15 Mujeres sin rodeos capaces de poner a cualquier persona en su lugar

Historias
Hace 2 semanas

Desde la infancia, a muchas niñas se les enseña a ser complacientes, amables y pacientes. Sin embargo, en la vida adulta, este hábito suele ser más perjudicial que beneficioso. Afortunadamente, las protagonistas de este artículo encontraron la fuerza necesaria, en el momento preciso, para no alimentar el egoísmo y atrevimiento de otros, mostrando firmeza.

  • Una conocida llama y sin rodeos pregunta: “¿Estarás en casa? ¡Pronto estaremos en tu ciudad!” Presintiendo sus intenciones, respondo de inmediato: “No acepto visitas en casa”. Insiste en que al menos nos reunamos un rato, pero le explico que tengo mucho trabajo y que realmente no puedo recibir a nadie, tras lo cual cuelga el teléfono. Una semana más tarde, mientras hacía reparaciones y pensaba solo en ducharme y dormir, alguien empezó a golpear insistentemente la puerta a las 10 de la noche. Era ella, con su esposo e hijos. Simplemente no abrí, pues ya había dejado claro que no recibiría visitas. Ya había caído en sus trucos un año antes, cuando me pidió alojamiento por una noche y apareció con su madre y sus hijos, a pesar de que había especificado que solo podía acoger a un adulto.
  • Recuerdo estar embarazada y acudir al hospital para ingresar, pero la mujer en recepción no quería permitir que mi esposo llevara mi bolso a la habitación, ni nos ofrecía un carrito para ello, ni lo llevaría ella misma, y además trataba de discutir. Así que armé un escándalo, preguntándome si había venido a preservar mi salud o a empeorarla. ¿Qué se suponía que debía hacer, ponerme a cargar algo pesado de inmediato? De repente, después de mi reclamo, como por arte de magia, le permitieron a mi esposo pasar.
  • Mientras pagaba la hipoteca de mi apartamento y salía con un chico sin vivienda propia, le ofrecí quedarse conmigo. Estaba estudiando y trabajando por poco dinero, por lo que aceptó mudarse encantado. Sin embargo, cuando sugerí que contribuyera a los gastos del hogar, se indignó y argumentó que, de todos modos, yo habría pagado esos gastos y que él casi no incurrió en gastos adicionales. Me llamó tacaña y sugirió, con sarcasmo: "¿Debería también pagar la mitad de tu hipoteca, ya que vivo aquí?" Respondí: "No me molestaría. ¿Preferirías pagarle el alquiler a una desconocida por un viejo apartamento en las afueras, o a mí, tu pareja, que mejora tu vida, cocina, limpia, y donde vives en un lugar agradable y bien atendido?" El chico se marchó, acusándome de materialista y hablando mal de mí a nuestros amigos. Ahora, solo busco a alguien que tenga su propia vivienda.
  • Sentada en la estación de autobuses con mi hijo y mi abuela, esperando el autobús para volver a nuestro pueblo, llevaba puesta una falda de mezclilla a unos 5-7 cm por encima de las rodillas, a mis 25 años. Entonces, una señora comenzó a criticarme: "¿Qué es eso, pronto veremos tus bragas?" Mientras ella, estaba sentada con una bata y con las piernas abiertas. No me quedé callada y le respondí que tal vez las mías no se verían, pero ella estaba exhibiendo las suyas a toda la estación. En ese momento, mi abuela intervino en mi defensa: "Tú te lo buscaste ¡Así aprenderás a hablar menos sobre la vida de los demás!" No esperaba eso de ella.
  • Una amiga necesitaba urgentemente un tratamiento caro. Lo compartió con su esposo, quien en lugar de apoyarla, empezó a quejarse de su “egoísmo” y su negligencia hacia su salud. Se lamentaba de los gastos que ahora enfrentarían... Y que él había planeado ir a Tailandia ese verano y también necesitaba reparar algo en el coche... En resumen, la llevó a la histeria, se fue satisfecho al trabajo por la mañana y, al volver por la tarde, ¡sorpresa! Lo recibieron con “una mirada muy cariñosa” de su suegro, un hombre robusto, y las maletas listas. Mi amiga asomó la cabeza por la puerta, lo miró como si no fuera nadie y se fue, sin prestarle atención. Su suegro no lo dejó pasar del umbral, el apartamento había sido de ella incluso antes del matrimonio. El hombre acabó yéndose a casa de su madre. No opuso resistencia al divorcio y simplemente se sintió ofendido.
  • La madre de uno de mis alumnos llegó y empezó a acusarme de que su hijo no había aprobado mi materia. Llamé al chico y le pregunté directamente si me había entregado algún trabajo, si había participado en clase, si había leído los dos libros que asigné. Respondió que no a todo. Luego, mirando fijamente a la madre, le recordé que la había llamado cinco veces para informarle sobre los problemas académicos de su hijo, pero todas las veces fueron en vano. Mirándola directamente, le pregunté si tenía más cuestiones sobre por qué su hijo había reprobado mi asignatura. Sin responder, se fue, murmurando. © Penya23 / Reddit
  • Tengo una historia con mi primer esposo. Durante mi baja por maternidad, él llegó a casa, le serví sopa, pero al parecer no tenía ganas de comerla y comenzó a jugar con la cuchara en ella, diciendo: “Esta sopa está muy líquida”. Repitió esto varias veces, y a la cuarta, no pude más, tomé la sopa y se la vertí en la cabeza. No se lo esperaba, comenzó a agitar las manos, quizás intentando golpear. Lo empujé fuera y no lo dejé entrar hasta que llegó su padre.
  • He estado pidiendo a mi esposo que participe más en las tareas del hogar, pero parece ignorarme por completo. Lo peor es que nuestro hijo de 13 años lo imita, crea desorden y se niega a limpiar. Cuando castigo al niño por su pereza, mi esposo secretamente anula el castigo. Sin embargo, ayer me encontré con una amiga y su pareja, y los invité a casa. Llamé a mi esposo y le pedí que él y nuestro hijo limpiaran la casa, ya que iba a traer invitados. Pero cuando regresé casi dos horas después, la casa estaba en total desorden. Mi amiga intentó restarle importancia, pero noté la mirada que intercambiaron con su pareja. Después de que se fueron, les dije a mi esposo y a Tim que se fueran de casa y no regresaran hasta que aprendieran a respetarme y colaborar con las tareas domésticas. Ahora están en un motel; mi hijo volverá cuando acepte cumplir con algunas responsabilidades en casa, y aún estoy decidiendo si reconciliarme con mi esposo. © Unknown author / Reddit
  • El año pasado, durante las nevadas, salía a palear la nieve del patio, y, dado que mi trabajo es sedentario, aprovechaba para limpiar no solo mi espacio de estacionamiento, sino también los de los vecinos y los caminos cerca de la entrada para estirarme. Este año, después de limpiar mi espacio y mientras iba a buscar mi auto, una mujer ocupó mi lugar. No solo tomó un espacio, sino que logró aparcar de tal manera que bloqueó tanto mi lugar limpio como el del vecino. Justificó su acción diciendo que su auto se atascaba y que no podía estacionar adecuadamente porque tenía prisa. Normalmente, lo habría dejado pasar, pero estoy en mi sexto mes de embarazo y no me resulta fácil apalear... Así que, frustrada y enojada, decidí palear nuevamente. Al despejar un nuevo lugar para mí, acumulé la nieve cuidadosamente bajo las ruedas y la parte baja de su vehículo.
