13 Tendencias de moda que marcaron las telenovelas mexicanas en la década de los noventa

Las telenovelas juveniles mexicanas de la década de los noventa, no solo son inolvidables por sus historias y personajes, los cuales buscaban romper estereotipos y hablar de temas novedosos, sino también por el indiscutible referente de moda que impusieron. Sorprendentemente, algunos elementos se han vuelto a poner en tendencia, o será que nunca desaparecieron.

En Genial.guru, somos fans de las telenovelas de los noventa y hacemos memoria de estos atuendos tan únicos y novedosos que marcaron un estilo entre los jóvenes gracias a la televisión mexicana.

1. Los tops triangulares

Una de las modas más audaces que surgió hacia finales de los noventa e inicios del milenio gracias a las telenovelas mexicanas, fue el crop top triangular. ¿Quién podría olvidar a Lorena Rojas interpretando a Chabela en Como en el cine (2001)?, que lucía tan bien con el estilo y siempre en combinación con unos jeans superajustados. Lo mismo que Dulce María haciendo aparición en Primer amor... a 1000 × hora (2000-2001).

2. Las gargantillas

Entre las chicas de los 90, usar gargantillas fue una tendencia mundial, pero en México se popularizó gracias a la telenovela Soñadoras (1998) y al personaje de Aracely Arámbula, quien portaba más de un elemento de moda.

3. Las ombligueras o tops

En los inicios de los 2000, parecía que la moda giraba hacia lo llamativo, lo diferente, lo arriesgado... así que las camisetas comenzaron a hacerse más cortas... y más cortas... hasta el punto de ser algo así como un top. Pero las llamamos ombligueras. No había chica cool en la televisión que no las usara.

4. Los uniformes escolares

Para quienes estudiaron en escuelas privadas, el hecho de usar uniforme probablemente no tenía nada de inusual ni mucho menos novedoso, pero en la televisión, sí que lo era. Todos recordamos el uniforme del Instituto Vidal de Amigos x siempre (2000) y, por supuesto, más tarde el outfit de Rebelde (2004).

5. Los brákets

Parece que una obsesión fue la ortodoncia. Si una chica o chico usaba frenos, quería decir que estaba “en onda”. Este es el caso del personaje de Michelle Vieth en Soñadoras, quien al inicio era una chica totalmente fuera de lugar, pero sin querer se fue ganando el corazón del público e imponiendo tendencia con los famosos “brákets” que todo mundo quería tener. Así abrió camino para Angélica Vale en La fea más bella (2006) y Danna Paola en Atrévete a soñar (2009), cuyos personajes también se caracterizaron por los aparatos de ortodoncia.

6. Cantidades industriales de gloss

Aún no sabemos bien por qué, pero a inicios de los dos miles, parecía ser recurrente entre las chicas usar labiales tipo gloss, cuya particularidad era ser más brillantes que coloridos. Esto daba una apariencia de que los labios estaban humectados todo el día.

7. Cárdigan y minifalda

Hablando de la tendencia de los uniformes, gracias a la telenovela Locura de amor (2000), se puso muy de moda usar suéteres o cardiganes en conjunto con minifaldas, tal cual el uniforme de las chicas del Instituto Minerva. Tres años más tarde, las chicas de Clase 406 siguieron la tendencia.

8. Los “piojitos”

No cabe duda de qué Aracely Arámbula fue una de las figuras televisivas que más impusieron moda entre los espectadores de los noventa. Su personaje de Jacquelin en la telenovela Soñadoras no solo se vestía de manera colorida y extravagante, sino que también era un personaje muy carismático. Así que su moda de llevar el cabello adornado de prendedores diminutos, a los que llamamos “piojitos”, se puso tan en tendencia que, durante un buen rato, niñas y adolescentes imitaron su estilo.

9. Las pinzas de mariposas

A finales de los noventa e inicios de los dos mil, en las telenovelas mexicanas había una interesante propuesta de usar maripositas en el cabello, que eran broches en realidad, como un símbolo distinción y un elemento sofisticado para adornar el cabello.

10. Sombreros con flores

La telenovela Agujetas de color de rosa (1994) fue una de las producciones a las que el público mexicano le tuvo mucho cariño. En esta podemos ver a celebridades mexicanas como Angélica María y Alberto Vázquez; además, fueron los inicios de Natalia Esperón e Irán Castillo. Y cómo olvidar a la dulce y tierna “Anita” interpretada por Marisol Centeno, quien usaba esos sombreros exóticos con una flor de girasol enorme encima, y a Marisol Mijares, quien no sabíamos bien si era villana o no, pero igual estaba en tendencia.

11. El fleco en las chicas

Tanto Gaby Spanic en La usurpadora (1998) como Angélica Vale en Amigas y rivales (2001) lucieron fleco en sus respectivos personajes de telenovela, siguiendo la moda noventera que desaparecería ya en los primeros años de los dos mil.

12. El cabello decolorado en los chicos

Los chicos también se unieron a las tendencias de la televisión mexicana de los dos mil. Entre los noventa y el nuevo milenio, la moda entre ellos era decolorar el cabello de rubio a tal grado que resultaba realmente contrastante y llamativo. Generalmente, los personajes como el de Mauricio Islas y Poncho Herrera eran chicos rebeldes y problemáticos que no tenían miedo de romper el canon de “chico bueno” e imponer moda.

13. Paliacate en la cabeza

Otra de las actrices que debutó en la década de los noventa en las telenovelas mexicanas fue Silvia Navarro. Su carisma e inigualable sencillez en la pantalla le valieron varios protagónicos, entre ellos La calle de las novias (2000), donde interpretó a Aura Sánchez, una chica trabajadora, pero muy soñadora que usaba paliacates como parte de su atuendo. De pronto, todas las chicas del momento traían uno.

¿Qué otros atuendos recuerdas que fueron muy populares en la televisión mexicana de los noventa? ¿Qué moda o tendencias de estas telenovelas usaste?

Imagen de portada Soñadoras / Televisa
Compartir este artículo