extractora; tú revisa los productos que se te han terminado para mañana”. Más de una vez lo vi lavando los pisos antes de comenzar el día laboral. También lavaba los baños. Tenía tal pensamiento: “este es mi restaurante y yo quiero que se desarrolle y sea rentable para que mis trabajadores no se vayan de aquí”. Y no le pasaba nada si se ponía guantes y hacía el trabajo sucio. En cuatro meses, aumentamos los ingresos dos veces y nos enorgullecimos de eso. Todo gracias al equipo de trabajo bajo el mandato de una persona que se interesa en el proceso.

  • Yo, consiguiendo trabajo de programador:
    RR. HH.:
    — “Tenemos un estricto código de vestimenta: saco, pantalones y corbata. Trabajamos de 9:00 a 18:00, nada de retrasos, si llega tarde se le impone una sanción”.
    — “Mejor me voy de aquí”, pensé.
    — “Bueno, ¿está listo para hablar con el líder de su equipo?”. “¿Luis Vargas, en dónde se encuentra? ¿Estará pronto por aquí? ¿15 minutos? Ok”.
    Miré el reloj y eran las 10:45. A las 11:00 entró mi futuro jefe con suéter, tenis y una barba larga. Después de la entrevista, le pregunté acerca del código de vestimenta y el horario.
    — “Ellos tienen un estricto código de vestimenta, nosotros no tanto; mientras esté medio arreglado y no esté roto, pasa. Y con el horario, tómatelo tranquilo”.

  • Trabajo en una pequeña granja. Cuando mi jefe se enteró de que mi esposa y yo esperábamos un nuevo miembro en la familia, me permitió reparar la vieja casa en la granja, vivir en ella y no pagar renta. Yo seguía recibiendo mi salario; al mismo tiempo, mi jefe me dio acceso a todos los instrumentos y materiales necesarios. © renega88 / reddit

  • En los últimos años, he leído muchas publicaciones acerca de cómo unos empleados inventaron algo nuevo y útil pero su jefe los despidió o les bajó el salario. Les contaré cómo son las cosas en mi trabajo. Supongamos que yo inventé cómo simplificar un proceso o ahorrar dinero en algo. Tomemos como ejemplo el boceto de un oleoducto. Me doy cuenta de que este tubo se puede colocar de cierta manera y así ahorras 10 metros de tubería. Escribo una propuesta, la dirección la examina, si se acepta la idea, entonces, durante el año me pagarán 20 % de la suma ahorrada en cada proyecto. Por ideas como estas aún no han despedido a nadie, sino, por el contrario, nos alientan.

  • Tuvimos una pequeña reunión en la oficina del director. Sonó su teléfono. La persona que llama: “¿En dónde está?” — “¿Cómo que en dónde?” — “No está en su oficina, acabo de entrar”. — “¿Y dónde cree que estoy?”- “¡No sé dónde está, pero ya estoy harto, está despedido!”. El director nos miró, sonrió y dijo: “Todos fuera, la reunión ha terminado. Alguien me ha despedido, vamos a celebrar con una taza de café”.

  • Yo no tenía casa y trabajaba como cocinero. Le conté mi situación a mi empleador, ya que necesitaba una copia de mi horario para presentarlo al albergue para que me dejaran entrar después de la hora de cierre. Mi jefe reaccionó de manera tranquila, sin preguntas. Una vez, no dormí nada porque no llegué a tiempo al albergue y tuve que dormir en el metro. Se lo conté a mi jefe para que no pensara que tenía resaca o algo así. Y me dejó ir unas horas antes para que pudiera descansar. Me trató como a todos los demás. Puede ser una pequeñez pero para mí es una gran actitud. © thelaughingpear / reddit

  • El día de mi cumpleaños recibí una felicitación de parte del presidente de la empresa. En ella me agradecía por mi buen trabajo en un tiempo complicado para la compañía. Al mismo tiempo, obtuve mis bonos y un aumento de sueldo, pero ese “gracias” significó mucho más para mí. © issubuzu / reddit

  • El jefe de mi departamento en la fábrica decidió llevar un “banco federal” para luchar contra las malas palabras. Por cada mala palabra, depositas 1 USD. Después de un mes, compró un refrigerador para el departamento. La cafetera está en la lista de espera.

  • Yo sufría de depresión e insomnio, así que frecuentemente era un mal empleado. Mi jefa notó esto y me llamó para conversar. Junto con ella, descubrimos en qué soy bueno y qué me causa estrés. Entonces, ella me ofreció cambiar de posición dentro de la empresa: ahí, yo podría demostrar mi lado más fuerte y obtener nueva motivación para trabajar en aquello en lo que no era muy bueno. Ella podría simplemente haberme dado una sanción, pero en lugar de eso, decidió ayudarme. Ahora esa jefa trabaja en otro lugar, pero yo siempre estaré agradecido con ella por lo que hizo por mí. © unknown / reddit

  • Entré a trabajar a una empresa en el 2013. El director de ese entonces era un hombre firme de nombre Alejandro. Todos los empleados y gerentes lo querían. Cuando su contrato se acabó, todos los que estaban en la tienda lo acompañaron. Pero yo lo recuerdo por otra cosa. En diciembre, las ventas alcanzan su punto máximo. Los vehículos de entrega salían uno tras otro. Pero en el almacén no había encargados. No sé a dónde se habían ido, pero el camión de carga estaba esperando en el estacionamiento. Un camión de este tipo es costoso para la tienda. El director hubiera podido enviar a transportar las tarimas a alguien que tuviera acceso a un montacargas eléctrico. Pero él se cambió la playera por el uniforme de trabajo, tomó un montacargas manual y comenzó a sacar las tarimas del tráiler.

  • Historia de una amiga. Ella trabaja como limpiadora en una empresa del oeste del país, el salario no es muy alto. Y le ocurrió una desgracia, se enfermó. Era necesaria una hospitalización para hacerle estudios. Necesitaba viajar al extranjero, pero la familia no tenía dinero, por eso su hijo tomó un crédito para el viaje, hospedaje y otros gastos. La directora, al enterarse del problema y a pesar de que mi conocida apenas llevaba tres meses trabajando ahí, le ofreció pagarle el boleto redondo y le pagó una asistencia material equivalente a 3 sueldos. ¡Ojalá así fueran todos los jefes!

  • Me detectaron cáncer de cerebro y me debía curar en una operación. Mi jefe organizó una colecta entre mis compañeros y compradores, y después le entregó a mi familia un cheque con una gran suma para que ellos no se preocuparan por nada en lo que pasaba mi recuperación. © Scocam78 / reddit

  • El jefe se fue a la oficina central en Alemania y hoy escribió en el chat general de WhatsApp lo siguiente: “Hablé con los principales accionistas y les tengo tres noticias: 1. No estaré durante una semana, pero, por favor no se olviden del trabajo. 2. No habrá fiesta de fin de año. 3. En lugar de fiesta de fin año, cada uno puede cenar con su familia en un restaurante con un límite de 200 euros y entregarle el ticket de compra al contador. ¡Feliz Año!”. A propósito, esta es la mejor fiesta de fin de año de los últimos años.

Y tú, ¿qué tipo de jefes has tenido?

Imagen de portada © Dildodemon / pikabu