Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Personas hablaron sobre los regalos más insólitos que recordarán durante toda su vida

5-25
357

Si crees que el regalo de cumpleaños más tonto son los calcetines o un desodorante, significa que no estás familiarizado con los héroes de nuestra compilación. Los usuarios de Reddit, PikabuThe Question hablaron sobre los regalos más extraños que recibieron para los días festivos. Sus obsequiadores estuvieron tres pasos por delante de aquellos que simplemente compran en el último momento una banal figurilla de porcelana.

En Genial.guru también hemos recibido regalos de “ensueño” más de una vez, por lo que no podíamos pasar por alto estas historias y no compartirlas contigo.

  • El hijo de una amiga de mi madre vino a mi cumpleaños sin que le haya invitado y me regaló su informe escolar de geografía. ¡Gracias, hermano! © 1regit
  • Una vez me obsequiaron una mesa de máquina de costura. Estaba desmontada, le faltaba la mitad de los detalles. Me dijeron: “Bueno, agrégale algo y úsala como una mesita de luz. Será toda una belleza”. © Immergruen
  • Un chico me regaló un juego de mesa, que carecía de la mitad de los detalles, y después de un par de días, me pidió que le devolviera el regalo. © joe_bogan
  • Para mi cumpleaños número 13, mi amigo me entregó una cuerdita pronunciando solemnemente: “Ahora sí que puedes jugar con tu gatito”. El tema es que no tenía ningún gatito. © senya_buh
  • Para mi cumpleaños 11 o 12, mi compañera de clase me regaló un sucio peluche de conejo, en el que estaba escrito con un bolígrafo: “Feliz cumpleaños, María”. Yo me llamo Julia. © DrPustota
  • Una vez escribí una carta a Papá Noel y le pedí unos patines. Finalmente, debajo del arbolito de Navidad se encontraba solo un juguete de peluche y una carta de Papá Noel, dicendo que no recibió la especificación de la talla de mi pie. © kapac9m6a
  • Cuando cumplí 12 años, mi abuela me obsequió la mitad de un taco de billar, y la otra mitad le regaló a mi hermano menor que cumplía años en un mes. Pero ni siquiera teníamos una mesa de billar. Este es uno de los tantos ridículos regalos que recibimos de nuestra querida abuela. © CaptainWisconsin
  • Mi vecina, que es una mujer mayor, me dio su abrigo de invierno de los años 70 y dijo que más cerca del invierno me cosería una capucha de su otro abrigo de invierno para que yo no tuviera frío. También, en una ocasión, me regalaron 3 espeluznantes cochecitos de bebé que estaban rotos y me dijeron que los reparara y los usara para el momento de la llegada de los niños. © KotDavnoNaPikabu
  • Mi bisabuelo le regaló al abuelo una caja de guantes solo de la mano izquierda. Resulta que durante décadas, él había recolectado todos los guantes que los clientes habían olvidado en su tienda, y los separó en dos cajas para las manos izquierda y derecha. Me gustaría saber qué es lo que pasó con la caja de guantes para la mano derecha. © mgraunk
  • En el trabajo, mi papá recibió un aparatoso reloj mecánico para su aniversario, ahora este regalo le sirve para sostener una puerta rota en la casa. Para el siguiente cumpleaños le regalaron un águila de bronce. Me pregunto a quién se le ocurren tan “buenos” regalos. © lecia
  • Para el aniversario numero 18 de mi hermano, nuestra abuela le compró un lugar en el cementerio con vigencia de 100 años. © gordongessler
  • Soy un profesor de dibujo. Unos meses después de cambiar mi lugar de trabajo, cumplía años, y el maestro de música de la nueva escuela me dijo que decidieron celebrarlo como si fueran toda una familia. Sonaba muy agradable, así que accedí. Todos los otros maestros me entregaron regalos normales, pero el maestro de música me obsequió un cuchillo eléctrico y me preguntó si sabía por qué lo había comprado. No tenía ni idea y se lo dije. Explicó que yo era “una persona extraña”, así que apreciaría un regalo “extraño” como ese. Esa explicación todavía me persigue. © chelonwheels
  • Uno de los regalos más extraños que me hicieron fue una pulsera hecha de cabello de la persona que me lo obsequiaba. Y la verdad es que estaba muy bien hecha, cuidadosamente ajustada con un tejido firme y un pequeño cierre para poder quitarsela cuando uno quiere. Pero honestamente, al usarla me empezó provocar un picazón en la piel. Además, es un poco extraño llevar el pelo de otras personas en tu brazo, aún cuando se trate de una pulsera. © Дмитрий Никитин
  • Cuando tenía 21 años, mis compañeros de clase me regalaron un maniquí anatómicamente proporcional del tamaño de una persona sacado de una tienda de ropa femenina que había cerrado. Incluía diversa ropa femenina para que yo pudiera vestir el maniquí de varias maneras “creativas”. © Back2Bach

  • Un día mi madre me regaló una ropa interior muy fea. La había comprado en una tienda “Todo por $ 1 USD” y realmente parecían prendas de segunda mano: un orificio donde se mete la pierna era mucho más ancho que el orificio de la otra pierna. Tengo 5 pares de estas bragas. © booknerd37t

  • Cumplo años el 31 de diciembre, así que mi madre vino y me dijo: “Querida, tienes dos celebraciones, por lo tanto tengo dos regalos para ti”. No recuerdo qué fue el primer regalo pero sí el segundo: dentro del lindo envoltorio se encontraban dos rollos de papel higiénico y una caja de carbón activado (por si acaso, ya que se venían varios festejos). © elen73F

  • Mi amigo de la primaria me invitó a su cumpleaños. Tomé uno de los mejores libros de mi estante, escribí un mensaje de felicitación en la primera hoja y le entregué solemnemente. En un par de meses se acercaba mi cumpleaños y yo también lo invité al festejo. Él trajo un paquete de regalo que parecía ser un libro. Al desenvolverlo, me encontré con el mismo libro que le había regalado hace meses, solo que la primera página había sido arrancada, y en la segunda habia un escrito de felicitación para mí. Bueno, así nos regalamos ese libro mutuamente unas cuantas veces más. © eapple

  • Mi tío me regaló un cenicero en forma de inodoro. El tema es que no fumo y nunca fumé. © Zanzoken814

  • Le dije a mi abuela que no quería tener hijos, y su siguiente regalo fue un montón de libros sobre el embarazo y la crianza de los hijos. Ella decidió a toda costa a hacerme cambiar de opinión. © NearMayhem

  • Recuerdo que para mi cuarto o quinto cumpleaños recibí un libro de mi madre: “Corte y costura paso a paso”. Por suerte, a mamá le encanta coser y el libro no fue comprado en vano. © mar.mishka

  • En la escuela secundaria, en la víspera de Navidad, entre todos nos intercambiamos regalos divertidos que costaban menos de $ 5 USD. Los regalos se repartían a ciegas. Durante tres años seguidos, por diversión, yo traía un ladrillo para regalar, y resultó que durante todo ese tiempo ese “precioso” regalo lo recibió siempre la misma chica. Luego, ingresé a la universidad y ella seguía estudiando en la escuela ya que era más chica que yo. Un domingo antes de la Navidad, recibí un millón de fotos de mi antiguo grupo escolar, al parecer, ella nuevamente había recibido un bonito regalo en forma de ladrillo. ¡Mi espíritu es inmortal! © theodore_boozevelt

Bono

Este incidente ocurrió en mi trabajo. Un cliente de otra ciudad decidió agradecer a una colega de nuestra empresa haciéndole un pequeño regalo. El viernes, el conductor del camión KamAZ llamó a mi colega y le dijo que necesitaba entregarle un regalo, pero le dificultaba mucho conducir hasta el centro de la ciudad, por lo tanto, ella tenía a que acercarse a una cafetería que se ubicaba en una carretera de Omsk para recibir el regalo.

Mi compañera no quería depreciar ese hermoso gesto de parte del cliente, así que llamó a un taxi y viajó hacia el lugar del encuentro. Es sabido que todos los viernes hay grandes embotellamientos a causa de los residentes que se van de la ciudad para pasar el fin de semana afuera. Cuando finalmente llegó a la cafetería, la mujer impulsivamente exclamó:

— ¡Hace tres horas que estoy viajando para llegar aquí! ¡Un horror!

— Sí, lo sé. Por eso no fuí hasta el centro. No puedo perder tanto tiempo...

— Claro, entiendo. ¿Usted quería entregarme algo, no?

— Sí sí. Aquí tienen. ¡Una caja de pescado!

Desde ese momento, el pescado no forma parte de la dieta de mi colega. © AlexBessonov

¿Cuál fue el regalo más insólito que hayas recibido en tu vida?

Imagen de portada AlexBessonov / Pikabu
5-25
357
Compartir este artículo