Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20 Lectores de Genial nos contaron historias en las que se muestra la manera tan especial en que los niños entienden el mundo

Los adultos, que vivimos pendientes de nuestras ocupaciones, probablemente no tengamos tiempo de pensar cómo funciona el mundo, o tal vez ya sepamos varias cosas, a tal punto que no nos llaman la atención. Pero para los niños, con sus mentes en desarrollo, todas las cosas que los rodean no son simplemente asombrosas, sino un motivo para que su imaginación empiece a maquinar, haciendo del mundo algo mucho más hermoso que un cuento.

Genial.guru ama la imaginación de los niños, por eso les pidió a nuestros lectores que nos contaran las explicaciones más divertidas que escucharon por parte de los niños, e hizo algunas ilustraciones que reflejan cómo sería el mundo si fuera como lo relatan ellos.

  • Hubo una tormenta eléctrica con relámpagos, así que los padres entraron al dormitorio de su hijo de 4 años. Cuando lo vieron, el niño estaba frente a la ventana con la cara pegada al vidrio. Le preguntaron qué estaba haciendo, y les dijo: “Creo que en el cielo están tratando de tomarme una foto”. © Lyndsey McCollam / Facebook

  • Tengo dos niños (uno de 7 y otro de 4) que ya están en la edad en que preguntan cómo llegaron al mundo. La explicación que les di fue que: “Papá le regaló una semilla a mamá, que cuidó con mucho amor... etc.”. Entonces el más pequeño respondió: “Mamá creció como una flor”, y desarrolló, “primero era una semilla, luego creció y creció hasta que se hizo grande”. Dejo en el lector la respuesta a la pregunta: ¿por qué eligió una flor dentro de todo el mundo de las plantas? © Pablo Fernando Alvarez Raynald / Facebook

  • Mi pequeño primo le escribió una carta al ratoncito de los dientes, que le dejó unas monedas bajo la almohada. La carta decía: “Querido ratoncito, gracias, pero por si no te diste cuenta, lo que te dejé era una MUELA, y esas valen más”. © Debichen Sättler / Facebook

  • Una vez le compré a mi esposa un tarro de crema adelgazante para que la usara en la barriga. El niño de 7 años entonces dijo: “Pero esa crema no le va a alcanzar, con esa barriga necesita como 100 tarros”. © Eudes Fuentes Mendez / Facebook

  • A mi hijo, cuando tenía 4 años, le preguntaron de dónde había sacado a su hermanito y él contestó que de la tienda de bebés, así que cuando se enojaba con su hermano, lo amenazaba con que lo iba a devolver a la tienda de bebés. © Ygeraldino Yagp / Facebook

  • Mi hijo de 3 años me preguntó por qué mi amiga se había puesto “aretes en los dientes”... pero son frenos dentales. © Indira Ramirez / Facebook

  • Mi hermana, cuando tenía cuatro años, decía que la noche era un manto oscuro y las estrellas eran los agujeros pequeños del manto por donde se escapaba la luz del sol. También decía que el mundo estaba lleno de pequeñas esferas, cada esfera era una ciudad, y para ir de una ciudad a otra había que tomar un bus al que le salían alas. Recuerdo que la primera vez que viajamos, se levantó molesta porque no la había despertado, ella quería ver cuando el bus volaba. © ሪገን ነዐኑኡ ጤቺᎆፀዑንኦ / Facebook

  • Mi sobrino dice que hay que comer galletas para salvar al mundo. La verdad, no sé de dónde sacó eso. © Carly Ochoa / Facebook

  • Pensaba que los Reyes Magos se tomaban la pastilla de chiquitolina del Chapulín Colorado para entrar por debajo de la puerta y dejar los juguetes. © Isabel Flores Narcizo / Facebook

  • Le escuché decir a un niño de 7 años que el mundo sería un lugar más “respirable” si no existieran tantos narigones, porque, según él, ellos consumen más oxígeno en el planeta por sus narices grandes. © Anita Burgos / Facebook

  • Cuando mi hijo era pequeño, me dijo que quería tener los dientes amarillos porque era su color favorito. © Rakel Pérez / Facebook

  • Mi sobrino dibuja lavadoras (mi hermana tiene una lavandería) y le preguntamos: “¿Qué es esto?”, contestó que era una lavadora. “Bien, y ¿esto qué es?”, y respondió que era un fantasma. Todos le preguntamos qué hacía un fantasma ahí. “Está lavando su ropa”. © Mayrita Muñoz / Facebook

  • Tengo una sobrina que cuando era pequeña, le ofrecía los vestidos a mi hija más chica que ella, explicándole que cuando ese vestido se hiciera pequeño, se lo iba a regalar. © Mercedes López Alba / Facebook

  • Mi hijo de 3 años vio mi cicatriz de la cesárea: “¿Qué es esa rajita?”, me preguntó. Le contesté: “Por donde tú saliste”. Entonces él me preguntó: “¿Puedo entrar de nuevo?”. Jamás olvidaré aquella carita. © Germanpilar Rodriguez / Facebook

  • Mi hijo de 3 años se golpeó al caerse de una silla. Cuando le pregunté: “¿¿Cómo te golpeaste??”, me contestó: “Fácil”. © Patricia Moreira Calderon / Facebook

  • Le dije a mi niño de 5 años que si no recogía los juguetes, se los iba a hacer desaparecer, a lo cual él me respondió: “Así que vas a usar magia en mí...”. © Nel Vil / Facebook

  • Una sobrinita de 2 años, al ver que mi madre alimentaba a unos periquitos australianos, dijo: “Cuando yo era periquita, también me daban alpiste, ahora que soy niña me gustan los nopalitos”. © Pai Mai / Facebook

  • Cuando mi hijo era pequeño, me preguntó por dónde salían los bebés del estómago. Le di una explicación que no creyó y me dijo: “Como no me vas a decir, entonces dime por dónde se meten adentro del estómago”. © Edith Cruz / Facebook

  • Le estábamos poniendo nombre a una gatita que habíamos encontrado, cuando mi nena de 5 años nos dijo: “La mamá se llama Estrellita”. Nos miramos con mi esposo y le preguntamos cómo sabía eso... y ella muy segura nos cantó: “Estrellita, ¿dónde estás? Me pregunto quién serás”. © Georgina Rotela / Facebook

  • Le dije a mi nieto que lo amaba hasta la luna, él me dijo que me amaba hasta mi casa, porque a la luna la podía ver, a mi casa no. Lo amo, solo tiene tres añitos. © Jenny Rodriguez / Facebook

¿Cuál ha sido la frase más graciosa y tierna que le escuchaste decir a un niño?

Compartir este artículo