6 Mitos del Antiguo Egipto que se arraigaron tenazmente en nuestras cabezas gracias a las películas

El cine es una forma de arte y uno de los pilares en los que se basa la cultura popular. De hecho, a menudo, debido a las películas tenemos ciertas ideas sobre personalidades, países y épocas famosas. Pero no todas ellas muestran la verdad.

En Genial.guru varias veces hemos desmentido aquellos mitos que se han arraigado en nuestras mentes gracias a las películas relacionadas con el Antiguo Egipto.

1. Los jeroglíficos eran un código secreto

En el Antiguo Egipto se utilizaban 3 sistemas de escritura: jeroglífico, hieráticodemótico. El más bonito y complejo de ellos eran los jeroglíficos ornamentados, los cuales se usaban para decorar monumentos. Al mismo tiempo, los textos grabados en piedra y madera podían ser tanto sagrados como artísticos. Por lo tanto, si los antiguos egipcios hubieran querido cifrar el conocimiento secreto con la ayuda de jeroglíficos, hubiese sido poco probable que usaran signos para estos fines con los que también escribían obras literarias, por ejemplo.

La escritura jeroglífica se vio repleta de leyendas a medida que la antigua civilización egipcia se extinguía, y la escritura egipcia quedó en desuso por completo. La última inscripción jeroglífica se remonta al 394 d. C. Después de algún tiempo, la última persona que poseía la antigua alfabetización también murió.

Durante muchos siglos, el significado de los jeroglíficos permaneció inaccesible, hasta que el lingüista francés Jean-François Champollion descifró las escrituras antiguas en 1822. No cabe duda de que el trabajo realizado por él fue un gran impulso en el desarrollo de la escritura egipcia antigua. Pero muchos de los documentos conservados aún no se han estudiado. Sin embargo, es ingenuo asumir que todos ellos guardan secretos y misterios.

2. Los arqueólogos dominan el idioma antiguo de Egipto

Por lo general, en casi todas las películas hay una escena en la que el personaje principal es un arqueólogo aventurero que descubre un pergamino antiguo y comienza a leer con fluidez el texto escrito en él. No nos parece extraño, pero la realidad es que no existía ningún idioma egipcio antiguo. Los egipcios hablaban muchos dialectos. Por lo tanto, no importa qué tan talentoso sea un científico, difícilmente podrá dominar todas esas lenguas.

Otro detalle dudoso es que no sabemos con certeza cómo sonaban los idiomas egipcios antiguos, y el tema de su pronunciación sigue siendo abierto. Bueno, tampoco hace falta decir que un arqueólogo y un lingüista son profesionales completamente diferentes.

3. Los faraones no usaban tocados, pero Cleopatra no prescindía de las pelucas

En casi todos los períodos de la historia del Antiguo Egipto, los tocados y las pelucas eran el atributo más importante del atuendo tanto de mujeres como de hombres. Protegían a las personas del sol y los piojos, y servían como indicador de su posición y poder. Por ejemplo, Ramsés II nunca apareció en público con la cabeza descubierta. En sus aposentos, el faraón llevaba uno de varios tocados, que simbolizaba el poder real. Y en la película de Ridley Scott Éxodo: Dioses y reyes, el actor Joel Edgerton, quien interpreta al gobernante egipcio, durante toda la película aparece con la cabeza absolutamente afeitada.

Sin embargo, la situación cambió drásticamente en la época del gobierno ptolemaico. La cultura helenística influyó en muchos ámbitos de la vida de los antiguos egipcios, en particular en la moda. Las mujeres dejaron de usar pelucas y recogían su cabello natural al estilo griego. Esto incluso lo demuestran las horquillas halladas en el cabello de mujeres momificadas de ese período y los retratos de Cleopatra, la última reina del Egipto helenístico.

Según estas imágenes, la gobernante adorada por Hollywood, al igual que las mujeres griegas, recogía su cabello en un moño en la parte posterior de su cabeza. Y no usaban ningún tipo de pelucas adornadas con oro y plata, ni tocados llamativos.

Solo se podría poner en duda el maquillaje llamativo de la reina. Lo más probable es que Cleopatra se maquillara de la forma más natural posible, como la mayoría de las mujeres griegas.

4. Tutankamón era un gobernador esbelto y militante

En 2015 se estrenó la miniserie Tutankamón, que cuenta la vida del faraón egipcio homónimo. Avan Jogia interpretó el papel principal en la producción y le dio vida a un gobernante militante y valiente de una apariencia ejemplar en la pantalla. Sin embargo, según los científicos, el hijo del sol no era un hombre apuesto.

Debido a un montón de enfermedades, Tutankamón estaba mal desarrollado físicamente y se movía solo con la ayuda de un bastón, lo que le impedía participar en guerras. Además, el faraón se distinguía por una apariencia afeminada y tenía una mordida incorrecta.

5. El Libro de los muertos era un manual del Antiguo Egipto con hechizos prácticos

Tras ver ciertas películas, se nos formó una opinión equivocada sobre el Libro de los muertos. En la mayoría de las cintas se nos muestra como un manual antiguo, el cual los personajes utilizan para revivir a los espíritus malignos o, por el contrario, para luchar contra ellos. En pocas palabras, crean magia aquí y ahora con un solo hechizo leído en voz alta.

En realidad, los libros de los muertos existieron. Pero su característica principal era que solo tenían poder en el inframundo. Antes de la muerte, los egipcios adinerados ordenaban un libro de hechizos a los escribas, que se suponía les ayudaría a superar los obstáculos y peligros del otro mundo. Era una especie de “acordeón” con todas las respuestas y contraseñas, con las que se garantizaba al difunto alcanzar la vida eterna. Y sería más correcto llamarlo el “Libro sobre la vida que venció a la muerte”.

Este manual del inframundo era colocado dentro de la tumba del dueño. Cada uno era creado de forma individual, teniendo en cuenta la vida de una persona, y no contaba con copias. En este caso, el propio cliente decidía cuántos capítulos y qué hechizos quería incluir en el libro.

6. Imhotep y Anck-Su-Namun estaban enamorados

La historia del Antiguo Egipto tiene alrededor de 30 siglos, gran parte de los cuales cayeron en el período dinástico. Durante este tiempo, muchos reinos, gobernantes e incluso dioses cambiaron.

Pero esto no impide a los productores hollywoodenses mostrar figuras históricas de diferentes períodos en una película y construir eventos ficticios a su alrededor. De esta forma, la trama de la primera parte de la famosa trilogía La momia se basa en la trágica historia de amor del sumo sacerdote Imhotep y Anck-Su-Namun, la concubina del faraón Seti I.

Pero la ironía es que estos dos no pudieron encontrarse en la vida real, porque estuvieron separados por más de mil años. Imhotep nació en el siglo XXVII a. C., y fue un sabio y visir del Antiguo Egipto. Por otro lado, Anck-Su-Namun (también Anjesenamón) nació en 1348 a. C. y era la esposa de Tutankamón.

¿Cuál de estos datos te sorprendió más? ¿Conoces algún otro error histórico que tomamos por verdad después de ver las películas?

Compartir este artículo