15+ Historias llenas de giros inesperados provocados por celos banales

Crianza
hace 1 día

A veces parece que las personas celosas se crean problemas por nada. Empiezan a rebuscar en el teléfono de la persona amada, o la acosan con preguntas del estilo de "¿por qué lo miras, lo conoces?". La mayoría de las veces las sospechas nacen de la nada y, al mismo tiempo, restan demasiada energía a todos los participantes en la contienda. Los protagonistas de nuestro artículo pueden afirmar con seguridad que sin esa montaña rusa emocional su vida sería mucho más tranquila.

  • Participé en un conocido programa de televisión donde la gente busca pareja. Luché por el novio y al final me eligió a mí. Pero una vez terminadas las grabaciones, el novio me confesó honestamente que solo había ido al programa para hacer enojar a su exnovia, con la esperanza de que ella sintiera celos y regresara con él.
  • Tengo un amigo universitario con el que me relaciono desde hace casi 20 años, principalmente por trabajo. Su prometida comenzó a sentir celos y no se le ocurrió nada mejor que llamarme a las 2 de la mañana. Yo estaba durmiendo, pero mi esposo aún estaba despierto. Vio que era mi amigo quien llamaba, así que respondió. Él esperaba escuchar una voz masculina al otro lado, pero era una voz femenina. Imagínate qué extraña conversación tuvieron.
  • Mi actual novio estuvo saliendo con otra chica durante 6 años antes de conocerme. Un día, encontré accidentalmente fotos de ella en cajones en su casa. Le dije que me sentía incómoda y que debía deshacerse de ellas. Han pasado 4 años desde su ruptura, él estuvo de acuerdo, pero no hizo nada al respecto. He pedido varias veces que se deshaga de esas fotos, pero siguen ahí en el cajón. Entiendo que todos tenemos nuestro primer amor, pero para mí, nuestra relación adulta y consciente vale mucho más. © ОкLion2548 / Reddit
  • Recibo una llamada. Una mujer al otro lado suena nerviosa:
    —¿Quién eres?
    —¿Y tú?
    —Soy la esposa de Juan Manuel.
    Reconozco la voz de mi vecina, una anciana chismosa.
    —Doña Eugenia, soy yo.
    —¿Y por qué mi esposo tiene guardado tu número? ¿Qué relación tienes con él?
    Me quedé en shock. Acabo de ser acusada de tener una aventura con un vecino anciano.
  • Cuando entré en la universidad, empecé a salir con un chico 5 años mayor que yo. A menudo me contaba cómo sus amigas coqueteaban con él a mis espaldas. Ahora me doy cuenta de que intentaba ponerme celosa e insegura para controlarme. También creo que estaba interesado en el dinero de mi familia, bastante adinerada, y ya había planeado su vida sin preocupaciones. En ese momento, simplemente me enojé y exigí explicaciones a un par de sus "amigas". Resultó que nadie realmente tenía la intención de coquetear con mi pretendiente. En resumen, esa relación me enseñó mucho. © Jennifer / Quora
  • Mi exnovio no solo me enviaba mensajes con una frecuencia de minutos, sino que también me llamaba constantemente. En ese momento, podía estar simplemente tomando un baño y relajándome. Otras veces, él me enviaba mensajes preguntando dónde estaba, qué estaba haciendo y por qué no respondía. Estaba ocupada con cuestiones laborales. Una vez, acordamos vernos en un lugar específico. Mientras iba en el autobús, él me llamó 5 veces y escribió quién sabe cuántas veces para confirmar mi ubicación, si iba en camino y en cuánto tiempo llegaría. Cuando llegué, resultó que él aún no había llegado. Lo más gracioso es que después de la ruptura, me incluyó en "listas negras" en todos los sitios donde pudo. Aunque, teóricamente, debería haberlo bloqueado yo.
  • Mi esposa, en un ataque de celos por las noches, puede revisar y borrar mis mensajes con colegas. Un día llegó a casa y empezó a acosarme con preguntas. Nuestro diálogo fue así:
    —Si te has enamorado, dímelo de una vez.
    —Me he enamorado mucho.
    —Al menos dime la primera y la última letra del nombre.
    —Empieza y termina con “a”.
    Empieza a mencionar todos los nombres de mis colegas mujeres. Después de unos 15 minutos, finalmente se da cuenta de que es su propio nombre. Así es como vivo.
  • Una mujer me llamó varias noches seguidas preguntando dónde estaba su esposo. Su número estaba registrado en otra región. En aquella época mi teléfono no tenía lista negra y las llamadas entrantes en itinerancia se cobraban. Esta señora no me dejaba dormir y me privaba de dinero, no mucho, pero aun así era molesto.
  • Llevaba más de tres años saliendo con una chica. Aún no estábamos listos para vivir juntos, así que ambos vivíamos en departamentos alquilados, cada uno con sus propios compañeros de piso. Yo compartía los gastos a medias con un viejo amigo, y ella en algún momento me dijo que se mudaría y compartiría un departamento con su compañero del gimnasio. Le pregunté si él tenía novia. Ella respondió que no y me llamó celoso. No sé ni cómo tomarme eso. © Positive_Effort_7615 / Reddit
  • Mi amiga tenía un novio muy pesado y pegajoso. Nos fuimos de vacaciones y él nos siguió. Un día compramos un pollo asado. Caminábamos hacia nuestra cabaña cuando mi amiga de repente me agarró y nos metimos en unos arbustos espinosos. Me dijo: “Ha llegado, está escondido en la esquina”. Nos quedamos en los arbustos. Pensé que el pollo se enfriaría. En fin, decidimos comérnoslo allí mismo. Lo desgarrábamos con nuestras propias manos, sentadas entre las zarzas y maldiciendo a todo lo que se movía.
  • Hace muchos años, la madre de mi amiga vino a visitarla con su pareja, Sergio. Los recibí yo, los llevé de compras y los alojé en mi casa. Estaba en el trabajo cuando recibí una llamada de Sergio. Contesto el teléfono:
    —¿Sí, Sergio?
    Silencio.
    —Sergio, ¿me oyes?
    Silencio.
    —¿Hola? ¿Todo bien?
    La voz de la madre de mi amiga:
    —¿Hola, quién eres?
    —¿Clara, eres tú? Soy Elena. ¿Qué pasa, todo bien?
    La mujer dijo que todo estaba bien y colgó. Resulta que él le era infiel y ella estaba llamando a todos los nombres de mujeres en su teléfono. Pero la verdad, me sentí incómoda.
  • Mi hermana trajo a sus amigos de visita. Vi que su amiga soltera se metía en la cocina a ayudar a mi esposo y le coqueteaba. Le dije: “Él puede solo”. Total, que la chica se ofendió y llamó un taxi. Unos 15 minutos después, irrumpió mi hermana, que la había ido a despedir, y empezó a acusarme de que no me gustaban sus amigos. ¡Caramba! ¡Y al final, yo quedé como la culpable!
  • El esposo de mi amiga, a primera vista, parece absolutamente normal. Ella está de baja por maternidad, él trabaja desde casa, por lo que también siempre está allí. Mi amiga es alegre y sociable, y una vez cada una o dos semanas sale con amigas o a hacer trabajos esporádicos, y cada vez después de eso hay un escándalo. Él le dice que lo ha abandonado a él y a sus hijos, que se siente abandonado. Cuando ella está en casa con él, todo es perfecto. El hijo menor acaba de empezar la guardería y mi amiga ha comenzado a hacer planes para trabajar. ¡Pero su esposo no se lo permitió! “Quédate en casa y punto”. Pienso que no importa cuán enamorados estén, igual se necesita espacio personal y un descanso el uno del otro.
  • Una mañana de domingo recibí una llamada de un número desconocido. Contesto. Una chica amable se dirige a mí por mi nombre y me saluda. Intento entender quién me llama y en piloto automático respondo:
    —¡Buenos días!
    La chica:
    —¿De dónde conoces a mi esposo?
    —¿A cuál esposo?
    —A mi esposo, Juan. Tu número está en su teléfono.
    La situación no se aclara. En mi teléfono hay al menos cinco Juanes, y no tengo idea de cuántos Juanes tienen mi número. Trabajo como abogada y la gente comparte mis contactos sin siquiera preguntarme. Respondo:
    —No conozco a ningún Juan, y si lo conozco, es solo por trabajo. Soy abogada.
    En este punto, la chica dice:
    —Ah, eres abogada. Bueno, adiós.
    Luego descubrí que era la esposa de Juan, de quien mi esposo y yo adoptamos un gato hace tres años. Esta mujer nos conocía y nos había visto. No sé qué le pasó, pero esa llamada me dejó una sensación muy desagradable. Los bloqueé a los dos y eliminé todos los mensajes, por si acaso.
  • Uno de mis exnovios, cuando logró quedarse con mi móvil por todo un día laboral, llamó a todos los números que estaban registrados con nombres masculinos. Eran mis colegas, jefes, compañeros de escuela y universidad, y parientes. Este tipo los llamaba y les preguntaba: “¿Quién eres?”. La mitad se presentaba con su nombre y la otra mitad lo mandaba a tomar viento. Luego seguía con la pregunta: “¿Y por qué estás en su teléfono?”.
    Cuando se le acabaron los nombres masculinos, empezó a llamar a los que estaban registrados con nombres femeninos. En resumen, como resultado, perdí casi toda mi lista de contactos y muchos bloquearon mi número. ¡Qué vergüenza! Este individuo se quedó conmigo solo tres meses. Y me llevó bastante tiempo recuperar mi lista de contactos.
  • Hace diez años, alquilaba un dormitorio en un gran departamento y mi amigo alquilaba todas las demás habitaciones. Él hablaba a menudo por videollamada con su novia de entonces. Un día, me dio un abrazo amistoso cuando yo salía de casa y su novia lo vio a través de la cámara web. Estalló un gran escándalo.
    Cuando ella se mudó a vivir a ese departamento, empezó a molestarme con comentarios sarcásticos. Al final, descubrió que yo tenía un blog y decidió hacer lo mismo. Esta chica publicaba intencionadamente fotos de su novio y varios “pruebas” de que tenían una relación sólida.
    Un día, no pudo más y escribió en su blog una entrada en letras rojas grandes dirigida específicamente a mí. Fue entonces cuando salieron a la superficie todos sus sentimientos reprimidos hacia mí y desapareció todo su fingimiento. Me sentí tan incómoda que tuve que mudarme. Más tarde, con sorpresa, supe que mi amigo se casó con esta mujer tóxica. © Lynnett Tan / Quora

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas