Si viste el borde de la lluvia, eres uno en un millón

Curiosidades
Hace 3 semanas

Una montaña gigante y turbulenta de una nube de tormenta se está moviendo hacia ti. Es completamente negra y contrasta con el cielo azul brillante justo encima y detrás de ti. Ves un destello cegador y, en unos segundos, escuchas un trueno ensordecedor como un látigo. Y luego, la lluvia comienza a brotar desde arriba. El viento se levanta, ves las copas de los árboles inclinándose hacia el suelo a algunos km de distancia, la tormenta se acerca a cada segundo. Te congelas en el lugar, dándote cuenta de que no puedes escapar de todos modos.

Pero cuando la lluvia casi te alcanza, su movimiento se detiene de repente. A pocos metros de ti hay una verdadera inundación, pero justo donde estás, está seco e incluso soleado. Y después de un rato, la nube de tormenta furiosa derrama sus últimas gotas y se dispersa. Ver el borde de la lluvia es algo raro pero no imposible. La lluvia tiene que ser muy fuerte, para que el viento no pueda desviar las gotas de su trayectoria vertical. Si la lluvia es ligera, solo podrás ver sus bordes desde lejos: parece una neblina gris brillante que va desde el cielo hasta el suelo.

La lluvia ha terminado, y... Vaya, ¿qué son esas nubes? ¡Se ven extremadamente siniestras! Bueno, no te preocupes, se llaman nubes mammatus y son perfectamente seguras. Suelen aparecer antes o después de una tormenta severa o un huracán. Normalmente, las nubes se forman gracias al aire más cálido que sube, pero estas se forman debido al aire más frío que desciende. Crea bolsas de hielo y agua, que caen en distintos lóbulos. Sin embargo, no aguantan demasiado, 15 minutos como máximo, y luego desaparecen.

El clima podría ser más extraño, ¡como una lluvia de animales! En 2009, la gente de Ishikawa, Japón, vio un tipo de lluvia que nadie había visto antes: ¡estaban lloviendo renacuajos! La primera razón es que el viento ese día era tan fuerte que levantó y se llevó a todos esos renacuajos en poco tiempo. La segunda posible razón es que los pájaros grandes, como las gaviotas, simplemente los dejaron caer mientras volaban hacia sus nidos. Algunos científicos creen que estas criaturas fueron levantadas del suelo por una tromba de agua y llovieron más tarde. Por cierto, ese día, la gente encontró no solo renacuajos, sino también ranas y peces en lugar de charcos. Y sí, también pueden llover gusanos. Algunas personas afirman haber visto lluvias de serpientes, ¡ay!

La lluvia no suele ser inusual en Oakville, Washington, pero esta todavía no tiene una explicación sólida. En lugar de las comunes gotas de lluvia, la gente vio gotas translúcidas como gelatinas que caían del cielo. Aquellos que se acercaron mucho a ese tipo de lluvia dijeron que se sintieron mal al día siguiente. Algunas personas piensan que podrían haber sido medusas evaporadas, lo que resultó en lluvia, o simplemente podría ser un desperdicio de un avión comercial. Casi lo mismo sucedió en 2012 en Dorset, Reino Unido. Durante una tormenta de granizo, la gente encontró bolas de gelatina junto con granizo. Los investigadores recolectaron esas bolas pegajosas y las guardaron en un refrigerador para estudiarlas más tarde. Resulta que no fue necesario, ya que las gotas viscosas no se derretían a temperatura ambiente.

Nadie está seguro de dónde venían las bolas, pero la primera idea fue que eran huevos de algún animal acuático transportados por pájaros en el cielo. Pruebas posteriores demostraron que la sustancia gelatinosa era una sustancia química que actúa como un bloqueo de agua y se usa en muchos productos comerciales, incluso en cables, para protegerlos del agua.

Comentarios

Lecturas relacionadas