Genial
Genial

Los detalles que llevaron a la película “Parásitos” a hacer historia en los Óscar

Parásitos hizo historia en la última entrega de los premios Óscar al convertirse en la primera cinta extranjera en ganar el reconocimiento a “mejor película”. Su director, Bong Joon-ho, atrapó a los espectadores con el drama y el suspenso de toda la trama de la cinta. Además de eso, logró mostrar con éxito las desigualdades de las clases sociales, relatando los sucesos y la experiencia de una familia pobre que aprovechó la oportunidad de su vida, pero que, al final, no tuvo el final más feliz.

Genial.guru considera que esta historia es digna de ser reconocida. Por ello quiere invitarte a conocer algunas de las razones que pudieron llevarla a tener una popularidad y una aceptación tan grande por parte del público, lo que la convirtió en la ganadora de 4 de 6 nominaciones que tenía en los Óscar. Al final del artículo encontrarás un bono con información sobre la serie inspirada en esta cinta que HBO lanzará.

Una historia cruda y original

Parásitos cuenta la historia de la familia Kim. Sus miembros viven en un pequeño semisótano y, juntos, luchan por lidiar con sus problemas económicos para subsistir. Un día, un amigo de Ki-woo le ofrece trabajo como tutor de inglés de la hija de la familia Park, gente adinerada y con un alto estatus social, mientras él se va a estudiar al extranjero. Después de tomar esta oportunidad, la vida de este joven, sus padres y su hermana cambia por completo. Con el tiempo, las cosas se van complicando; sin embargo, los Kim harán todo lo que esté a su alcance para que nadie descubra su verdad.

Aunque para muchos el relato podría parecer sencillo, una de las razones indiscutibles del merecido triunfo de esta cinta es que, a lo largo de toda la trama, la historia conecta con espectadores de todo el mundo, y es muy sencillo hacer que se sientan atraídos hacia la narración. Mostrar la gran brecha que existe entre las clases sociales de una manera detallada y franca, o hacer que el público sienta el suspenso en el que vive la familia Kim, fue una idea muy atinada del director, lo que lo llevó a crear una obra maestra y a conseguir que el público elabore todo tipo de teorías en su mente conforme la trama avanza.

La idea fue puliéndose a través de los años

En 2013, mientras el director trabajaba en Snowpiercer, fue aconsejado por un amigo para escribir una obra de teatro. Cuando tenía menos de 20 años, Bong trabajó como tutor para el hijo de una familia importante y pensó que sería bueno llevar su propia experiencia a la pantalla con algunas modificaciones. En primer lugar, escribió un borrador de 15 páginas para la primera parte de lo que sería Parásitos, y su asistente de producción de aquel entonces lo convirtió en tres borradores distintos para que Bong pudiera terminar su obra después. En una entrevista compartió que quería ser realmente honesto con esta cinta, y deseaba reflejar la realidad de la actualidad.

“No estoy haciendo un documental o propaganda con esto. No se trata de decirte cómo cambiar el mundo o cómo debes actuar porque algo es malo, sino de mostrarte el peso terrible y explosivo de la realidad. Creo que en eso radica la belleza del cine”, aseguró.

Todos son parásitos

Aunque los que han visto la película podrían creer que los únicos parásitos son los integrantes de la familia Kim, en la cinta hay muchos más. Como el director lo indica, los Kim podrían ser considerados los parásitos de la historia; sin embargo, hay detalles que van más allá. Esta familia pobre se ve obligada a ingeniárselas para salir adelante y adentrarse en un mundo completamente distinto. En realidad, ellos son muy inteligentes, y lo que hacen es algo que requiere habilidad y talento. Además, lo hacen porque no tienen un empleo y necesitan subsistir.

Por otro lado, la familia Park también puede interpretarse como una de parásitos, pues no tiene la capacidad de hacer las cosas por sí misma y tiene que buscar a personas que se encarguen de hacer las actividades que ella podría hacer por su cuenta. Finalmente, no hay que olvidar a la ama de llaves, ya que, aunque parecía ser un personaje más a simple vista, supo darle un giro a la historia. Ella y su esposo también son parásitos bien marcados en el relato.

Luz y oscuridad, las diferentes clases sociales

A lo largo de la película es posible ver una diferencia muy marcada entre dos familias: una rica y otra pobre. Además de las casas y las ocupaciones de los Kim y los Park, hay algo muy sencillo que el director usó a su favor y lo convirtió en uno de los detalles más importantes de la historia: el olor. Al ser de distintas clases sociales y recurrir a lugares diferentes, Bong mostró que en los olores también había diferencias.

