Usuarios de la red hablaron sobre los eventos más extraños de su vida, y sus relatos hacen que la sangre se hiele en las venas

Una parte de los habitantes de nuestro planeta cree en lo sobrenatural, en los fantasmas y en el inframundo en su conjunto. La otra parte duda, y una tercera considera que todo es un completo disparate... hasta que le sucede algo inexplicable. La autora de este artículo formaba parte de ese grupo, pero todo cambió después de vivir dos sucesos extraños, los cuales podrás leer al final.

Recientemente, en Reddit se creó un hilo en el que los usuarios comenzaron a contar hechos paranormales o inexplicables que les habían sucedido. Los relatos fueron tan sorprendentes que, en Genial.guru, decidimos compartir contigo algunos sucesos extraños que les ocurrieron a varias personas, incluidos nuestros lectores. Creer en ellos o no es algo que, por supuesto, depende de ti.

***

“Hace 5 años, mi esposo y yo fuimos a visitar a su abuela. Ella vivía en una casa grande y hermosa de dos pisos. Un día, me encontraba a punto de subir las escaleras para ponerme el pijama, cuando vi a una mujer subiendo por los escalones. En la casa solo estábamos mi marido, nuestra pequeña hija, la abuela y yo. Volví a la sala y conté lo que había visto. La anciana, muy calmada, dijo: ‘Sí, es Laurie. Viene a menudo’. Laurie era la madre de mi esposo, quien falleció cuando él solo tenía 11 años. Quedé terriblemente asustada y ya no pude dormir mientras estaba en esa casa”. © AvsMama

***

“No creo demasiado en todo esto, pero sí me pasó algo una vez, y, en ese momento, quedé completamente horrorizada. Cuando mi esposo falleció, no se lo conté de inmediato a nuestro hijo. Ya era bastante tarde, como las 23:00 (no recuerdo por qué mi bebé de tres años no estaba durmiendo en ese momento). De repente, él entró en la habitación como si estuviera tomado de la mano de alguien y dijo: ‘¡Mamá, mira! ¡Papá llegó!’. Y se fue a la cocina con su ‘papá’, diciéndole algo en el camino. Me quedé sentada 15 minutos sin poder moverme.

En resumen, le adjudiqué todo a mi estrés, pero nunca he tenido tanto miedo en mi vida, ni antes ni después”. © Matilda

***

“Hace poco, mi padre falleció. Por la tarde, un día antes del funeral, mi teléfono comenzó a sonar. La llamada era del número de mi papá, y su teléfono estaba justo delante de mí”. © Denis Firsov

***

“No recuerdo bien el momento, pero mi madre suele contarme esta historia. Incluso antes de que yo naciera, mi abuelo soñaba con jugar al fútbol conmigo. Dos semanas después de mi nacimiento, murió de cáncer cerebral. Solo llegó a verme una vez. En ese momento, nuevamente le contó a mi madre sobre su sueño, y le dijo que le gustaría mucho jugar al fútbol conmigo.

Cuando tenía 2 años, estaba en un club de campo con mis padres. Era la hora del almuerzo, y mi madre le pidió a la niñera que me llevara al comedor para darme de comer. La mujer fue a buscarme, pero regresó y susurró: ‘Él [es decir, yo] dijo que no va a venir porque está ocupado. Dice que está jugando al fútbol con su abuelo’.

Mamá inmediatamente se dirigió al balcón (el campo de fútbol y uno de los arcos estaban justo debajo de él) y me vio pateando la pelota y gritando: ‘¡Atrápala, abuelo, atrápala!’. Entonces, lloró mucho (y aún llora cada vez que me cuenta la historia)”. © brMerak

***

“Después de la muerte de mi madre, solía visitar su tumba varias veces a la semana. Usualmente, mis hijos iban conmigo. Y, uno de esos días, cuando pasábamos por la parte antigua del cementerio, mi hijo mayor, que entonces tenía 6 años, me preguntó: ‘Mamá, ¿qué esperan todas estas personas? ¿Por qué se quedan paradas allí?’. Miré hacia donde señalaba: el cementerio estaba vacío, es decir, no había ni un alma alrededor.

Cuando llegamos a la tumba de mi madre, mi hijo me tomó de la mano y me dijo: ‘No te preocupes, la abuela está con mamá, ¡y están felices!’. Le decíamos ‘mamá’ a la hermana de mi madre, quien murió antes de que mi esposo y yo nos casáramos. Es decir, mi hijo no conocía nada de ella, y ni siquiera sabía cómo la llamábamos”. © anon33312

***

“Una vez, estaba sentado en la sala de estar con mi abuela, y no había nadie más en la casa. Ella estaba resolviendo un crucigrama, y yo estaba jugando con mi iPad. El televisor estaba apagado y las ventanas estaban cerradas. De repente, escuché a alguien susurrar mi nombre. Como el cuarto estaba en silencio, fue claramente audible. Miré a mi abuela, pensando que me había llamado, y le pregunté: ‘¿Dijiste algo?’. Ella respondió: ‘No, pero escuché tu nombre’”. © Totesmcgotes702

***

“Esta no es una historia mística; sin embargo, es inexplicable. Mi abuela y mi abuelo (que en paz descansen ambos) vivían en un departamento de una habitación, sin balcón. En el alféizar de la ventana había dos plantas de Kalanchoe que habían crecido mucho y ​​tapaban la luz solar. A mí abuelita la enojaba eso, así que decidió quitarlas.

Estas eran grandes y pesadas, por lo que mi abuela decidió que le pediría a mi padre que las sacara en nuestra visita más cercana. Pero, a la mañana siguiente, ambas plantas florecieron. Literalmente se cubrieron de pequeños sombreros de flores... La abuela, por supuesto, las conservó”. © Irina

***

“A mí me pasó algo una vez. Probablemente haya sido algún tipo de alucinación, pero realmente me asustó. Estaba sentado en mi cama, y llevaba varias horas mirando YouTube. Luego me incorporé y me estiré para poner algo sobre la mesita de noche, pero tuve la extraña sensación de que no me había movido en absoluto. Me di la vuelta rápidamente, ¡y vi el lugar en donde estaba unos segundos antes! ¡Y todavía estaba sentado allí! ¡Parecía que había salido de mi cuerpo! Vi la expresión de terror que apareció en mi cara en ese segundo. Regresé rápidamente al mismo lugar y nunca más experimenté algo tan extraño”. © ju5tjame5

***

“Un día, mi padrastro encontró a un cachorro a un lado de la carretera. Al parecer, alguien lo había arrojado de un automóvil en movimiento, porque tenía muchas fracturas. Él lo llevó a un veterinario y pagó por su tratamiento. Luego lo adoptamos, y lo llamamos Eddie. Desde entonces, se convirtió en el mejor amigo de mi padrastro: no importaba a dónde fuera él, el perro siempre lo seguía.

Muchos años después, el animal falleció. Yo estaba en la universidad en ese momento, y estaba muy lejos de casa, por lo que no pude despedirme de Eddie. Unos meses después, tuve un sueño en el que Eddie me encontraba. Se acercaba meneando la cola, y parecía muy feliz de verme otra vez. Luego comenzó a llevarme por un camino de niebla, y, cuanto más avanzábamos, más fuerte movía la cola.

Finalmente, llegamos a un gigantesco muro de niebla que se extendía a lo largo hasta el horizonte y se elevaba hacia el cielo. Eddie se acercó mucho a ese muro, pero luego se dio vuelta y corrió hacia mí. Me lamió la mano, me empujó con la nariz un par de veces y lloró un poco. Luego volvió a correr hacia la pared y saltó a través de ella. Entonces vi la silueta de Eddie saltando alegremente al lado de la figura de un hombre. Seguí al perro y extendí la mano para tocar la pared con la esperanza de pasar a través de ella cuando... me desperté por una llamada de mi teléfono móvil. Era mi mamá, quien llamaba para decirme que mi padrastro acababa de fallecer de un ataque al corazón”. © UnhappyTwist

***

“Hace casi 2 años, una amiga falleció. Un par de meses después de su muerte, soñé que iba a visitarla, o, más bien, que iba a la casa de sus padres. Estuve allí varias veces mientras ella aún vivía. Entré y vi que habían reorganizado los muebles de la cocina. Mi amiga dijo: ‘¡No me gusta todo esto! No sé cómo decirle a mi madre. Ya había muy poco espacio aquí, pero ahora no quedó lugar en absoluto. ¿Por qué cambiaron todo?’. Después de despertarme por la mañana, llamé a su madre, le conté del sueño y le pregunté si había hecho una reorganización de muebles en la cocina. Ella respondió que, el día anterior, había instalado una mesa y un banco en el cementerio, en la tumba de su hija”. © RuddyPanda

***

“Este incidente sucedió hace 7 años, y todavía no puedo explicarlo de ninguna manera. En ese entonces, trabajaba desde mi casa, y, por lo general, comenzaba mi día laboral a las 8 en punto.

Una mañana, exactamente a las 8:00 a. m., estaba en mi cocina ubicada en el primer piso de la casa. Hice una taza de café y luego subí a mi oficina. Presioné el botón de encendido de la computadora y me di cuenta de que me había olvidado el café en la cocina. Inmediatamente bajé y busqué la taza. Tomé un sorbo y sentí que estaba frío. No, no tibio, completamente frío. Pensé que mi cafetera se había roto, pero luego miré mi reloj, y mostraba las 9:14 a. m. Aunque esperaba ver, como máximo, las 8:05. Resulta que 1 hora y 10 minutos de mi vida habían pasado en un instante y completamente desapercibidos para mí, y no puedo encontrar una explicación para eso.

Tuve una sensación muy desagradable. No entiendo qué pasó durante esa hora. No me habían cortado la electricidad ese día, no tuve ningún ataque, no consumía drogas ni medicamentos. Y no creo que haya podido dormirme, porque recuerdo claramente cómo escribí mi contraseña en Windows y dije en voz alta ‘Maldición, me olvidé el café’, y fui a buscarlo. No me volvió a pasar nada como eso nunca más”. © scott60561

***

“Después de que mi padre falleciera, mi madrastra me preguntó varias veces si no había visto el libro que él había estado leyendo durante los últimos meses. Ella no recordaba el nombre. Buscamos por toda la casa y, finalmente, lo encontramos en medio de un montón de revistas. No sabíamos cómo había llegado allí, ya que mi padre no había estado en ese lugar. Mi madrastra reconoció la obra inmediatamente por la portada. Esta se llamaba ‘Saludos desde el cielo’.

Dos días después de la muerte de papá, mi teléfono sonó, y en la pantalla apareció su número. Me asusté mucho y no contesté. Luego le pregunté a mi madrastra si me había llamado desde el teléfono de mi papá, y ella dijo que no, que lo había dejado en el garaje, el lugar en donde él siempre trabajaba.

Esto sucedió hace 14 años, y todavía me arrepiento de no haber respondido a esa llamada”. © might-be-drunk

***

“Tengo dos historias cortas que me gustaría compartir. Ambas son muy tristes para mí.

1. A fines de 2008, justo después de que mis padres se divorciaran, tuve un sueño muy claro, o, tal vez, una visión de la muerte de mi madre. La vi en la cama de un hospital, y todo parecía muy real. En abril de 2011, mi madre murió de cáncer de intestino, acostada en la misma habitación que yo había visto entonces.

2. El verano pasado, cuando supe que mi esposa estaba embarazada, tuve otra visión: me vi frente a una lápida sin nombre, pero, de alguna manera, entendí que era de mi hijo por nacer. A finales de noviembre, mi bebé murió de una infección agresiva. Nació con 3 meses y medio de anticipación, y vivió solo 13 días”. © AtACarnivorus

***

“A mi padre le gustaban mucho los cardenales rojos (una especie de aves, aclaración de Genial.guru). Después de que él muriera, comencé a notar que estos pájaros literalmente me perseguían en todas partes, sin importar en dónde estuviera”. © Rushian47

***

Estas dos historias son compartidas por la autora del artículo.

1. “El abuelo de mi esposo le dijo a su hija, con quien había vivido en los últimos años, que, durante varias noches, había estado soñando con un vecino suyo que había fallecido hacía mucho tiempo. En el sueño, este lo saludaba con la mano. Un par de días después, el abuelo enfermó repentinamente. Lo llevaron al hospital, y, al día siguiente, murió”.

2. “Cuando mi esposo y yo nos mudamos para comenzar con nuestra vida de pareja, vivíamos en una casa en la que un año antes había fallecido una anciana. Un día de verano, estaba en el lugar cuando, de repente, escuché pasos de alguien que arrastraba los pies en nuestro patio (esos pasos lentos que las personas mayores suelen dar cuando usan pantuflas). Pensé que mi esposo había regresado a casa del trabajo antes de tiempo... Pero él llegó 3 horas después. No sé quién produjo el sonido, pero el territorio del patio estaba detrás de una cerca cerrada con llave...”.

¿Alguna vez te ha sucedido algo inexplicable? De ser así, comparte tu historia con nosotros en los comentarios.

Compartir este artículo