Genial
Genial

12 Clichés de películas luego de una ruptura que nos hacen pensar “No soy yo, es Hollywood”

No existe una ruptura que no duela, incluso cuando las cosas terminan bien. Si nos han dejado, es incluso más difícil. Por supuesto, lo primero que pensamos es que todo se va a arreglar y fantaseamos con uno y mil escenarios donde eso sucede. Y a Hollywood le encanta hacer justamente eso: mostrarnos esas fantasías donde todo se arregla, aunque sean simplemente ficción.

En Genial.guru elaboramos una lista de clichés de rupturas tan frecuentes en las películas románticas que casi nos convencen de que pueden suceder en realidad.

1. Una amorosa carta de despedida, donde la persona te explica todo de una forma razonable y empática

En primer lugar, si nos van a dejar, no hay nada romántico en hacerlo por carta (o su equivalente hoy en día, como por mensaje o WhatsApp). ¡Que vengan y nos digan todo lo que tienen que decirnos en la cara! Las cartas son románticas en las películas, pero en la vida real, probablemente eso signifique que la persona no tiene el valor suficiente para enfrentar la situación.

Esto sucede con la carta del Sr. Darcy en Orgullo y prejuicio (2005), o todas las que escribe Noah en Diario de una pasión (2004).

2. Tu ex o alguien va a aparecer en tu casamiento para detenerte y evitar que te cases

Si alguien espera al día de nuestro casamiento para pedirnos que volvamos con él, pues más egoísta no se puede conseguir. ¿En serio? ¿Esperar hasta el último momento, delante de toda nuestra familia y amigos, para decirnos lo que siente? En la vida real, si ya estás en el altar, digamos que hay un 99% de posibilidades de que ya estés decidida, y seguramente el sentido común de tu ex también lo sepa.

Podemos recordar a Tom en Quiero robarme a la novia (2008), el abogado que interrumpe a Melanie en Sweet Home Alabama (2002), o cómo Charles se da cuenta en su propia boda que prefiere casarse con Carrie en Cuatro bodas y un funeral (1994).

3. Tu ex aparece de casualidad para verte triunfando y puedes refregarle en la cara que estás mejor sin él

En las películas, las heroínas se encuentran con sus ex justo cuando están recién salidas de la peluquería, cuando están del brazo de su nuevo y guapo novio o incluso cuando están triunfando laboralmente. Pero estas casualidades solo suceden en Hollywood: si te cruzas de casualidad a un ex, probablemente sea en el momento en que menos lo esperas (y menos lo deseas).

Cómo no pensar en la adorada Elle triunfando en la corte delante de su ex en Legalmente rubia (2001), o incluso a Bridget en Bridget Jones: Al borde de la razón (2004), reencontrándose con Daniel cuando ya está en una relación más sana con Mark.

4. Ambos están cantando la misma canción en el mismo momento

Littlestar / Playtone / Collection Christophel / East News

Tal vez el cliché menos creíble de todos, pero, sin embargo, funciona. Si hay algo que se lleva bien con las rupturas es la música, y no faltan canciones que nos hagan pensar en ese amor perdido. Pero quizá cantar el mismo tema y en el mismo momento es un poco mucho; solamente puede suceder en una ficción.

Los consagrados Pierce Brosnan y Meryl Streep en Mamma Mia! (2008), o Gabriela y Troy en High School Musical (2006) son ejemplos de duetos perfectos.

5. Que crucen la ciudad para llegar al aeropuerto y detenerte antes de que el avión despegue

Como casarse, subirse a un avión es una decisión bastante definitiva como para que esperen hasta último momento para ir a buscarte. En la vida real, qué engorroso sería perder el billete y cambiar todos los planes porque a tu ex se le ocurrió que no quiere dejarte ir. Mejor esperar a que vuelvas o enviarte un mensaje, ¿no?

En Cómo perder a un hombre en 10 días (2003), Benjamin persigue el taxi de su interés amoroso hacia el aeropuerto. Tampoco olvidemos a Adam Sandler buscando a Drew Barrymore en una escena muy graciosa en La mejor de mis bodas (1998), y, por supuesto, también tenemos a Ross buscando a Rachel en Friends.

6. Van hasta tu habitación para verte y hablar contigo

Las protagonistas están muy tranquilitas en sus cuartos y, de repente, escuchan un ruido en la ventana: es su exnovio, quien ha ido para hablar con ellas. En la vida real, esto sería de bastante mal gusto y nos pegaríamos un buen susto. Como mucho, se pondrán insistentes en el teléfono, pero si se acercan a tu ventana, no ganarán más que una discusión.

Estas escenas podemos encontrarlas en 10 Cosas que odio de ti (1999) o en High School Musical (2006), con un Troy golpeando la ventana de Gabriela.

7. Se cruzan de alguna forma inesperada

New Line Cinema / Courtesy Everett Collection / East News, © The Notebook / New Line Cinema and co-producers

Esta es la fantasía más frecuente cuando queremos volver a ver un ex: que vamos a cruzárnoslo en cualquier momento. La realidad es que, si tienen redes sociales, es muy probable que sepas dónde se halla esa persona, y si la conoces a tiempo, también sepas qué lugares frecuenta y decidas evitarlos (o no). Pero en verdad hay pocas probabilidades de que eso suceda sin que le pongas un poco de atención.

En Diario de una pasión (2004), Allie se encuentra con novedades sobre Noah justo cuando está por casarse, y en Lo mejor de mí (2014), los personajes se reencuentran de casualidad en su ciudad natal.

8. Ya tienen una nueva pareja, pero se topan una vez contigo y la abandonan de un día para el otro

Vamos a darle una tregua a Hollywood, ya que es posible que te des cuenta de que sigues enamorado de tu pareja anterior. Pero supongamos que te encuentras con tu ex, que ya tiene otra relación. Y quiere volver contigo, qué maravilla. En la vida real, sin embargo, lo primero que te dirán tus amigas será que si tan fácil abandonaron a su nueva pareja, igual de fácil pueden volver a dejarte.

En Siempre el mismo día (2011), el personaje de Anne Hathaway solo necesita ver a su ex para darse cuenta de que nunca lo olvidó y para dejar a su perfecto novio.

9. Después de la ruptura, haces un viaje y ahí encuentras al amor de tu vida

En nuestra opinión, este es uno de los clichés en los que más creemos y que más nos decepcionan. Un viaje nos puede ayudar a tomar un poco de perspectiva, a distraernos de la tristeza de la ruptura. Pero ¿en serio? ¿Cuántas posibilidades hay de que justo en ese momento encontremos al amor de nuestras vidas?

En Comer, rezar, amar (2010), ya directamente desde el título nos están avisando que Julia Roberts se va a enamorar, y en Vacaciones (2006), Cameron Diaz intercambia su casa con Kate Winslet y convenientemente encuentra a su verdadero amor.

10. Todo había sido un malentendido. La persona en breve volverá a explicarte qué ha sucedido y la perdonarás como si nada

Pues claro, que entonces viene tu ex y te dice que no es como pensabas, que así no fueron las cosas, y que lo que creíste ver o escuchar no había sido tan así. ¿Te suena? Sí, por supuesto, pero el final de esa conversación suele terminar con un portazo, no con una reconciliación, y oh, sorpresa, habías entendido perfectamente.

Nos cansaríamos de enumerar ejemplos, ya que este es uno de los clichés favoritos de Hollywood. En Jerry Maguire, seducción y desafío (1996), Renée Zellweger solo necesita una explicación para volver con su marido, y en Un lugar llamado Notting Hill (1999), Will (Hugh Grant) solo necesita decirle a Anna (Julia Roberts) que ha sido un tonto, y con eso alcanza para que ella le dé una oportunidad.

11. El último gesto romántico que nos termina de convencer de darles otra oportunidad

Pareciera que desde Hollywood nos quieren convencer de que todo se puede arreglar con un gran gesto romántico. Uno bien grande: que griten delante de una multitud que nos aman y no pueden vivir sin nosotras, que pongan carita de inocentes y se queden unas horas bajo la lluvia ya es prueba de que merecen una oportunidad. Ese es el secreto para que todos los problemas de pareja desaparezcan, ¿cómo no nos habíamos dado cuenta?

¿Acaso tendríamos que nombrar todas las películas románticas en este punto? Los grandes gestos románticos son los favoritos de Hollywood: Richard Gere en Mujer bonita (1990), Ashton Kutcher en Amigos con derechos (2011), y muchas de las cintas que ya hemos nombrado, como Un lugar llamado Notting Hill, El diario de Bridget Jones, 10 Cosas que odio de ti, y frenamos para no estar toda la tarde.

12. Si la relación no funciona, siempre pueden quedar como los mejores amigos

Okey, esta nos ha dolido bastante, porque, por momentos, hemos creído que era real. Y no es que no pueda pasar en ningún caso, pero vamos, la mayoría no lo logra (y por algo será, ¿no?). Lo mejor que podemos hacer, y que Hollywood rara vez nos dice, es seguir adelante con nuestras vidas, recordar la relación con el sentimiento que merece y aprender de los errores.

Y en esta ocasión no podemos evitar pensar en Rachel y Ross de Friends (1994-2004), y en Robin y Ted de Cómo conocí a tu madre (2005-2014), quienes encajan a la perfección con el dicho “Donde hubo fuego, cenizas quedan”.

¿Qué cosas sobre las rupturas te parecen muy comunes en las películas, pero nunca has escuchado que sucedan en la vida real? ¿Qué necesitarías que pasara realmente para volver con un ex?

Imagen de portada New Line Cinema / Courtesy Everett Collection / East News, Sweet Home Alabama / Touchstone Pictures and co-producers
Genial/Famosos/12 Clichés de películas luego de una ruptura que nos hacen pensar “No soy yo, es Hollywood”
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos