Genial
Genial

12 Detalles ocultos de la saga “Crepúsculo” que incluso los fans más apasionados pueden haber pasado por alto

Cuando éramos adolescentes, el mundo de los vampiros y los hombres lobo de la saga Crepúsculo era literalmente hipnotizante. Y la mágica historia de amor de la joven Bella y el encantador Edward hizo vibrar los corazones de todos los espectadores. Mientras disfrutamos con gusto de cada episodio, quizá pasamos por alto muchas cosas curiosas. Y ahora decidimos averiguar qué particularidades y detalles de la trama se escaparon de nuestra atención.

1. El largo pelo de “hombre lobo” de Jacob no era real

El precioso pelo del personaje de Taylor Lautner que vemos en la primera parte de la saga y en la segunda era en realidad una peluca. Al propio actor, por cierto, no le gustaba esta melena. Dijo que no le gustaría tener ese peinado en la vida real. Lautner incluso admitió que apenas se reconoció cuando se puso la peluca por primera vez y se miró en el espejo.

2. Mientras Bella estaba sentada con sus amigas en el comedor de la escuela, Edward reaccionó a los pensamientos de las chicas

Cuando Edward ve a Bella por primera vez en la cafetería del colegio, los espectadores aún no saben que puede leer la mente. Así que no todo el mundo se dio cuenta de su extraña reacción ante los que lo rodeaban. Por eso, cuando el vampiro pasó por delante de la mesa donde Bella estaba sentada con sus nuevos amigos, sonrió. Simplemente “escuchó” los pensamientos de las chicas y se dio cuenta de que estaban hablando de él.

No todos se habían dado cuenta de que él estaba desconcertado y con el ceño fruncido mientras se sentaba a la mesa. Y si alguien se percató, probablemente atribuyó erróneamente el comportamiento de Edward a que Bella lo estaba mirando.

Cuando Cullen reveló más tarde que podía leer la mente de todos menos la de Bella, la situación del comedor se volvió comprensible. El muchacho se puso tenso, incapaz de discernir lo que la misteriosa chica estaba pensando.

3. Bella no era madura psicológicamente

Al principio, Bella puede parecer una heroína decidida y autosuficiente. Al fin y al cabo, ella elige valientemente su camino en la vida: convertirse en vampiro, y persigue desinteresadamente su sueño. Pero en realidad, es una chica de voluntad completamente débil que pone su destino en manos de Edward, esencialmente un monstruo capaz de dañarla sin querer.

La noción de lo que es ser independiente es ajena a Bella. A lo largo de la saga, siempre está siendo vigilada y controlada por Edward y Jacob. Incluso se sugiere que en el vampiro la chica ve la imagen de su padre, que no vivió con ella cuando era niña. Cullen siempre está sacando a Bella de situaciones desagradables o peligrosas. También la trata con ternura y delicadeza, como a una niña.

Por cierto, Edward y Jacob a menudo toman a la heroína en sus brazos. Tales escenas confirman una vez más que Bella nunca deja de ser una niña pequeña en su interior.

4. James tiene un tatuaje, aunque los vampiros no deberían tener daños en su piel

En la saga cinematográfica, se menciona que cualquier cicatriz, rasguño u otro daño se cura instantáneamente en la piel de un vampiro. Y esto se ve repetidamente a lo largo de las películas. Por ejemplo, cuando Bella se transforma en vampiro tras un parto difícil, todas sus heridas desaparecen delante del público.

Sin embargo, hay una discrepancia en la trama: James, el amante de la pelirroja Victoria, lleva un tatuaje en su cuerpo, aunque, si un vampiro hubiera decidido poner un diseño en su cuerpo, su piel se habría curado inmediatamente y no habría ningún indicio de tatuaje en ella.

El caso es que este es un tatuaje real del actor que interpretó a James y, por alguna razón, los creadores de Crepúsculo no lo disimularon.

5. La vampira Victoria no era pelirroja originalmente

Mucha gente recuerda a Victoria como la chica del pelo rojo. Sin embargo, en la primera película, ella era rubia. Su color de pelo recién cambió en Crepúsculo: Luna nueva.

En diferentes culturas, el pelo rojo se ha considerado durante mucho tiempo un símbolo de astucia, ira, antipatía y poder sobre los demás. Así aparece Victoria en las partes 2 y 3 de la saga, obsesionada por el deseo de vengar la muerte de su novio James.

6. Las criaturas sobre las que Bella lee cuando trata de entender a Edward pertenecen realmente a la mitología

Cuando Bella intuye que Edward no es un ser humano normal, empieza a hurgar en los libros y en Internet en busca de datos. Y se encuentra con información sobre unos seres llamados apotamkin, supuestamente relacionados directamente con los vampiros.

Estas criaturas están efectivamente descritas en la mitología de los indígenas norteamericanos. Pero no tienen nada que ver con los vampiros. La leyenda cuenta que el apotamkin es un enorme monstruo marino con colmillos y pelo rojo. A menudo se utilizaba para asustar a los niños de modo que no huyeran de sus padres.

7. Bella habló solo una vez de la posibilidad de recibir una formación

Con el transcurso de los acontecimientos, Bella consigue terminar su último año y graduarse en el instituto. Sin embargo, no ha pensado en lo que hará con su vida y en cómo se mantendrá.

La única vez que Bella habló de ir a la universidad fue en una conversación con su madre en Crepúsculo la saga: Eclipse. Y esto solo porque tenía que explicarle de alguna manera a su madre por qué no podrían verse: después de todo, la heroína iba a convertirse en vampiro.

Parece que a Bella no le interesa otra cosa que los sueños románticos de amor eterno con Edward. Es bastante irreflexivo, porque en la vida hay que estar preparado para todo.

8. Edward habla públicamente de los Volturi, aunque los vampiros son castigados por revelar su secreto

En la segunda parte de la saga, Edward le habla a Bella del poderoso clan Volturi, que castiga a los vampiros por infringir sus leyes. Una de estas leyes le prohíbe revelar los secretos de su existencia a la gente corriente. Pero eso no impide que Edward hable de ellos en la clase de literatura cuando sus compañeros están a su alrededor.

9. Los Cullen le dieron a Bella boletos de avión para su cumpleaños, y luego los usaría para ver a su madre

En la segunda parte de la saga, los hermanos Cullen le dan a Bella un pequeño regalo de cumpleaños. Pero antes de que el público sepa lo que hay en la caja, Bella se corta con el embalaje y Jasper la ataca.

En la tercera parte, Edward le recuerda a la chica que sus padres le han regalado billetes de avión para su cumpleaños y que podrá ver a su madre por última vez. Es probable que este haya sido el malogrado regalo.

10. En las escenas en las que Bella y Edward juegan al ajedrez, hay un mensaje oculto

En Crepúsculo los recién casados Bella y Edward suelen jugar al ajedrez durante su luna de miel. Las piezas del tablero son particulares: utilizan piezas rojas en lugar de negras. Este es exactamente el tipo de tablero de ajedrez que aparece en la portada del libro en el que se basa esta película.

11. Todo se decidió para Renesmee cuando aún era una bebé

Jacob había quedado “atado” a Renesmee, la hija de Bella y Edward, cuando ella nació. Esto significa que cuando crezca, un “hombre lobo” debería convertirse a priori en su elegido.

Pero nadie pensó siquiera que no estaría de más esperar hasta que Renesmee se convierta en adulta y tome su propia decisión. En cambio, el destino de la niña estaba predeterminado.

12. Todos los Cullen llevan joyas con el mismo patrón

Cada uno de los miembros de la familia Cullen tiene una pieza de joyería con el mismo patrón. Edward, Emmett y Jasper tienen una pulsera de cuero, mientras que Esme tiene una de plata. Rosalie y Alice prefieren un collar; Carlisle, un anillo de plata. En la última parte de la saga, Bella, convertida en vampira, usa un brazalete de cuero al igual que su esposo.

Estos accesorios no se describen en los libros, los personajes solo los llevan en las películas. Así, los guionistas mostraron que los Cullen se consideran no solo un clan de vampiros, sino una verdadera familia en la que todos son leales entre sí. Por eso, las joyas no se limitan a un dibujo, sino que tienen el escudo de la familia, en el que cada detalle tiene un significado especial.

El león, por ejemplo, representa una fuerza increíble, la principal característica de los vampiros. El trébol simboliza la eternidad, también una característica importante de estas criaturas. La mano, en cambio, es el símbolo de los Cullen. Refleja su confianza y sinceridad, la voluntad de cada miembro de la familia de ser fiel a sus parientes hasta el final.

¿Qué otros detalles divertidos has notado en Crepúsculo?

Genial/Famosos/12 Detalles ocultos de la saga “Crepúsculo” que incluso los fans más apasionados pueden haber pasado por alto
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos