Genial
Genial

“Ella fue muy crítica conmigo”: Jennifer Aniston habló sobre su relación tóxica con su madre

Jennifer Aniston es una de las actrices más reconocidas del mundo. Ha sido nominada y ha ganado numerosos premios, y ha aparecido en las listas de las mujeres más populares, prósperas y atractivas. Su papel de Rachel Green en la emblemática serie de televisión Friends está considerado como uno de los mejores personajes televisivos de todos los tiempos. Por ello, puede resultar difícil de creer que detrás de una carrera y una vida pública tan exitosas, se esconda una complicada historia de infancia que Jennifer no estaba dispuesta a compartir hasta hace poco.

En Genial.guru queremos contarles a nuestros lectores la historia de la relación de Jennifer Aniston con su madre y cómo afectó su vida.

La madre de Jennifer era casi perfecta y quería que su hija también lo fuera

La madre de Jennifer, Nancy Dow, era actriz y modelo. Participó en muchas series, como Los Beverly Ricos y la emblemática Espías con espuelas. La profesión de Dow influyó mucho en la forma de criar a su hija. “Ella venía de ese mundo de ’cariño, tienes que cuidarte mejor’, o ’cariño, pon tu cara’, o toda esa palabrería que recuerdo de mi infancia”, cuenta Aniston. Nancy intentaba que su hija fuera perfecta:

“Ella era muy crítica conmigo. Porque ella era modelo, era preciosa, despampanante. Yo no lo era. Nunca lo fui”, dice Jennifer.

Nancy provocó la relación tóxica con su hija

Cuando sus padres se separaron, Jennifer se quedó con su madre. La relación empeoró porque Nancy tendía a descuidar las emociones de su hija. “Nunca me enseñaron que podía gritar”, dice Aniston. “Una vez, le levanté la voz a mi madre y le grité, y ella me miró y se echó a reír. Se reía de mí por devolverle el grito. Y fue como un puñetazo en el estómago”.

En 1999, Nancy publicó un libro titulado From Mother and Daughter to Friends: A Memoir (De madre e hija a amigas: memorias). La publicación hirió tanto a Jennifer que no se habló con su madre durante muchos años. Ni siquiera la invitó a su boda con Brad Pitt. Su relación se había arruinado por completo.

Madre e hija no se reunieron hasta muchos años después

Después del divorcio de Jennifer, ella y Nancy empezaron a reconstruir su relación. Hablando de su reencuentro, Jennifer dijo: “Ha sido muy bonito. Es una locura a lo que la vida te lleva cuando está patas arriba. Para nosotras era el momento, e iba a suceder cuando se suponía que iba a suceder. Así que fue algo bueno. Son pequeños pasos”.

Jennifer acepta todo lo sucedido

Nancy murió en 2016. Más tarde, en 2018, recordando a su madre, Jennifer admitió que, a pesar de ser dura, su madre siempre quiso solo lo mejor para ella. “Mi madre decía esas cosas porque realmente me quería”, dijo Aniston. “No es que ella tratara de ser mala o supiera que me estaba causando algunas heridas profundas y que luego yo tendría que gastar mucho dinero para sanarlas. Lo hizo porque así había crecido”.

“Creo que simplemente estaba tratando de sobrellevar las cosas, haciendo lo mejor que podía”.

Ahora, Jennifer está reconstruyendo su relación con su padre

La pérdida compartida unió a Jennifer con su padre, el actor de televisión John Aniston. A lo largo de su vida, su relación con su padre tampoco fue fluida. Jennifer lo pasó mal durante el divorcio de sus padres. Ella y él no se vieron durante un año después del divorcio. Entonces, fue su padre quien se puso en contacto con ella. “Un día me llamó y me dijo: ’Vamos a ver The Fantasticks’”, recuerda Jennifer. “Así que tuvimos una pequeña cena y vimos el espectáculo”.

Ahora, Jennifer y John se han reconciliado. Se mantienen en contacto, se llaman, y Jennifer publica conmovedoras fotos del pasado con John, diciendo: “Te quiero, papá”.

¿Conocías esta historia de la infancia de Jennifer? ¿O solo sabías de sus logros profesionales?

Compartir este artículo