13 Personas que tienen su cerebro funcionando a toda velocidad

Historias
hace 2 meses

Hay personas cuyo cerebro es como un imán que atrae soluciones poco convencionales. Y gracias a su talento único, son capaces de ver oportunidades donde otros solo ven obstáculos. Estas personas no tienen miedo de buscar nuevas formas de resolver los problemas. A veces dan lugar a situaciones cómicas, y otras dan ganas de aplaudir su ingenio y anotar sus geniales trucos de vida.

  • Cuando era estudiante, me compré mi primer coche. Fui a un centro comercial con mis amigas y casi no había plazas en el aparcamiento subterráneo. Entonces vi un buen sitio y empecé a girar alegremente. Para alinear mi vehículo, di marcha atrás y le pregunté a mi amiga cuántos centímetros quedaban hasta el siguiente coche, ella miró y dijo horrorizada: «Ni un milímetro». Bajé corriendo del coche y vi que el mío estaba pegado al de al lado, no sabía si tenía algún rasguño. Me entró el pánico. Y entonces se me ocurrió un plan brillante: levantar mi coche y apartarlo. Pesaba un montón. Dos jóvenes observaban nuestros intentos riéndose. ¿Cómo no? Cuatro chicas con tacones intentando levantar un coche rojo. Decidí pedirles ayuda para apartar mi vehículo. Mi conversación con uno de ellos:
    — ¿Podrías ayudarme a alejar mi coche del de al lado? Tengo miedo de dañarlo aún más.
    — Sí, no hay problema", respondió, casi llorando de risa.
    — Aquí están mis llaves, ¡muchas gracias!
    — No me hacen falta, tengo las mías. El coche al que te has pegado es mío.
    De la emoción todos empezamos a pedirle disculpas, pero nos tranquilizó. Nos ayudó y se fue.
  • Cuando no tengo mucho dinero, pero aun así quiero actualizar mi vestuario, siempre hago lo siguiente: voy a cualquier sala de exposición, miro los precios, me pruebo las prendas, me hago fotos en ellas y me voy. En casa, entró en un famoso sitio web chino, en el motor de búsqueda subo las fotos de estas prendas, que me probé, y -ya está- encuentro la misma prenda, pero 3 veces más barata. La ordeno. Después de todo, el 80 % de las salas de exposición ordenan las prendas de sitios web similares. Y así matas dos pájaros de un tiro: ya tienes la ropa probada y te ahorras mucho dinero.
  • Cuando era niña, tomé prestado de la biblioteca un libro bastante destartalado. Antes de devolverlo, quise arreglarlo un poco: toda la parte central se había despegado. Pero había un problema: mis padres estaban remodelando el departamento y se había perdido esta parte central, probablemente la hubieran tirado con la basura de la construcción. Decidí que me olvidaría de esta historia, pero un mes después recibí una llamada de la biblioteca pidiéndome que devolviera el libro. Asustada, encontré un libro del mismo tamaño en casa, y era un manual médico sobre la diarrea. Sin pensármelo mucho, saqué la parte central, la pegué en el primer libro y, derramando sudor frío, fui a devolverlo. No solo lo aceptaron, sino que me alabaron por la restauración.
  • Mi amiga iba a mudarse a un departamento nuevo. No tenía lavadora y siempre llevaba la ropa a la lavandería. Entonces se le ocurrió una solución ingeniosa: mi amiga llamó a la lavandería, fueron a su antiguo departamento y se llevaron casi toda la ropa disponible, sábanas, toallas, etc. El servicio de lavandería lo lavó, secó y dobló todo. Y lo devolvieron, ¡pero ya a una nueva dirección! De esta manera mi amiga se ahorró mucho esfuerzo en empaquetar y transportar sus cosas, y el coste total del servicio no fue mucho mayor que el de sus lavados habituales. © harpejjist / Reddit
  • Creo que todos los dueños de perros saben que los fines de semana por la mañana no quieres levantarte de la cama para sacar a pasear a tu perro. Mi perrito es viejo y no puede aguantar sus necesidades durante mucho tiempo. Así que se me ha ocurrido un pequeño truco para mí. Dejo en el coche una golosina sabrosa, y dado que después de 18 horas ya no como más, mi hambre de la mañana es más fuerte que mi pereza. Mi perro está feliz, y yo tengo un paseo antes de un sabroso desayuno.
  • En el trabajo teníamos un servidor antiguo que había que reiniciar manualmente todos los días a las 20:00 horas. Por supuesto, nadie quería hacerlo. Así que encontramos una solución: programamos un juguete en forma de payaso con un martillo de metal atado a su puño para que se activara a las 20:00 todos los días. Se activaba mediante un circuito temporizador. A las 20:00, el juguete se encendía y golpeaba el botón de reinicio del servidor con el martillo. Utilizamos este método durante 6 meses hasta que nuestro informático lo arregló todo. © javiers / Reddit
  • A mi abuela la intentaron estafar varias veces por teléfono: decían que su hijo se metió en líos y necesitaba dinero. Después de este incidente, a mi padre se le ocurrió una contraseña que solo ellos dos conocían. La siguiente vez que mi abuela recibió una llamada con una historia similar, simplemente exigió que pidieran la contraseña a su «hijo». La persona al otro lado de la línea le colgó al instante y todavía no ha vuelto a llamar.
  • Solíamos perder el control remoto de la tele entre los cojines del sofá, así que tomé una pequeña espátula de goma y la pegué al mando con cinta adhesiva. Desde entonces, no se ha vuelto a perder. © heekma / Reddit
  • Hace un par de años contraté a un instalador para un proyecto. El hombre había vivido 20 años viviendo en Alemania. Vi que había montado todos los interruptores de las líneas de alumbrado de tal manera que se apagaban hacia arriba. Le pregunté por qué. La respuesta fue que los alemanes le habían enseñado a hacerlo así durante la instalación: decían que cuando el interruptor estaba apagado (la mayor parte del tiempo), el polvo no se acumulaba en la parte superior del interruptor.
  • Llevé a mi hijo de 5 años a la cita con un psicólogo. Había una imagen estándar: encontrar un animal sobrante entre una vaca, un perro, un gato y un oso. ¿Quién no encaja? Mi hijo: «Por supuesto, la vaca». El psicólogo se quedó pasmado. Traté de señalar al oso con toda la fuerza de mi mirada. Psicólogo: «¿Por qué la vaca? Vamos a pensarlo otra vez». Pero el niño nos noqueó: «¿Qué hay que pensar? ¿El gato come carne? Pues sí. ¿El perro come carne? Come. Y el oso come. ¡Pero la vaca es herbívora!».
  • Nos fuimos de acampada con mis padres. Era hora de irnos, pero la furgoneta no arrancaba. Mi padre lo intentó todo para arrancarla. En el alboroto, se metió debajo de la furgoneta con una piedra en la mano y golpeó algo con fuerza. Intentó arrancar el coche de nuevo, y funcionó. No sé qué era esa extraña magia paterna, pero a día de hoy me sigue sorprendiendo. © 501806974 / Reddit
  • Vivíamos de alquiler y no pensábamos tener ninguna mascota. Y un día mi esposo encontró un gatito en la calle, me miró con unos ojos tan dulces y me dijo: «¡Vamos a adoptarlo!». Así que lo escondimos de la casera durante casi un año. Venía una vez al mes a cobrar, momento en el que uno de nosotros lo metía en una bolsa y se iba de casa. Yo solía ir con él a casa de mis padres o de mi hermana. Una vez mi marido incluso dio la vuelta en autobús con él. Al principio, el gato maullaba dentro de la bolsa, pero luego se acostumbró. Más tarde compramos nuestra propia casa y nos mudamos allí con él. La casera nunca se enteró, el gato se comportaba decentemente en el departamento, no rompió nada.
  • Mi padre arregló el silenciador de mi coche con una lata de refresco hace mucho tiempo. ¡Y funcionó a la perfección! Vendí ese coche hace 5 años y solo ahora me he acordado de la lata. © minervassong / Reddit

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas