Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Reglas de comportamiento al encontrarte con un perro callejero, las cuales pueden proteger tu salud e incluso salvarte la vida

Un perro es el mejor amigo del hombre hasta que tiene que velar por su propia cuenta. Un can que vive en severas condiciones dentro de las junglas de concreto tiene más en común con los lobos que con una mascota. Los animales callejeros se unen en manada, habitan determinados territorios y los protegen. Y ellos, al igual que los lobos, no les temen a los seres humanos.

En Genial.guru averiguamos qué se debe hacer ante un enfrentamiento con un perro agresivo.

Al encontrarte con un perro callejero, no corras y no trates de arrojarle algo en ninguna circunstancia

Al encontrarte con un perro no trates de correr o irte rápido. Los animales pueden tener instintos de cazador y pensar que eres una víctima perfecta.

Es mejor:

  • Permanecer a una distancia segura y esperar tranquilamente hasta que el animal se vaya.
  • Alejarse lentamente observando la reacción del perro. Si este te sigue, detente. Si el animal permanece en su lugar, sigue alejándote de la misma manera. En cuanto se voltee, puedes caminar con pasos habituales.

Se puede distraer al perro colocando algo entre él y tú. Puede ser una mochila, un paraguas, incluso una bota o una chamarra. El animal interpretará el obstáculo como una barrera entre él y la víctima potencial y se distraerá.

Si vas en bicicleta u otro transporte, entonces te percibirá como “un bocado”

Los perros callejeros reaccionan al movimiento y a menudo expresan agresión hacia las bicicletas, motocicletas, coches y otros medios de transporte. Si el perro comienza una persecución y tú vas en bicicleta o monopatín, entonces simplemente detente: el animal perderá el interés hacia ti prácticamente de inmediato.

Se puede continuar con el movimiento solamente cuando el perro se voltee y siga su camino. No trates de acelerar, ya que los canes corren muy rápido y seguramente te alcanzarán.

Si estás de paseo con tu propia mascota, entonces, a lo mejor tengas que elegir entre ponerte en riesgo a ti mismo o a tu animal

Si el perro ajeno muestra desagrado hacia tu mascota, tu reacción natural podría ser cargarla en tus manos. Pero en este caso, el agresor puede reaccionar al movimiento y atacarte. Si dejas a tu mascota en la tierra, existe el riesgo de que el perro de todos modos la ataque, y en este caso no sufrirás tú, sino ella.

En esta situación no existe una decisión correcta. Si no puedes dejar a tu mascota en tierra, es mejor pasarla a través de una cerca o sentarla en un árbol (si se trata de un gato).

Además, hay un consejo universal. No cargues a tu mascota; mejor trata de distraer al perro. Si traes una delicia contigo, dásela. Por lo general, los animales callejeros tienen hambre y no rechazarán un bocadillo. La variante perfecta es arrojarle la comida lo más lejos posible. Como resultado, el perro se alejará a una considerable distancia, se tranquilizará un poco y tú podrás irte.

No es la mejor idea usar aerosol de pimienta, como aconsejan en muchos foros. Esto puede enojar a cualquier perro y hacerlo aún más peligroso.

Si el perro se ha preparado para atacar, en ninguna circunstancia lo mires a los ojos, ya que esto puede ser percibido como un reto

Una de las peores situaciones es cuando un perro se acerca a ti y comienza a gruñirte. Si el animal está solo, entonces unas frases amenazadoras servirán: “¡No!”, o “’¡Vete de aquí!”.

En caso de que el grito no te haya ayudado, puedes permanecer quieto y quedarte parado sin verlo directamente a los ojos. Para un perro, el contacto visual es una señal para comenzar una lucha. Si te quedas quieto, entonces parecerás una presa aburrida para él. En la mayoría de los casos, solamente te ladrará y después se irá.

Si el perro se ha acercado y ha comenzado a olerte, permite que lo haga. No te muevas y en ninguna circunstancia extiendas la mano, ya que puede percibir esto como un ataque.

Es poco probable que el consejo de golpearlo en un lugar determinado (normalmente en la nariz) te ayude, ya que el perro se moverá muy rápido y posiblemente no consigas hacerlo. Los movimientos bruscos con los brazos no harán más que provocarlo.

Por supuesto, el mejor método para protegerte de un animal agresivo es no tener un encuentro con él. Si escuchas fuertes ladridos o ves una manada, entonces será mejor que evites cualquier tipo de contacto, a pesar de que tengas que alejarte mucho de tu camino y dar algunas vueltas.

¿Ves perros callejeros a menudo? Cuéntanos cómo reaccionas en tales situaciones.