Genial

La hermosa historia de amor que surgió entre Jason Momoa y Lisa Bonet

Pocas personas en la vida son capaces de reconocer al gran amor de su vida tan solo con verlo pasar. Algo parecido vivió Jason Momoa con su esposa Lisa Bonet, mujer de la que Jason se enamoró desde que él apenas era un niño.

Genial.guru quiere compartir contigo una de las historias de amor más tiernas, hermosas y conmovedoras del glamoroso mundo de Hollywood.

Si hablamos de la pareja famosa más sólida y transparente, nuestra mente en automático remite a la encantadora relación de Jason MomoaLisa Bonet. Y aunque parezca ilógico, los casi 2 metros de altura y la apariencia ruda de Momoa le agregan 300 cucharadas de ternura más al asunto cuando lo vemos en los medios dando miles de elogios hacia su esposa.

Es tanta la conexión que la pareja nos transmite que nos resulta sorprendente que esta historia de amor iniciara en el año de 1987, cuando Jason apenas tenía 8 años; misma edad en la que un niño aún piensa que el amor es una enfermedad grave, peligrosa y contagiosa. Pero para el protagonista de Aquaman no era ni fue así, y en menos de un segundo quedó irrevocablemente enamorado de su ahora esposa.

Desde el primer momento en que Momoa vio a Lisa Bonet en la serie El Show de Bill Cosby interpretando a la excéntrica y rebelde Denise Huxtable, Jason quedó completamente flechado y en un instante Lisa se volvió su amor platónico: “Cuando tenía ocho años, la vi en la televisión y dije: ‘Mamá, quiero a esa chica’”, cuenta Jason.

A partir de ese momento, se prometió a sí mismo conquistarla y quedarse con ella para siempre. Además, Momoa ha reconocido también haber tenido pensamientos un poco raros impulsados por la obsesión que crecía en su interior por Lisa: “Voy a espiarte durante el resto de tu vida y te voy a conseguir”, le decía en su mente, “Me volví un acosador de tiempo completo”.

La manera en que se expresaba de ella desde antes de conocerla era simplemente adorable y encantadora: “Siempre quise conocerla; para mí siempre fue una reina”, cuenta el actor que da vida a Arthur Curry. ¿A quién no le gustaría que alguien tan encantador y, al mismo tiempo, varonil, te vea de esa manera?

Pero no fue sino hasta el año 2005 que Lisa y Jason se encontraron por primera vez en persona, en un club de jazz en Nueva York, puesto que tenían algunos amigos en común a los que seguramente Jason les estará agradecido: “Estuvimos en el lugar indicado, en el momento indicado”, confiesa Momoa.

Probablemente uno de los mejores momentos en la vida de Momoa fue aquel primer acercamiento: “Estaba con mi mejor amigo, y cuando me di vuelta, la vi. Ella me dice: ’Soy Lisa Bonet’. Volteé a ver a mi amigo e hice como que gritaba. Se encendieron los malditos fuegos artificiales en mi interior”.

En el esperado primer encuentro, Lisa y Jason tenían el mismo look con rastas y, respecto a ello, Jason confesó haber tenido el cabello así por ella. No podemos imaginar cuán grande era y es su admiración por Lisa, pero Momoa fue lo suficientemente inteligente para ocultarle su obsesión a Lisa, por lo menos hasta que fuera prudente: “No le dije nada hasta que ya teníamos dos hijos, si no, hubiera sido raro y terrorífico para ella”.

Por su parte, Lisa ha admitido que ella no sintió amor a primera vista, sin embargo, también ha confesado que desde entonces ya no se separaron: “Hemos estado juntos desde el momento en que nos conocimos. El amor llegó y se hizo grande, y él no se cansó. ¡Básicamente, me levantó y me arrojó sobre su hombro, estilo cavernícola!”.

Después de esa presentación, Lisa y Jason se sentaron juntos, muchos de sus gustos, como su bebida favorita, coincidían y el resto se transformó en un amor sincero, fuerte e inquebrantable. “Yo trabajé en mis propias heridas al haber tenido un padre ausente; y luego, ser recibida por un hombre de esa talla, es realmente increíble”, confiesa Lisa.

Jason y Lisa refrendaron su amor contrayendo matrimonio en secreto después de una larga relación que se ha afianzado con fuertes cimientos como el sentido del humor, el respeto y la admiración que se tienen el uno por el otro. “He aprendido a respetar su espacio, saber escuchar, hacerlo reír cuando lo necesita. Él es muy atento conmigo, es muy comprensivo. Siempre aprovechamos el tiempo que estamos juntos para salir, aunque sea para dar un paseo cerca de nuestra casa”, declara Lisa Bonet sobre la relación que mantiene con su esposo.

Por su parte, Jason Momoa demuestra ante los medios toda la admiración y el amor que siente por Lisa: “Mi esposa es simplemente maravillosa y creo que el hecho de que también sea una madre fabulosa es lo que termina de convertirla en una obra de arte. Me hace reír muchísimo con sus ocurrencias y la verdad es que en ese sentido congeniamos a la perfección”.

La relación de Lisa Bonet con Jason Momoa parece estar reforzada con la buena conexión que Jason mantiene con el pasado de Lisa, es decir, con su hija Zoë Kravitz, y su ex pareja, el famoso cantante Lenny Kravitz. “Mi papá y mi padrastro se llevan muy bien, y mi papá ama y está unido a mi hermano y mi hermana. Es realmente hermoso”, cuenta Zoë.

A nosotros nos encanta la gran familia que entre todos han conseguido formar a partir de esta gran historia de amor y, sobre todo, la unión que han sabido mantener hasta ahora. ¿Qué otra pareja de Hollywood crees que es de las más grandes y fuertes en el medio?