Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Una mujer inventó un nuevo tipo de plástico biodegradable en agua, y eso es un gran paso para salvar nuestros océanos

7-35
955

El problema de la contaminación plástica se ha ido acrecentando a lo largo de décadas, y encontrar formas de resolverlo se ha convertido en un tema de máxima prioridad. Millones de toneladas de plástico se producen en todo el mundo cada año, y la mitad de ellos son artículos de un solo uso que, no obstante, permanecen en la naturaleza durante cientos de años. Sharon Barak, una ingeniera química de Israel, encontró una manera de que el período de degradación del plástico se reduzca de siglos a tan solo minutos.

A Genial.guru le encanta saber que el planeta ahora tiene una forma innovadora de combatir la contaminación plástica, y quiere contarte cómo funciona.

Sharon Barak se retiró de la empresa de fabricación de plástico en la que trabajaba para ayudar al mundo a combatir la contaminación

Todos usamos artículos de plástico a diario, y ahora es probablemente imposible imaginar la vida sin ellos. Pero el plástico convencional no es ecológico, y cuando se desecha puede permanecer en la naturaleza durante décadas o, incluso, siglos, lo cual representa una amenaza tanto para los animales como para los seres humanos.

Según los expertos, el tiempo promedio para biodegradarse es de 50 años para vasos de plástico, 200 años para los popotes y 450 para las botellas de plástico. La ingeniera química Sharon Barak estableció el objetivo de hacer un producto que se sintiera, pareciera y funcionara como plástico, y que al mismo tiempo pudiera descomponerse en el agua sin dañar la naturaleza. ¡Y ella lo hizo!

El producto sustituto del plástico que inventó Sharon es absolutamente idéntico, pero se disuelve en el agua en minutos

Sharon y su equipo pasaron mucho tiempo realizando pruebas con muchos componentes diferentes, hasta que encontraron la fórmula correcta. El plástico “falso” que Sharon inventó está hecho a partir de materiales 100 % ecológicos que se disuelven fácilmente en el agua y se convierten en parte de la naturaleza.

El producto es tan seguro y natural, que incluso se puede beber su solución en el agua. Si una bolsa hecha de este producto se cae accidentalmente en el océano, se convertirá en parte de él en solo unos minutos, sin representar una amenaza para los animales marinos, a diferencia de una bolsa de plástico común.

Además, este nuevo invento no necesita un proceso demasiado elaborado para el reciclaje. Cuando hayas usado un artículo y ya no lo necesites, simplemente puedes tirarlo por el desagüe. Como dice el sitio web del equipo, el proceso de fabricación tampoco es tan complicado: la maquinaria normal para la fabricación de bolsas de plástico puede ajustarse para fabricar este innovador producto que puede salvar nuestros océanos.

Ahora, Sharon y su equipo están dando un paso gigante en el gran trabajo que se necesita para que las personas podamos disfrutar de un futuro más limpio y seguro

Sharon encuentra un gran potencial en este sustituto biodegradable del plástico que ha desarrollado con su equipo. Puede usarse para envolver alimentos, fabricar botellas y cualquier otro propósito para el que normalmente se usa el plástico. Sharon y su equipo están trabajando arduamente para presentar su invento al mundo, y creen que la producción en masa del plástico “falso” ecológico hará que el mundo sea un lugar mejor para vivir.

¿Qué opinas del proyecto de Sharon? ¿Crees que alguna vez lograremos sustituir todo el plástico del mundo por una solución ecológica como esta?

7-35
955
Compartir este artículo