Comentó que el tema del olor quedaba a la perfección en la película porque no es algo de lo que hables en tu vida cotidiana, ya que se trata de algo muy íntimo y que solo puedes sentir cuando estás muy cerca de alguien. “Los ricos y los pobres tienen rutinas muy distintas, y cada quien toma su rumbo. Sin embargo, en situaciones como las que se dan en esta historia, en las que los pobres son contratados para trabajar en las casas de los ricos, unos y otros están tan cerca que pueden olerse mutuamente. Considero que puede haber una relación entre las diferentes clases, pero también creo que es posible que todo termine mal”, dijo.

La posibilidad de identificarse con los personajes

No importa de dónde son, qué idioma hablan, sus características físicas o dónde surge su historia, pues todas las situaciones que se plantean en la película pueden hacer que te identifiques con ciertos detalles de los personajes, ya que se muestran francos, naturales y auténticos. Además, el director muestra una brecha entre las clases sociales que existe en cualquier ciudad.

A pesar de que él creó personajes adinerados, no quiso mostrarlos como villanos. En lugar de eso, los mostró como personas normales, pero privilegiadas, con una capacidad sutil de mostrar su desdén contra los pobres, y eso hizo que se generara tensión e histeria en la película. Por supuesto, estas sensaciones instigaron la crisis de la cinta.

Un factor sorpresa inigualable

Llega un momento en la película en el que quedas atrapado sin poder evitarlo. Por curiosidad, te quedas atento para saber lo que pasará con los Kim. Dependiendo del espectador, podrían existir varios factores sorpresa, pero lo que no puede discutirse es que los giros que el director le da a la historia son verdaderas obras de arte. Cuando el espectador comienza a crear teorías en su cabeza, jamás se espera que el ama de llaves tenga un secreto tan bien escondido. En Parásitos es muy difícil predecir lo que ocurrirá después, y justamente es ahí donde radica la magia de esta cinta.

Un final diferente y lleno de franqueza (alerta de spoiler)

Cuando se trata del final de una película, puede haber personas a favor o en contra de cómo terminó una historia. En el caso de Parásitos, las últimas escenas, repentinamente cargadas de estilo gore, se llenan de suspenso y sorprenden en cada momento. La hija de la familia Kim pierde la vida de una manera inesperada y su padre abandona el sentido común, tomando una decisión que acaba con la pequeña posibilidad de retomar la nueva vida que tenía. Después de eso tiene que huir para no enfrentarse a las consecuencias y termina escondiéndose en el sótano de los Park. Luego de eso, se aprecia a su hijo comprando la casa, pero esa situación era poco probable conociendo los antecedentes.

“Es bastante cruel y triste, pero pensé que era real y honesto con la audiencia. Todos sabemos que ese joven no podría comprar esa casa. Simplemente sentí que la franqueza era la correcta para la película, a pesar de que fuera un final triste”, dijo Bong.

Aclamada por la crítica

La cinta se estrenó en el Festival de Cannes de 2019 (Francia), y, desde entonces, solo ha recibido críticas positivas. John Nugent, de Empire, se refirió a ella como un milagro y dijo: “parece que la carrera ya extraordinaria de Bong Joon-ho se ha desarrollado para esto: una sátira social desenfrenada que es tan gloriosamente entretenida como profundamente sarcástica”. El columnista A. O. Scott, de The New York Times, la describió como una historia tremendamente entretenida, inteligente, generosa y con energía estética que borra las distinciones cansadas entre las películas de arte y las de palomitas de maíz.

Por su parte, Jeffrey M. Anderson, de Common Sense Media, comentó que el director de esta cinta ya tenía un historial impecable, pero que intensificó su juego con esta brillante y poderosa sátira social. Finalmente, en Rotten Tomatoes, Parásitos posee un 99 % de aprobación, basándose en 408 críticas. Su éxito la llevó a ganar 4 premios Óscar: “mejor película”, “mejor director”, “mejor guion original” y “mejor película internacional”.

Bono: la serie inspirada en Parásitos

Si alguien se quedó con ganas de conocer más sobre la historia de Parásitos, hay buenas noticias. Bong comentó que mientras estaba escribiendo el guion de la película, llegaron a su mente muchas ideas que no podía transmitir en una cinta de dos horas. Por ello, se lanzará una serie que le dará la oportunidad de contar todas esas historias que no pudo mostrar en la película. Aunque aún hay muchos detalles que tienen que revisarse, este genio asegura que la miniserie funcionará bastante bien, y se sabe que HBO trabajará junto con el director y con Adam McKay para hacer este proyecto posible.

¿Qué te pareció esta película? ¿Cuál fue tu parte favorita? ¿Qué te gustaría ver en la miniserie? ¿Has visto otras cintas coreanas que te gustaría recomendarles a todos? Cuéntanos en los comentarios.

Compartir este artículo