  • Mi novio desapareció durante un par de días y me ignoró. Luego propuso que nos viéramos para “tener una conversación seria”. Estaba tan nerviosa que temía llorar frente a él o incluso montar un escándalo. Por eso tomé algunos calmantes y llegué a la cita tranquila. Me dijo que había decidido terminar la relación, que no estaríamos juntos. Sonreí y respondí: “Excelente, es la mejor decisión, nunca me he sentido tan bien en mi vida”. El chico quedó atónito. Me levanté y salí del café. No recomiendo los calmantes a nadie, pero al final, él quedó como un tonto y yo me sentí como una reina
  • Una pariente vino a mi casa y empezó a decirme cómo debería reorganizar los muebles, que no le gustaban mis estanterías y que debería quitarlas. Estaba tan sorprendida por su descaro que simplemente le pedí que dejara este lugar que tanto despreciaba y que no regresara hasta que cambiara de actitud.
  • Regresamos a casa y todos llevan al límite sus bolsas de mano para evitar pagar extra por el equipaje. Muchos traen además varias bolsas del duty-free. Recuerdo que una vez una botella de vidrio cayó de un compartimento y me golpeó la cabeza, así que ahora solo guardo mi equipaje encima de mí. Llevo una mochila con una laptop y una maleta de 5 kg para dos personas. Planeaba colocar la mochila bajo el asiento delantero y la maleta en el compartimento superior directamente sobre mí, pues pagué extra por esos espacios. Entramos entre los últimos y, el compartimento estaba lleno. Miré el compartimento de equipaje sobre nosotros, completamente ocupado. Pregunté en voz alta: “¿De quién son estas bolsas? El compartimento sobre mis asientos, quiero poner aquí mi maleta”. Nadie respondió. Insistí, más fuerte: silencio. Dije entonces: “Si no son de nadie, entonces que se queden en el pasillo”, y empecé a sacar las bolsas. Inmediatamente, se desataron gritos y reclamos de “¡No toques, cómo te atreves!”. Respondí que esos eran mis lugares y que el compartimento estaba destinado para mi maleta, y que llevaran sus cosas a otro lado.
  • La semana pasada, mi suegra y la hermana de mi esposo visitaron a nuestra hija de seis semanas. Días después, la bebé enfermó. Supe por mi esposo que mi suegra recientemente había contraído la gripe de uno de sus clientes y su esposo también había estado enfermo. Les había preguntado a ambas si alguien estaba enfermo en la familia, y ambas lo negaron. Enfurecida, las confronté y empezaron a decir que “todo estaría bien, que el niño necesita desarrollar su inmunidad”. Impactada por su egoísmo, decidí que no permitiría que se acercaran a mi hija hasta que cumpliera al menos seis meses. © Unusual_Stomach_5574 / Reddit
  • Mi novio me fue infiel. Me inscribí en un sitio de citas, lo encontré y le programé una cita. En 10 minutos nos encontraremos en un café, y él no tiene idea de que en lugar de una desconocida atractiva, seré yo quien lo espera con una maleta de su ropa. Justo ahora, mi padre está cambiando las cerraduras de la puerta de mi casa. © fesshole / Twitter
  • Mi esposo y yo llevamos casados 6 años, tenemos dos hijos y otro en camino. Recientemente, propuso que dejara mi trabajo para convertirme en ama de casa y cuidar a los niños, argumentando que así se preocuparía menos, ya que estarían conmigo en lugar de con extraños, ya sea una niñera o en una guardería. No estaba de acuerdo con la idea, pues estar en casa limitaría mis oportunidades de retomar mi carrera profesional en el futuro. Tras reflexionarlo, acepté quedarme en casa a cambio de obtener la mitad de su empresa como seguridad en caso de divorcio u otras situaciones imprevistas. Esto lo sorprendió, pero finalmente llegamos a un acuerdo, aunque mis amigos critican mi decisión. © Status-Mention6793 / Reddit

El resentimiento y la ira pueden acumularse silenciosamente hasta que una pequeña chispa desborda la paciencia. Esto es lo que les sucedió a las personas de esta narración.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas