Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

11 Países cuyos nombres originales no son los mismos que en el mapa

Los nombres de países y regiones a los que estamos acostumbrados no siempre coinciden con las denominaciones originales que les otorgaron las personas que vivieron allí durante siglos. Nosotros ya escribimos sobre países como Japón y Finlandia, pero ahora decidimos hablar sobre territorios menos obvios, por ejemplo, sobre Groenlandia. Además, hay países poco conocidos para nosotros, como Armenia, los cuales en realidad se llaman de una manera diferente.

Genial.guru preparó una segunda recopilación con los nombres originales de diferentes naciones.

Austria

El nombre del país proviene del antiguo alto alemán Ostarrîchi: “Reino Oriental”. La palabra “Austria” es la variante en latín del nombre original de la nación. Por cierto, debido a eso, ha surgido una pequeña confusión. El hecho es que, en alemán, ost significa “este”, y auster en latín equivale a “sur”.

Armenia

El origen de la palabra “Armenia” proviene del antiguo nombre de la región Armi. Otra de las versiones sugiere que el topónimo surgió gracias al nombre del rey Arame de Urartu. En cualquier caso, el nombre de Armenia no tiene nada en común con estas palabras y suena como Hayk. En la Edad Media, el nombre del país era Hayastán.

El origen de este nombre también tiene unas cuantas versiones. Una de ellas dice que proviene de un líder mitológico armenio, Hayk, el cual, según la leyenda, en el año 2492 a. C. venció en una batalla al ejército del rey babilónico.

Bután

Se cree que el nombre de “Bután” proviene del lenguaje tibetano, de la raíz Bod (“Tíbet”), y anta, “fin”, es decir, “Fin del Tíbet”. De la lengua tibetana, el nombre ha pasado por una serie de lenguajes indígenas y llegó hasta nosotros en forma de la palabra “Bután”. Pero en realidad, la nación se llama Druk Yul, lo cual puede traducirse como “País del dragón”.

Alemania

Alemania tiene diferentes denominaciones en varios países del mundo: Allemagne en francés, Saksa en finés, Tyskland en danés y Niemcy en polaco. Los mismos alemanes llaman a su país Deutschland. Según una de las versiones, esta denominación se remonta a la palabra protogermánica Þeodisk [θeodisk], “del pueblo”, e implicaba en primer lugar al lenguaje.

En otros idiomas, los nombres del país aparecieron gracias a palabras con las cuales solía denominarse a las tribus que vivían en esos territorios. Los franceses los llamaban alamanes, y los daneses tysk. El término “Alemania” pasó de la palabra celta gair: “vecino”.

Groenlandia

El nombre de Groenlandia (“Tierra verde”) fue inventado por el vikingo noruego Erik el Rojo. Con ayuda de tal denominación, él esperaba atraer a ese lugar nuevos colonos, a pesar de que la isla septentrional con dificultad podía llamarse verde.

En el idioma groenlandés se llama Kalaallit Nunaat, traducido como “Tierra de los Kalaallit”, uno de los pueblos groenlandeses de esquimales.

Marruecos

El país oficialmente se llama al-Mamlaka al-Maġribiyya, literalmente “Reino de Marruecos”, diminutivo de al-Maġrib. Maġrib en el idioma árabe significa “el Poniente”, lo cual es completamente lógico si tenemos en cuenta la ubicación geográfica del territorio, ubicado al noroeste de la costa de África.

El nombre Marruecos proviene del idioma francés, en donde el país se llama Maros. Esta palabra proviene del nombre de la capital, Marrakech, la cual, a su vez, probablemente provenga del bereber amur akush, que significa “Tierra de Dios”.

Irlanda del Norte

Tuaisceart Éireann, así es como se llama el país en idioma irlandés, lo cual se traduce simplemente como “Isla al Norte”.

Corea del Norte

En el idioma coreano, el nombre del país suena como Chosŏn, y en la palabra no hay raíz con el significado de “norte”. En general, la división de Corea del Norte y del Sur solo existe en las lenguas extranjeras. En coreano no hay nada en común: Corea del Sur suena como Hanguk.

El nombre Chosŏn existe desde hace mucho tiempo, desde antes de la llegada de Kim Il-sung y la guerra de Corea. Así se llamaba la dinastía gobernante con la cual el estado floreció. Además, la palabra está escrita en sinogramas chinos, lo cual significa “Tierra del Fresco de la Mañana”. Precisamente por eso decidieron regresarle el nombre cuando en el mapa aparecieron dos nuevos países.

Gales

El endónimo de Gales es Cambria [ˈkəmrɨ]. Proviene de kom-brogi, que significa “compatriotas”. La palabra “Gales” surgió del antiguo nombre inglés de la tribu de los galos que habitaba estos territorios.

Suecia

El nombre del país proviene de las palabras antiguas escandinavas svearike, “pueblo de los suiones”, y en el idioma sueco suena como Sverige [ˈsvæ̌rjɛ].

Escocia

En el idioma gaélico, Escocia se denomina con la hermosa palabra Alba. Los antiguos griegos y los romanos después de ellos nombraron Albión a toda la isla que nosotros conocemos como Gran Bretaña, pero el nombre se consagró solamente para el territorio actual de Escocia. La palabra alba está relacionada con una raíz que significa “blanco” o “colina”. Posiblemente esto tenga su origen en los acantilados de Dover.

Oficialmente, el nombre del país en inglés es Scotland, el cual tiene un carácter menos sublime. La palabra griega skotos se traduce como “oscuridad”, “tinieblas”. Un derivado de la palabra skot se utilizaba para referirse a las tribus asaltantes que vivían en estas tierras.

Compartir este artículo