Mila Kunis y Ashton Kutcher no ven ningún sentido en bañar a sus hijos a menos que estén sucios

Ashton Kutcher y Mila Kunis ya son nombres muy conocidos, y son un gran ejemplo de lo que llamamos “meta de pareja”. Recientemente fueron invitados al pódcast de Dax Shepard, Armchair Expert, y allí revelaron que no bañan a sus hijos con mucha frecuencia. Luego de escucharlo, quisimos profundizar un poco más y descubrir exactamente por qué ducharse a diario no forma parte de su rutina.

En Genial.guru no pudimos evitar activar nuestros “botones de curiosidad”, y ahora queremos compartir contigo nuestros descubrimientos más recientes.

Cómo empezó todo

Ashton y Mila se conocieron durante el rodaje de la popular serie El Show de los 70: él tenía 19 años y ella solo 14. Tuvo que pasar más de una década para que se juntaran y finalmente formaran una pareja, aunque Mila admitió más tarde que siempre había estado enamorada de Ashton. Ambos se casaron en 2015, y hoy son los afortunados padres de una hija, Wyatt, y un hijo, Dimitri.

Mila y Ashton no se duchan todos los días

Mila Kunis admitió que no se lava el cuerpo con jabón todos los días, sino que solo se centra en la higiene corporal básica. Como no tenía agua caliente cuando era niña, no se duchaba mucho de todos modos. “No fui esa madre que bañaba a mis recién nacidos, nunca”, añadió la actriz.

Ashton no podría estar más de acuerdo con su pareja, explicando que si ves que tus hijos están sucios, debes bañarlos. “Si no, no tiene sentido”.

¿Con qué frecuencia debemos ducharnos realmente?

Aproximadamente dos tercios de los estadounidenses se bañan a diario, mientras que en Australia, más del 80 % de las personas lo hacen. En China, alrededor del 50 % de los habitantes informa que se baña solo dos veces por semana. Nuestra práctica de ducharnos puede estar más relacionada con los hábitos diarios que con la salud.

Según algunos dermatólogos, deberíamos ducharnos cada dos días o de 2 a 3 veces por semana. Algunas personas se duchan por la mañana, unas después de ir al gimnasio y otras antes de acostarse. La higiene personal es importante. Es una señal de respeto hacia los que nos rodean y, sobre todo, hacia nosotros mismos. Pero bañarse con demasiada frecuencia puede provocar sequedad en la piel, cabello quebradizo y picazón.

En invierno, nuestra piel puede estar más seca de lo habitual y, en este caso, ducharse con demasiada frecuencia puede empeorar el asunto. En verano, una ducha diaria puede no ser negativa para nuestro cuerpo.

¿Con qué frecuencia te duchas? ¿Lo haces más a menudo en verano que en invierno? ¿Estás de acuerdo con que no debes bañar a tus hijos a menos que estén sucios?

Compartir este artículo