Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

16+ Historias conmovedoras sobre animales que inundan de calidez el corazón

Dicen que las mascotas eligen a sus propios amos, a aquellos en los que confían el cuidado de sí mismas. Cualquier criatura puede convertirse en un nuevo miembro de la familia, ya sea un erizo o una paloma; lo importante es que surja una chispa entre ella y su humano.

Genial.guru leyó las conmovedoras historias de los usuarios de Internet y decidió compartir contigo algunas de las mejores.

  • Mi hijo trajo a casa un gatito. Le explique que no podía quedárselo y se puso triste, pero lo llevó afuera. Esta situación se repitió durante varios días seguidos, y del refrigerador empezó a desaparecer, de manera sospechosa, la comida. Entré en su habitación y allí vi hasta 6 gatitos iguales metidos en una casa de juguete, guardando un silencio sepulcral. Resultó que, cada día, este pequeño ladrón traía dos gatitos: escondía uno, el otro era rechazado por mí y él lo llevaba afuera. Los curamos a todos, les pusimos las vacunas, buscamos familia para cuatro y, ahora, los dos restantes están “empadronados” en la casita de juguete de manera continua. © Палата № 6 / Vk

  • Me desperté porque mi gato daba golpes con sus patitas sobre mi pecho. Esto me resultaba raro porque nunca antes lo había hecho. Salté de la cama, encendí la luz y enseguida me di cuenta de lo que estaba pasando: un enorme murciélago estaba volando por mi habitación, cosa que preocupó mucho al gato. Tuve que levantarme y echarlo utilizando una escoba. Ahora sé que puedo confiar en mi querida mascota, quien me despertará si algo pasa. © Raceofspades / Reddit

  • Mis padres siempre nos decían a mi hermana mayor y a mí lo siguiente:
    — No tendremos gatos ni perros en casa.
    Un año más tarde, mi propio padre propuso:
    — Vamos a comprar un gatito.
    Lo compramos y lo llamamos Kuzia. Y, 15 años más tarde, cuando decidí vivir de manera independiente, mi padre me dijo:
    — No te dejaré llevarte a Kuzia. Su casa está aquí, conmigo. © KyKy11 / Pikabu

  • Mi perro salvó a un gato que, según los transeúntes, fue atropellado por un automóvil. Después del accidente, él se acercó corriendo al gato y, agarrándolo con su boca, lo trasladó al césped ante la mirada atónita de los transeúntes. © Ivk67P4dMnckjwp / Twitter

  • Por la noche oí en la calle el chillido de un gatito y el rugir de los perros. Salí corriendo al patio y me encontré con la siguiente escena: mi gato pelirrojo, arqueando la espalda, alejaba a un perro vagabundo de un pequeño gatito negro. En esta batalla, mi pelirrojo sufrió mucho. Toda la semana, mientras lo curábamos, el gatito no se alejó ni un segundo de su salvador. Ahora, ambos viven con nosotros y son inseparables. © zhenyalip1111 / Pikabu

  • Tenía un perro al que le encantaba lamer el hielo del congelador cuando abríamos la puerta. Su lengua se pegaba siempre, pero él volvía a hacerlo una y otra vez. © Varun Sharma / Quora

  • Hace un par de semanas, nuestra gata trajo a nuestra puerta a un gatito en mal estado. Pensábamos llevarlo a la casa de nuestros padres, pero esta dama de cuatro patas nos bufó, agarró al gatito y se acomodó con él en un rinconcito en una zona del edificio. No dejaba acercarse a nadie, lo cuidaba y solo de vez en cuando se acercaba a su plato. Más tarde sucedió lo mismo con nuestro perro: se soltó de la correa cuando paseaba con nuestros hijos y se tumbó al lado de la gata. Después de eso, y tras las peticiones de nuestros hijos, llevamos a los tres a casa. Ahora, todos viven en nuestro hogar sin conflicto alguno. © Палата № 6 / Vk

  • Acariciaba a un perro pequeño al que, al parecer, eso le gustaba, pero de repente empezó a rugir y me alejé. En este momento oí a su amo decirle:

    — Siempre haces lo mismo, Óscar. Alejas a todos tus amigos de ti. © nobody66 / Pikabu

