23 Tuits sobre la vida en Japón desde el punto de vista de una extranjera

Hace un año y medio, una joven llamada Rina encontró trabajo en Japón y se mudó a Tokio, y ahora vive en un pequeño pueblo. En su cuenta de Twitter cuenta sobre las cosas que difícilmente pueda ver un turista, especialmente aquel que no sabe japonés: pequeños y cálidos detalles de la comunicación, hallazgos inesperados en las tiendas y divertidos matices del idioma.

Genial.guru se ha enamorado del amable, acogedor y fascinante Japón que ve Rina. Y te invita a ti también a descubrirlo.

  • Sobre qué discuten los residentes de una aldea japonesa en una reunión:
    1. Una familia de enormes ranas toro se ha asentado en un campo de arroz, es imposible dormir con su croar.
    2. La cocina es demasiado pequeña, es difícil cocinar kimchi.
    3. En el distrito apareció un ladrón de bragas femeninas. ¿Cómo secar la ropa?
  • En la agenda del día se anotó: "¿Cómo pedirles a las ranas que sean más silenciosas? Hacen falta ideas. Aparentemente, tendremos que buscar a un traductor del idioma de las ranas...
  • En la entrada de la empresa hay un cartel: “¡Digamos ’no’ al bioterrorismo!”. Y no, no se nos exhorta a combatir a los terroristas internacionales: el bioterrorismo en Japón es ir a trabajar sin máscara y estornudar sin taparse la boca cuando estás resfriado, o ir a trabajar si tienes gripe.
  • Todos los camiones de nuestro servicio de logística fueron consagrados por un monje budista inmediatamente después de las vacaciones del Año Nuevo.
  • En mi trabajo rige la oficina open-plan, lo que significa que cada mes la ubicación de los escritorios de cada departamento cambia por sorteo. Hoy nos enteramos de que el departamento técnico intentó hacer trampa para quedar cerca de la máquina expendedora de panecillos de durazno. Solo hay hombres de más de 40 años allí.
  • Noticias de mi departamento: a veces los jefes japoneses tienen una expresión facial muy atemorizante (concentrada) y los empleados tienen vergüenza o miedo de acercarse a ellos, por lo que hoy pusieron unos espejos en sus escritorios para que puedan ver sus expresiones faciales y sonreír más a menudo.
  • Cuidado a lo japonés: en mi trabajo, en las puertas de las oficinas no solo hay inscripciones de identificación y números, sino también fotos de distintos animales bonitos: mapaches, zorritos, gatitos. Así, los empleados con discapacidades mentales pueden orientarse en los sectores del edificio. Se les indica con anticipación qué animales son responsables de qué cosas (los empleados con estas características generalmente hacen un trabajo simple, por ejemplo, de jardineros).
  • Ayer olvidé una chaqueta con un bolsillo roto en una estación cuando sacaba cosas de mi mochila. Volví, pero ya no estaba. “Me la robaron”, pensé. “Parece que en Japón también se roban las cosas comunes y baratas”. Esta mañana volví y la vi sobre un banco con el bolsillo cosido y una nota que decía: “¡Tenga más cuidado!”.
  • Colecciono las geniales formas japonesas de motivación para mantener la limpieza en los baños: te amenazan con el hecho de que “el dios de los baños puede estar vigilándote”, “en un baño sucio ni siquiera puedes llorar cuando tienes ganas” o “no puedes ser frío con el baño, incluso si su taburete ha sido frío contigo”.
  • Sobre el color local y las razones del retraso de los trenes:
    — Tokio: suicidio, un hombre cayó sobre las vías del ferrocarril debido a una grave gripe, suicidio.
    — Sapporo: una tormenta de nieve, un ciervo se sentó en los rieles otra vez, debido a las bajas temperaturas se congeló y se cayó un semáforo, un oso se sentó en los rieles otra vez.
  • En japonés hay un maravilloso verbo 惚れ直す (khorenaosu, “re enamorarse”): cuando tu amado y ya familiar pareja repentinamente se muestra desde un lado nuevo, infinitamente dulce o genial, y es como si te diera una corriente eléctrica y te abruma la sensación de: “¡Maldición, cómo lo amo!”.
  • Mientras que nosotros decimos “pan comido” en el sentido de “fácil de hacer”, en Japón se dice “comer galletas con el té” (お茶の子さいさい). “¡Defender mi tesis para mí es como comerme unas galletas con el té!”.
  • Español: “Cómo se dice ’estar alerta’?”
    Inglés: “Be on your guard”.
    Japonés: “Unge las cejas con saliva (眉に唾を付けて)”.
    Los demás idiomas: “¡¿Qué?!”
    Japonés: Úngelas.
  • Pasé el punto de no retorno de una persona blanca en Asia: un niño pequeño en la provincia de Chiba me miró por un largo tiempo, luego se escondió detrás de la espalda de su papá y estalló en lágrimas. El papá, inclinándose y disculpándose conmigo, le dijo: “¡Está bien, la señorita solo abrió mucho los ojos! ¡Todo bien, todo bien!”.

¿Te gustaría visitar Japón o incluso vivir allí?

Imagen de portada ferdalangurin / Twitter
Compartir este artículo