  • Mi padre siempre decía que no le gustaba nuestro gato. Recientemente lo vi en el piso, tumbado junto al animal, acariciándolo y diciéndole:
    — Nadie lo sabrá, pequeño tontín. © Подслушано / Vk

  • Comencé a tener un gato a la edad de tres años. Le dije a mi mamá que quería tener uno gris, así que fuimos al refugio. Allí me fijé en un pequeño gatito gris que, al verme, sacó su patita de la jaula. Fue como un verdadero trato real entre dos socios comerciales. © UnlivingBug / Reddit

  • En la oficina se oían maullidos de un gatito provenientes de algún lugar del conducto de ventilación en la pared. Llamamos al Ministerio de Situaciones de Emergencia y pedimos ayuda para sacarlo. Tras una investigación, descubrimos que el gatito se había caído del tejado de un edificio de oficinas de dos plantas al piso de la planta baja y acabó en el conducto de ventilación. Finalmente, identificamos en qué canal estaba el pequeño, abrimos la pared con un taladro perforador y, en cuanto lo liberamos exitosamente, lo llevamos al veterinario para que lo examinara. © ivovk969 / Pikabu

  • Cuando nuestro perro falleció hace unos años, recuerdo que simplemente estaba sentada en el piso, llorando, mientras mi gato me rozaba y ronroneaba como si tratara de aliviar mi sufrimiento. © Klaudiapotter / Reddit

  • Una vez, en la noche, mi perro comenzó a actuar extraño mirando algo, resoplando. Por la mañana encontramos al lado de su caseta a un erizo hecho una bola, todo lleno de pelo canino y hojas. Lo llevamos a casa, fui a la cocina y, de repente, oí un fuerte sonido. Regresé a la habitación y vi lo siguiente: el erizo tumbado bocarriba con las patitas sueltas por ambos lados del cuerpo, con la lengua colgando a un lado, durmiendo, roncando de manera feroz, como un hombre corpulento. Se relajó por primera vez desde la noche: mi perro lo había dejado agotado. © Oído por casualidad / Vk

  • Mi gato se llama Nils. Hace un año y medio salió a mi paso, y era tan pequeño que al principio lo confundí con una oruga gigante. Estaba muy enfermo, casi ciego debido a una infección y, como supe más tarde, con toda una colección de parásitos. Los veterinarios me dijeron que las gatas echan a esos gatitos, pero yo lo agarré en mis brazos y ya no lo solté. No tengas miedo de adoptar a gatos de la calle. Con un cuidado adecuado, estas son las criaturas más amorosas y agradecidas. © AnnLuciole / Pikabu

“Mi Nils”.

  • Me encontraba viajando en un autobús. A mi lado estaba sentada una mujer mayor y, a sus pies, un perro canoso de una raza desconocida, pero con un elegante corte de pelo y un hermoso flequillo. Una de las pasajeras no pudo resistirse y soltó un cumplido:
    — Qué hermoso peinado tienes, ¿quién te lo cortó tan hermosamente?
    Por primera vez vi que los perros pueden sonreír elevando la nariz por los halagos. © Pumzel / Pikabu

  • Por la noche salí a pasear a mi perra. Salió corriendo hacia los arbustos y regresó de allí con un gatito, el cual dejó a mis pies. Él era muy pequeño, apenas vivía. Pero ya tenía suficiente con un perro en casa y no tenía dinero para cuidar de un gatito. Así que me quedé mirándolo, y ya estaba a punto de irme, pero Xena volvió a agarrar con suavidad al pequeño minino con la boca y me lo acercó, para después mirarme fijamente, como si me culpara por la indiferencia. Me llevé al gatito a casa y lo curamos. Ahora es un gato adulto llamado Defoe, y más que a nadie en el mundo, no me quiere a mí, sino a Xena, y ella a él. Por cierto, en cuanto me llevé al gatito, me ofrecieron otro trabajo con un sueldo dos veces mayor. © Палата № 6 / Vk

¿Qué hay de ti? ¿Cómo conociste a tus mascotas? ¿Tienes historias más conmovedoras que estas? Compártelas con nosotros en la sección de comentarios a continuación.